Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La copa en alto

Aunque la coctelería y la cerveza artesanal le pelean mercado, el mundo del vino sigue más que vigente, creciendo en público, etiquetas y difusión

Lunes 01 de mayo de 2017 • 18:36
El vino, un placer para maridar y compartir
El vino, un placer para maridar y compartir.
0

"Hemos visto cómo grupos de daneses, brasileños y norteamericanos, que comienzan la degustación mirándose como sapos de otro pozo, terminan yéndose a comer todos juntos y mandándonos la foto del grupo al día siguiente". Así describe Joaquín Alberdi, dueño de la vinoteca homónima -un ícono de Palermo con 12 años de expertise-, una situación que ya es moneda corriente luego de las catas diarias en su local. Es que el vino une. Como un idioma universal, atraviesa culturas para encontrar el punto común del disfrute. Otorga el tiempo para la charla pausada y hasta filosófica, esa que permite la compañía de una buena copa.

Por eso, por más crecimiento que haya tenido el mundo de la coctelería y la movida de la cerveza artesanal en los últimos tiempos, el circuito del vino sigue firme en su seducción, y se ramifica en diversas salidas y planes. Todos, con eje en compartir un buen momento con amigos y, por qué no, también hacer nuevos.

Conocer el paño

Aunque no es tan común que un joven de 20 años elija tomarse una copa de vino en un bar, unos cinco, seis o siete años más tarde ese amor sobrevendrá para quedarse. El vino actúa casi como un pasaje a la adultez, como un rito que se adopta cuando los gustos han evolucionado y ese hombre o mujer recupera los hábitos de la casa familiar y elige descorchar alguna botella para acompañar sus comidas, a la manera en que vio hacer siempre a sus padres. Es un gusto adquirido y un romance que se va puliendo con el correr de los años, conforme la persona va aprendiendo sobre la industria, pero también sobre sus propias inclinaciones.

En los últimos tiempos, sin embargo, el mercado también ha hecho mucho por poner ese saber al alcance del consumidor. "Las bodegas están haciendo un gran trabajo para difundir sus etiquetas, y de a poco se va apreciando un público más conocedor", opina Alberdi, quien lo ve a diario en su vinoteca. Entre las actividades que las empresas ponen en marcha se cuentan degustaciones, alianzas con restaurantes, charlas de sommeliers y visitas a sus instalaciones. La idea es brindar la posibilidad de conocer más de este mundo sin ser por eso un erudito, pero sí descubriendo datos de interés que ayuden a potenciar el disfrute y que hasta pueden ser disparadores de conversaciones. Por caso, saber qué cepa está en auge hoy ("el cabernet franc y la criolla están teniendo bastante empuje", apunta el especialista) y hasta degustar rarezas como un muy reciente "vino" de ciruela, todo un hito en la industria, que se debate entre aceptar que sabe muy bien o volverse purista y defender la uva como materia prima exclusiva. Aunque, claro, más allá de la vanguardia, el malbec y el cabernet sauvignon siempre mantienen su vigencia.

La salida perfecta

Degustaciones, catas y visitas a bodegas, algunos de los planes alrededor de una copa
Degustaciones, catas y visitas a bodegas, algunos de los planes alrededor de una copa.

Ya lo dijimos: el vino une. Y además de hacerlo alrededor de la mesa en una comida casera (o un buen asado con amigos), lo hace en plan de salida. Es que estos eventos organizados por bodegas, vinotecas, bares y restaurantes conforman un circuito en ebullición, siempre abierto para quien quiera sumarse.

De hecho, en los últimos años se destacaron las mujeres como grandes consumidoras de vino, y es común ver degustaciones únicamente femeninas. "Me parece un gran plan salir con mis amigas a una cata. Aprendemos, tomamos rico y, como siempre solemos anotarnos en degustaciones por Palermo, al final del evento estamos listas para caminar unas cuadras y encontrar un buen restaurante donde comer juntas", describe una de sus salidas preferidas Magdalena Brea, que desde hace un año asegura ser adepta a este programa y compartirlo seguido con sus dos mejores amigas.

Los paseos por bodegas, en tanto, pueden ser un plan de todo un día y un lugar propicio para conocer gente de distintas partes del mundo. En Club Tapiz, en Mendoza, las visitas incluyen la degustación de vinos embotellados y en tanques, un paseo en carruaje entre los encantadores viñedos (en el que es posible hasta observar las llamas que se crían) y una asesoría completa sobre el proceso de elaboración. En la misma provincia, Nieto Senetiner ofrece un recorrido por su bodega de Vistalba, espléndida en sus viñedos, pero también en el patrimonio arquitectónico de su construcción, que data del 1900. Disponibles en español, portugués e inglés, estos paseos reciben tanto turismo local como extranjero y grupos de las más variadas edades. En varios casos, además, el plan finaliza con un almuerzo en el restaurante de la bodega, como ofrece Séptima en su espacio "María", con una privilegiada vista a los Andes y los viñedos. Sin duda, la frutilla del postre de un circuito que nunca decepciona.

Recién llegados

Aquí, algunos lanzamientos recientes que vale la pena tener en cuenta.

Polígonos, de Bodega Zuccardi: esta línea es una selección que busca expresar las características particulares de tres terroirs del Valle de Uco. "Con el malbec como vehículo, dan cuenta de las diferencias de altitud, suelo y clima que caracterizan a las subregiones de San Pablo, Vista Flores y La Consulta", explican desde la bodega.

Lote Especial Pinot Noir, de Bodega Colomé: un vino distinto, de color rubí brillante y más intenso, dado que fue creado a 3000 metros de altura.

Gran Reserva Chardonnay, de Escorihuela Gascón: un vino blanco sumamente fresco, con aroma tan rico como su sabor, con dejos a flores blancas, lima y frutas tropicales.

Durigutti Clásico Viognier, de Familia Durigutti: otro blanco refrescante, pero con una acidez permanente "que hace más fácil su paso por el paladar", describe la bodega.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas