Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Producciones que buscan romper con el silencio del entorno social

LA NACION
Martes 02 de mayo de 2017
0

En los últimos años, las redes sociales se llenaron de videos de cantantes -Lady Gaga y Miley Cyrus- y de actrices -Megan Fox y Kate Winslet- en los que ellas contaban, en primera persona, lo que padecieron cuando eran adolescentes: las cargadas por sus aspectos físicos e, incluso, las golpizas que recibieron por su forma de ser. Así, motorizado por las celebridades, el hostigamiento escolar entró en la agenda de todos en un mundo que apela con fuerza, a veces sólo en lo discursivo, a la tolerancia hacia la diversidad.

Al mismo tiempo que este tipo de campañas contra el bullying aparecieron, los productores de televisión, sobre todo en los Estados Unidos, empezaron a darle un mayor protagonismo al tema. Quizá Glee (2009-2015), antes de ese huracán llamado 13 Reasons Why, haya sido la ficción dirigida a un público adolescente que con mayor énfasis cuestionó el sistema de castas en las escuelas secundarias de los Estados Unidos. Pensada y desarrollada por el productor Ryan Murphy (American Horror Story y American Crime Story: The People v. O.J. Simpson, entre otras), Glee cuenta las historias de un par de chicos que, por ser considerados "perdedores", "raros" y "diferentes", sufren el acoso de los chicos populares (atletas y porristas).

Fue una de las pocas ficciones para adolescentes que, en un tono alejado de la moralina, se animaron a contar un romance gay o a poner en primer plano los avatares cotidianos de un estudiante que está en silla de ruedas.

La serie danesa Rita (2012-2015), que puede verse en Netflix, le da también una vuelta de tuerca al tratamiento que los colegios hacen del bullying. La ficción transcurre en una escuela secundaria pública de Dinamarca donde la docente que da nombre a la serie tiene su propia teoría sobre el acoso. Para ella, el comportamiento violento de los chicos se debe a la educación que recibieron en sus hogares.

Cada vez que ocurre alguna situación de hostigamiento en el colegio, Rita convoca y debate, de una manera brutal, el tema con los padres del hostigador. Su cruzada, en solitario, por comprender y enmendar se impulsa por una frase que se relaciona con un episodio traumático de su infancia: "Soy docente porque debo proteger a los chicos de los adultos".

Glee, 13 Reasons Why y Rita son sólo tres series de varias que no sólo cuestionan el sistema de castas en los colegios, donde se origina el bullying, sino que ponen en primer plano a uno de los mayores cómplices del hostigamiento: el silencio del entorno. Además, transmiten un mensaje en favor de incluir, de motivar a los adolescentes a ser diferentes a pesar de todo y de todos, y de ponerse en el lugar del otro. En estas ficciones, se habla y mucho.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas