Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Renzi resurge de sus cenizas con un triunfo que podría llevarlo al gobierno

El ex primer ministro, que debió renunciar en diciembre pasado, se impuso de manera aplastante en la interna de su partido

Martes 02 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Renzi se dirige a sus seguidores del Partido Democrático tras el triunfo
Renzi se dirige a sus seguidores del Partido Democrático tras el triunfo. Foto: Reuters / Remo Casilli

ROMA.- La humillación de diciembre pasado quedó atrás. Decidido a resurgir de sus cenizas, Matteo Renzi logró anteayer su revancha. En un resultado en verdad ya cantado, con el 71 % de los votos arrasó en las primarias abiertas convocadas por su agrupación, el Partido Democrático (PD), convirtiéndose en su nuevo secretario general y en el candidato a primer ministro para las próximas elecciones italianas. Los comicios deberían tener lugar el año próximo, pero es un secreto a voces que el ex alcalde florentino desearía elecciones anticipadas lo antes posible, algo que nadie puede descartar en el turbulento panorama político italiano.

Aunque ya se sabía que iba a ganar, en primarias que lo enfrentaron contra el actual ministro de Justicia, Andrea Orlando, que obtuvo el 21% de las preferencias y Michele Emiliano, el gobernador de la región Apulia, que logró el 8%, la gran sorpresa fue la gran afluencia a las urnas. Pese al fin de semana largo por el Día del Trabajador, dos millones de ciudadanos se acercaron a los puntos de votación desplegados por el PD a los largo de toda la península y hasta pagaron dos euros para darle su voto a Renzi. Si bien la participación fue inferior a la que hubo en las primarias de 2013 (cuando votaron casi 3 millones de personas y también Renzi fue electo secretario), fue muy superior a la que se esperaba. Y en un momento marcado por el auge de los populismos, el desencanto de los italianos en general hacia la política y, en especial, hacia la "sinistra", izquierda, que en los últimos años fue protagonista de varios escándalos de corrupción y dejó a la deriva a los más débiles de una sociedad golpeada por la recesión económica.

Después de poco más de mil días de gobierno, el 7 de diciembre pasado Renzi se vio obligado a renunciar al poder después del perder estrepitosamente un referéndum sobre una reforma constitucional que él mismo había convertido en un plebiscito sobre su persona. Quien pensó que esa paliza, fruto de un error político garrafal, como reconoció, iba a significar su desaparición del mapa político, se equivocó.

Pese a esa hiriente derrota -que permitió la llegada al poder del ex canciller de su gobierno, Paolo Gentiloni-, el ex alcalde de Florencia, que en febrero renunció a la secretaría de su partido, enseguida puso en marcha una "operación retorno". Impulsó un congreso en el seno del PD que provocó una pelea interna sobre los tiempos y modos. Esta pelea terminó con una ruptura del partido: un componente que no reconocía su liderazgo autoritario y visión del mundo -demasiado centrista-, se fue con el ex secretario y ministro Pier Luigi Bersani, que fundó el Movimiento de los Democráticos y Progresistas (MDP).

Para legitimizar su liderazgo, tras la escisión, Renzi organizó las primarias, que certificaron el domingo una aplastante victoria. Consciente de que aún está muy fresca su derrota en el referéndum, fruto de cálculos errados y cuestiones de ego, anteayer, después de conocerse su triunfo, Renzi prefirió mostrarse distinto. "Esta no es una revancha, no es el segundo tiempo del mismo partido, sino una página nueva", advirtió, en un discurso de la victoria marcado por dos palabras: "Responsabilidad" y "humildad".

Se espera que en esta nueva fase Renzi, que aseguró que su victoria no significará inestabilidad para el gobierno de Gentiloni, se aboque a dar vida a una nueva ley electoral, indispensable para ir a las urnas, y prepare el terreno para llegar mejor parado a las próximas elecciones. Según los sondeos, de hecho, el gran fantasma de los próximos comicios es el antisistema y populista Movimiento Cinco Estrellas, del cómico Beppe Grillo, que en un panorama político fragmentado -con la derecha que, sin Silvio Berlusconi, no logra compactarse-, podría ser la fuerza más votada. Con el Brexit como telón de fondo, no hace falta decir que Renzi cuenta con el apoyo de la Unión Europea.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas