Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los millonarias juicios que ponen en jaque a Luis Miguel

El cantante mexicano acumula tres demandas; una de ellas fue la que determinó su arresto en Los Angeles

Martes 02 de mayo de 2017 • 19:30
0
Luis Miguel, acorralado por millonarias deudas
Luis Miguel, acorralado por millonarias deudas. Foto: Archivo

El pasado 17 de abril la jueza Virgina Phillips emitió una orden de arresto contra Luis Miguel , pero recién en el día de hoy el cantante se entregó a la policía en la ciudad de Los Angeles. Tras pasar unas horas en la comisaría, el Rey Sol quedó en libertad tras pagar una fianza de un millón de dólares y fijar el 11 de mayo como fecha para declarar por las demandas que enfrenta.

Son tres las causas que lo tienen como protagonista: una deuda de casi cuatro millones de dólares con la discográfica Warner Music (productora de los más de 100 millones de discos que vendió en toda su carrera), otra de siete millones con el cantante Alejandro Fernández por incumplir un contrato para una gira conjunta que nunca se hizo, y una deuda de un millón y medio con su ex mánager, William Brockhaus, que significó el embargo de su Rolls Royce negro.

Hace 15 días, "Luismi" debía declarar por la demanda presentada por Brockhaus, pero no se presentó y eso hizo que se emitiera una orden de arresto contra él por desacato. El cantante optó por seguir disfrutando de la ciudad californiana, haciendo caso omiso a sus problemas. "La única salida que tendría frente a esa orden de aprehensión es coordinar, a través de su abogados, una audiencia urgente ante el tribunal, para evidenciar por qué no debe ser encontrado incurso en desacato", dijo en su momento la jueza. Ahora cuenta con una última oportunidad para declarar: en caso de que vuelva a incumplir ya no habrá fianza que lo salve de ir tras las rejas.

La demanda de su ex representante

William Brockhaus es su ex manager, un empresario texano casado con una amiga de la infancia del astro mexicano, Michelle Salom. Según El País, Brockhaus creó una firma sólo para dedicarse a la representación del cantante mexicano, WB Music Management, y dirigió desde entonces sus negocios, finanzas y giras. Fue en el 2015 que la relación entre los dos hombres comenzó a tener problemas, después de que el cantante cancelara muchos de sus recitales durante una gira. Tras este percance, Brockhaus lo demandó por no pagarle sus honorarios.

En el mes de noviembre el ex manager ganó la demanda y un juez de Nueva York dictó una indemnización de 1 millón de dólares. Ante la negativa del cantante a pagar, se dictaminó el embargo de un Rolls Royce que posee el artista. El 17 de abril fue convocado por el juzgado a declarar, ya que se negaba a aceptar los papeles de la demanda, y como esta fue la tercera vez en la que no se presentó, se emitió una orden de arresto.

El 21 de abril la justicia hizo un repaso de los bienes embargables de Luis Miguel, para determinar la forma en que se saldará la deuda en caso de que el cantante siga negándose a colaborar, y este martes estaba citado Joe Madera, su mano derecha, para dar su testimonio respecto a las posesiones del artista.

Las otras demandas

En noviembre de 2015, y ante la debacle de su carrera, Luis Miguel aceptó la propuesta de hacer una gira en conjunto con Alejandro Fernández, su rival mexicano. Los shows de los artistas estaban programados para realizarse entre abril y noviembre del 2016, y había más de 50 fechas pautadas a lo largo de Centroamérica y Estados Unidos. Para que pueda realizar los shows, Fernández le dio un adelanto de dinero al Rey del Sol -siete millones de dólares- pero el cantante terminó suspendiendo la gira y nunca devolvió la plata prestada.

Para complicarle más las cosas, a principios de marzo, Warner Music lo demandó exigiéndole el pago de casi 4 millones de dólares, dinero que tiene pendiente abonarle a la discográfica desde el 2014. En total serían 13 millones de dólares lo que tendría que abonar Luis Miguel para evitar conflictos con la justicia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas