Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En qué países se comen perros y por qué

Este consumo fue registrado históricamente en todos los continentes, pero casi siempre relacionado a momentos de hambruna; sin embargo, en algunas regiones es considerada un manjar

Viernes 05 de mayo de 2017 • 13:34
SEGUIR
LA NACION
0
Perros en el festival de Yulin, China
Perros en el festival de Yulin, China. Foto: Archivo

El consumo de carne de perro fue registrado históricamente en todos los continentes, pero casi siempre relacionado a momentos de hambruna. En algunos países, sin embargo, la carne de perro es considerada un manjar.

¿En qué países se come carne de perro?

Existen varios países asiáticos y africanos en donde el consumo de carne de perro es usual. En Corea del Sur, por ejemplo, se consumen 2.5 millones de perros por año. Allí, la carne de perro es considerada beneficiosa para la salud, a pesar de no existir estudios científicos que así lo indiquen.

Otros países asiáticos en donde se consume carne de perro son Tailandia, Vietnam, Filipinas, Laos, Indonesia y Cambodia. En esas regiones el consumo de perros es parte de la tradición culinaria. En China, de hecho, se realiza un festival anual, el "Yulin", donde se consumen alrededor de 10 mil perros para celebrar el solsticio de verano.

En Taiwán, por otro lado, el consumo de perros se prohibió este año, por presión de grupos contra la crueldad animal.

También en India se consumen perros. Y en países africanos como Ghana, Nigeria y Burkina Faso. Pero no sólo en África y en Asia: también se consumen en Canadá. Allí, es legal vender y consumir carne de perro si el animal fue sacrificado bajo la inspección de un agente federal. Caso contrario, se penaliza el consumo.

Indignación

"El único tipo de persona que puede indignarse por esto, sin ser un hipócrita, es un vegano", dijo el filósofo Julian Baggini a The Guardian.

"Si te indignás porque se comen perros en lugar de, digamos, cerdos, que son animales de una inteligencia similar, tu indignación no tiene mucho sustento", agregó.

"La indignación moral es una reacción fácil. Sobre todo cuando se trata de temas que suceden lejos de tu país. Lo que interesa acá no es por qué comen perros. Esto se dio así por una cuestión de construcción cultural del gusto. En algunos lugares, por disponibilidad de animales, por tradición cultural, está aceptado comer perros y en otros no", sostuvo. Y añadió: "Lo que sí debería preocupar es la manera en que se mata al animal para consumirlo. En algunos lugares de Asia se despellejan vivos a los perros y es terrible. Eso tiene que cambiar. Y también en Occidente algunos mataderos trabajan con crueldad. Eso también tiene que cambiar".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas