Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Junín: la inundación, en primera persona

Martes 02 de mayo de 2017 • 10:20
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Soy productor agropecuario desde hace 44 años en Junín. Si bien hemos sufrido otras grandes inundaciones en el partido, nunca ha ocurrido lo que estamos viviendo ahora.

Dentro del Plan Maestro del Salado, se destinó a la laguna Mar Chiquita como "reguladora de crecientes", es decir retardadora de sus picos de crecida, y no como reservorio.

Ocurre que en este último año, o por ignorancia de las actuales autoridades de la provincia de Buenos Aires o por negligencia, esa laguna fue manejada como reservorio, y ocurre que entre las grandes lluvias de abril-mayo de 2016 y las de enero-febrero 2017, nunca le bajaron su cota, por lo que cuando llegaron las grandes lluvias de enero y de abril de 2017 y al estar previamente tan llena (cota 78,15 metros) comenzaron entonces los desbordes incontrolables.

En 2000, el ingeniero Zárate, director del Plan Maestro del Salado, por escrito me describió la forma de comportamiento como "regulador" de la laguna. Y en 2001, cuando se llamó a licitación para la realización de la obra, se la tituló, y luego describió como "Obra de regulación en la Laguna Mar Chiquita".

Luego Hidráulica provincial, siguiendo un dictamen de la Autoridad del Agua, emitió la resolución 804/2014, determinando claramente la forma y manejo de las compuertas de la laguna, manejo que "en ningún momento se cumplió en 2016" ni por Hidráulica ni por el Comité de Cuencas de Junín, que por ley lo preside el Intendente Petrecca.

Las distintas autoridades argumentaron que las compuertas se habían trancado, pero la realidad era que el sistema eléctrico y el hidráulico no funcionaban y, además, no existía personal idóneo destinado a manejarlas, y las autoridades no pusieron énfasis en acelerar sus reparaciones.

El daño actual es enorme. El manejo de la cuenca Mar Chiquita, Gómez, Carpincho hecho por las actuales autoridades dejó mucho que desear, ya sea por acción o por omisión.

El trabajo de las anteriores autoridades fue realmente muy malo, pero desgraciadamente las actuales, si bien pienso que son honestas, han sido incompetentes y, por ello, responsables de parte del desastre.

El autor es productor agropecuario

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas