Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crisis en el zoo: múltiples deserciones en el equipo de trabajo

Entre críticas por la falta de mejoras para el bienestar animal, renunciaron técnicos del área de biodiversidad; al alejamiento de la Fundación Jane Goodall le siguió el de Azara

SEGUIR
LA NACION
Martes 02 de mayo de 2017
Anteayer, entidades animalistas protestaron contra el cautiverio en la puerta del Zoo porteño
Anteayer, entidades animalistas protestaron contra el cautiverio en la puerta del Zoo porteño. Foto: Nicolás Cassese
0

La reconversión del zoo porteño en un ecoparque atraviesa un momento crítico en el que se mezclan renuncias de técnicos, informes internos lapidarios, durísimos cuestionamientos por escrito a las autoridades, mal clima dentro y fuera de la institución y el reciente portazo de otra ONG asesora del proceso de transformación.

Ya son tres las deserciones: primero se bajó la Fundación Jane Goodall, luego se apartó la Agencia de Protección Ambiental (APRA) -el organismo oficial que, según especialistas, es el más capacitado para entender en temas de conservación- y la semana pasada se alejó la Fundación Azara.

A casi un año de la reestatización del predio de Palermo y de que el Ministerio de Modernización asumiera la conducción del cambio, la crisis en materia de bienestar animal e infraestructura y la falta de un plan estratégico en conservación continúan. Al exiguo avance con las promesas de inversión de $ 52 millones para mejorar los recintos de 579 animales (hay otros 500 sueltos por el parque), sobrevino el mes pasado la renuncia en bloque de tres técnicos del área de Biodiversidad que velaban por el bienestar de la fauna: Rosario Espina, Hernán Ibáñez y Martina Sasso.

Existen además severas críticas de la coalición asesora que conforman prestigiosas ONG conservacionistas del país junto a instituciones veterinarias hacia la conducción de la entidad, presidida por dos economistas, María Avendaño y Santiago Rodrigo, y un abogado, Manuel Pascual.

"Ese barco va derecho al iceberg", graficó el naturalista Claudio Bertonatti, ex director del zoo y asesor de Azara. "No tenemos interlocutores válidos que entiendan sobre conservación y manejo animal. Y la opinión de los especialistas no es tenida en cuenta en la toma de decisiones. No existe un plan técnico-científico para la colección y tampoco un rumbo claro sobre cómo lograr una transición, ya no de excelencia, sino aceptable", fustigó.

Un informe del Área de Desarrollo para el Bienestar Animal al que tuvo acceso LA NACION contiene conclusiones inquietantes: "Hay falta de personal, de presupuesto, de una lógica constante que trabaje en pos del bienestar animal; hay poca capacidad de reacción ante situaciones de emergencia y falta de conocimiento técnico por parte de las líneas directivas del Ecoparque".

Ese documento también denuncia que "la dirección del ecoparque disolvió el área, distribuyendo sus integrantes en otras" y afirma que "esta medida tiene un impacto negativo y potencia el desánimo de los empleados".

Adrián Giacchino, presidente de Azara, manifestó por escrito a las autoridades "que el proceso de transformación genera desconfianza" y que el rumbo no supone "beneficios para la conservación y sí posibles perjuicios".

Pero la gota que colmó el vaso fue la propuesta de la institución de que la ONG participara de una licitación para poder trasladar a un ocelote, que se encuentra en malas condiciones, a la reserva de Güirá Oga, en Misiones. "De hacer un favor [para darle mejor bienestar al animal] pasamos a tener que presentarnos como interesados en el ejemplar", cuestionó.

Derivaciones

Desde el anuncio de reconversión, se trasladaron 353 animales que habían sido rescatados del tráfico ilegal, pertenecientes a la Dirección Nacional de Fauna Silvestre; pero no se avanzó con el plan de derivaciones de la colección propia del zoo. En parte, por la falta de instituciones receptoras y, otro tanto, por la ausencia de técnicos idóneos para desarrollar esas gestiones que, además, suponen una erogación extra.

Pero más allá de la virtual paralización intramuros, la crisis recrudeció meses atrás cuando en sendas reuniones reservadas se le presentó a la coalición un avance del masterplan para las 18 hectáreas del predio de Palermo, que el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y su ministro de Modernización, Andy Freire, harían público el mes próximo.

"Notamos que se omiten aspectos clave para el manejo de los animales. Es una propuesta a 20 años sin etapas de corto y mediano plazo. Empezaron al revés: por el paisaje y la arquitectura", dijo Carlos Fernández Balboa, de Fundación Vida Silvestre.

"Son cambios que amplían los espacios verdes del parque Tres de Febrero y acotan a su máxima expresión el dedicado a la fauna, a los proyectos de conservación y a la educación ambiental", analizó Pablo Regner, del Consejo Profesional de Médicos Veterinarios de la Ciudad de Buenos Aires.

Bertonatti fue aún más lapidario: "Lo que vi fue una melange futurista, un rejunte de fotos de todos lados, mezcladas con extractos del concurso de ideas realizado. Un delirio sin objetivos, ni misión científica, de investigación o conservación", dijo.

Respuesta oficial

Según pudo saber LA NACION, ese masterplan se inspiró en parte en el viaje a Inglaterra y Singapur que dos de las autoridades realizaron meses atrás para visitar zoológicos de primer nivel.

Consultada sobre el cúmulo de controversias, la responsable de la Unidad de Proyectos Especiales Ecoparque Interactivo, María Avendaño, señaló que en los últimos días se incorporó como gerente de Conservación el ex director de esa misma área en Aves Argentinas, Rodrigo Fariña. Y negó de forma categórica que el plan general de transformación del ecoparque, haya sido una propuesta inconsulta con mala acogida entre los expertos.

"Se incorporaron sugerencias y observaciones desde distintas perspectivas: conservación, bienestar animal, patrimonio histórico y arquitectura -dijo Avendaño-. La recepción fue positiva, porque se hizo un gran esfuerzo por integrar visiones complejas en un entorno con muchas limitaciones desde el punto de vista patrimonial. En ese sentido, estamos muy satisfechos porque fue un proceso extremadamente participativo y abierto."

Además, recordó que se realizaron "906 intervenciones correctivas y 49 obras de mejora, como la restauración del sustrato de los recintos de jirafas, elefantes y cebras" y la ampliación del quirófano con nuevo equipamiento. En la coalición de ONG aseguraron que "se trata de intervenciones muy menores", tal como comprobó LA NACION el sábado durante una recorrida por el predio. Los especialistas explicaron que el refuerzo de sustratos es una operatoria básica, que durante la ex concesión se realizaba al menos una vez por semana. "Las elefantas se arrojan tierra y barro entre ellas para jugar y protegerse la piel del sol", explicó Bertonatti.

Avendaño informó que este año habrá "inversiones por $ 125 millones para obras de infraestructura en viejos y nuevos recintos, en el sector de cuarentena, en el hospital veterinario y para temas manejo, seguridad, sustratos; toda infraestructura base -enfatizó- que impacta en bienestar animal".

Consultado sobre el malestar de las ONG y las críticas al masterplan, el ministro de Modernización porteño, Andy Freire, consideró: "El proceso de diseño del plan general de transformación es un trabajo dinámico. El personal técnico es altamente sofisticado, tenemos los mejores veterinarios de la Argentina. Las mesas de expertos y el trabajo en campo nos hacen saber que debemos estar muy cerca de todos las voces involucradas en este diálogo constante".

ONG asesoras para el cambio

Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA)

Aves Argentinas

Fundación Biodiversidad

Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN)

Fundación Hábitat y Desarrollo

Fundación Temaikén

Wildlife Conservation Society (WCS)

Sociedad de Medicina Veterinaria de la República Argentina

Federación Veterinaria Argentina

Consejo Profesional de Médicos Veterinarios de la ciudad de Buenos Aires

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas