Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Turf, foodtrucks, arte y juegos convocaron a una multitud en el Hipódromo de Palermo

Unas 60.000 personas aprovecharon el día de descanso a pleno sol para disfrutar de propuestas gastronómicas y actividades al aire libre

Martes 02 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Almuerzos gourmet y diversión infantil, la otra cara del hipódromo
Almuerzos gourmet y diversión infantil, la otra cara del hipódromo. Foto: Fernando Massobrio

Lunes feriado, con temperatura casi veraniega y sol resplandeciente. "¿Qué podemos hacer para aprovechar este lindo día?", le preguntó temprano Paola Giménez a su marido. Cuatro horas después, la pareja y sus dos hijos, de tres y seis años, disfrutaban la cálida jornada en el Hipódromo de Palermo, arrimados a una mesa cubierta por un mantel de picnic. Ya habían probado las papas fritas con queso cheddar y esperaban ansiosos por una porción de rabas. Pero este segundo bocado tardaría un poco en llegar: miles de personas se acercaban al lugar y hacían crecer la demanda en la feria gastronómica desplegada junto a una importante carrera de turf.

Nuevamente, y como viene sucediendo en el último año, el hipódromo se transformó ayer en un espacio en el que se entremezclaron los fanáticos de los caballos con familias que buscaron una opción para pasar el día al aire libre. Los organizadores del evento calcularon en más de 60.000 el número de visitantes a lo largo de toda la jornada.

"Mis chicos querían ver a los animales y me pareció una buena idea esta actividad de la que me enteré por las redes sociales", dijo Fernando Ávalos, que llegó desde San Isidro. Ni él ni su mujer entendían cuál era el premio que se disputaría en la pista principal, pero habían armado la salida grupal para no perderse ningún detalle. Tenían tres binoculares para que, a su debido turno, sus cinco hijos pudieran observar a los equinos más allá de lo que sus ojos les permitían.

El plan de la familia Ávalos, al igual que el de los Giménez, contemplaba completar el paseo con un almuerzo servido desde alguno de los 30 foodtrucks instalados frente a la tribuna nueva del hipódromo. A metros de los stands culinarios estaba la pista donde, desde pasado el mediodía, los animales corrían ante la atenta mirada del público.

"¡Mira, papá! ¡Un caballo!", señalaban los niños apenas oían a lo lejos el elegante galopar de los equinos. Enseguida, los hombres dejaban a un lado sus bocadillos fríos y calientes para subir en andas a los exaltados menores. La respuesta llegaba del otro lado de la cerca: los jockeys extendían sus brazos para saludar con un gesto cómplice y los chicos sonreían, entusiasmados.

Carne asada y cerveza

Algunos de los miles visitantes del hipódromo paseaban con el infaltable equipo de mate en la mano mientras decidían con qué almuerzo se deleitarían en la feria Apetito. Los puestos de carne asada y las cervecerías parecían los más requeridos.

María y Hugo Suárez, oriundos de Quilmes, se encontraron "de casualidad" con la feria gastronómica gourmet. Habían asistido al hipódromo para ver las carreras de caballos; lejos estaba la idea de almorzar allí. Sin embargo, el caluroso día los halló sentados en una de las tribunas, disfrutando de sendos sándwiches de bondiola asada. Dijeron conformes a LA NACION: "Está muy bueno. La atención en los puestos de comida es genial".

Más cerca de la tribuna Paddock, Nuria y su familia compartían la mesa -cubierta con un mantel cuadrillé rojo y blanco- con otros visitantes que no conocían previamente. Es que el ambiente de disfrute propiciaba el uso de espacios comunes. "O veníamos acá o nos quedábamos en el patio de nuestra casa. Y la verdad es que el día está precioso", dijo la mujer, y continuó almorzando. Degustaba unos bocadillos fritos servidos en un recipiente de cartón y para los que no necesitaba contar con cubiertos. Tal vez, sugirió la vecina, "habría que poner algunas sombrillas".

Adriana Corigliano y su equipo habían empezado la jornada con tranquilidad en el foodtruck inclusivo Morfables 21, pero alrededor de las 13 las ventas se incrementaron notablemente. "El pollo salteado con verduras se convirtió en la estrella. Lo piden todos", informó.

La carrera principal, el Gran Premio República Argentina, fue para el mismo caballo y jockey que ganaron en 2016 (más información en Deportes).

En fotos

Pero no todo se trataba de comer. Los asistentes visitaron la muestra Arte y turf, del fotógrafo Gustavo Di Mario. Desde el Salón de Arte de la Tribuna Paddock se podían vislumbrar prendas inspiradas en la vestimenta de los jockeys. Los más chicos, en tanto, tuvieron su espacio con juegos y la obra de teatro ecológica Locos x la basura.

"Hace tiempo que Palermo se destaca como mucho más que un hipódromo. Este parque urbano crece día a día como un lugar al aire libre para que toda la familia pueda disfrutar de distintas formas de entretenimiento", dijo Miguel De Achával, director comercial de Hipódromo Argentino de Palermo SA.

Próximos eventos

2/9

Grandes Premios Polla de Potrillos y de Potrancas. Jornada hípica, feria gastronómica "Apetito" y muestras de arte y moda.

16/10

Gran Premio Selección. Combina jornada hípica con feria gastronómica y muestras de arte y de moda.

11/11

Gran Premio Nacional. Es la jornada más importante del Hipódromo de Palermo luego del evento de ayer.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas