Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ser y estar

Sergio Suppo

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 03 de mayo de 2017
0

Como un barco fantasma, entre brumas, la paritaria docente reapareció una vez más en el horizonte para avisarnos que los viejos problemas sin solución nunca se pierden, siempre regresan. El final de la serie ininterrumpida de paros que anularon las clases en las escuelas públicas durante más de un mes abrió un tiempo de vanas negociaciones, pero instaló el alivio de contar con maestros y profesores ante sus alumnos. Plantada con una firmeza que no tuvieron sus antecesores, la gobernadora María Eugenia Vidal no ha logrado sin embargo que los gremios firmen un acuerdo salarial. Como parte de esas propuestas, Vidal introdujo un pago por presentismo que busca garantizar algo tan elemental como que los educadores vayan a trabajar. El ausentismo entre los docentes estatales es el más alto del mundo laboral argentino. La gobernadora quiere reducirlo, condicionando a los maestros a la pérdida de una parte importante del salario. Otras experiencias similares indican que de esa forma el presentismo se recupera en forma drástica.

Si por fin se ponen de acuerdo, a los mismos docentes les quedará luego resolver dos problemas más complejos que anidan en la crisis educativa: por qué son maestros y para qué van a la escuela. Ser y estar.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas