Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La traductora del FBI que se enamoró y casó con un miembro de Estado Islámico al que estaba investigando

El FBI confirmó que una de sus traductoras viajó a Siria y se casó en secreto con un reclutador de EI

Martes 02 de mayo de 2017 • 19:44
0
El gobierno de EE.UU. clasificó a Denis Cuspert como terrorista global especialmente designado, es decir, como alguien que amenaza la seguridad nacional o la seguridad de los ciudadanos estadounidenses
El gobierno de EE.UU. clasificó a Denis Cuspert como terrorista global especialmente designado, es decir, como alguien que amenaza la seguridad nacional o la seguridad de los ciudadanos estadounidenses. Foto: BBC Mundo

No se sabe muy bien cómo logró escapar.

El Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) confirmó que una de sus traductoras viajó a Siria, se casó en secreto con un reclutador de Estado Islámico al que las auttoridades estadounidenses estaban investigando, y volvió al país para entregarse a la justicia.

Daniela Greene, de 38 años, mintió a sus superiores sobre el destino de un viaje que realizó en junio de 2014 y cumplió dos años de prisión después de huir de regreso a EE.UU.

El FBI "tomó varios pasos en varias áreas para identificar y reducir vulnerabilidades de seguridad" después del incidente, dijo la agencia a la BBC.

Un juez de EE.UU. había ordenado que el caso de Greene se mantuviera en secreto todo este tiempo, pero los documentos de la Corte de Washington D.C. en la que fue juzgada, se hicieron públicos el lunes.

La cadena CNN fue la primera en publicar la historia de Greene.

Sanguinario

En un video de propaganda, Cuspert aparecía sosteniendo una cabeza humana recién decapitada
En un video de propaganda, Cuspert aparecía sosteniendo una cabeza humana recién decapitada. Foto: BBC Mundo

La mujer habla y escribe alemán de manera fluida, por lo que en febrero de 2011, fue contratada como lingüista por el FBI, según los documentos judiciales.

En enero de 2014, Greene, empezó a trabajar como investigadora en la oficina del FBI en Detroit, Michigan, en el norte de EE.UU., y recibió el encargo de rastrear los pasos de Denis Cuspert, un rapero alemán convertido en reclutador de Estado Islámico.

En febrero de 2015, el gobierno de EE.UU. clasificó a Cuspert como "terrorista global especialmente designado", es decir, como alguien que amenaza la seguridad nacional o la seguridad de los ciudadanos estadounidenses.

El yihadista había abandonado su nombre artístico de Deso Dogg por el de Abu Talha al-Almani.

En un video de propaganda aparecía sosteniendo una cabeza humana recién decapitada.

En junio de 2014, Greene, nacida en la antigua Checoslovaquia, les dijo a sus superiores que planeaba un viaje para visitar a sus padres en Alemania y que volvería en julio.

Pero esa historia era falsa, según los documentos de la corte. Ni siquiera había comprado boletos para Alemania.

En realidad viajó a Turquía, donde cruzó la frontera siria, con ayuda de contactos de Cuspert.

Greene todavía estaba casada con un militar estadounidense en ese momento, según CNN. Pero una vez en Siria, se encontró con Cuspert y se casó con él.

Pero pocos días después, Greene empezó a dudar de lo que había hecho.

"Ya es demasiado tarde"

En un video de propaganda, Cuspert aparecía sosteniendo una cabeza humana recién decapitada
En un video de propaganda, Cuspert aparecía sosteniendo una cabeza humana recién decapitada. Foto: BBC Mundo

Greene escribió un correo electrónico a una persona no identificada en EE.UU. en el que decía "realmente he complicado las cosas esta vez".

Al día siguiente agregó: "Me fui y no puedo volver. Estoy en un ambiente muy duro y no sé cuánto tiempo voy a resistir, pero no importa, ya es demasiado tarde".

Un mes después de llegar a Siria, huyó del país y regresó a EE.UU. No está claro cómo logró salir del territorio de EI.

Greene admitió a los investigadores que le había dicho a Cuspert que era el blanco de una investigación del FBI.

En diciembre de 2014, Greene se declaró culpable de hacer declaraciones falsas sobre terrorismo internacional.

Estuvo dos años en una prisión federal y fue liberada en 2016.

Greene actualmente trabaja como anfitriona en un hotel en un lugar no revelado. Los fiscales calificaron sus acciones de "escandalosas" y merecedoras de un "castigo severo".

Pero la sentencia relativamente leve que recibió se debió a su "significativa, larga y sustancial" cooperación con las autoridades desde el inicio de la investigación.

Su abogado, Shawn Moore, dijo a CNN que Greene era "inteligente, pero obviamente ingenua" y agregó que estaba "genuinamente arrepentida".

"Ella era simplemente una persona bien intencionada que se metió en algo por encima de sus capacidades", añadió Moore.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas