Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mañana, el Jockey Club elige sus nuevas autoridades

Miguel Crotto, el actual presidente, busca su reelección; compite contra las listas de Cermesoni y de Rolón

Miércoles 03 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Mañana, sus 7000 socios definirán entre tres listas al nuevo conductor del Jockey Club
Mañana, sus 7000 socios definirán entre tres listas al nuevo conductor del Jockey Club.

"Por tradición, el oficialismo siempre es favorito", musitan los socios del Jockey Club desde los nobles salones de la sede de avenida Alvear, ante la inminencia de las elecciones presidenciales del club social patrimonialmente más rico del país. Mañana, sus 7000 socios -aunque se espera que voten unos 2000- definirán entre tres listas al nuevo conductor de la entidad fundada por Carlos Pellegrini.

El financista y ex vicepresidente del Banco Nación Miguel Crotto, actual presidente del Jockey, irá por su reelección con la Lista Unidad. Crotto, que logró sanear financieramente al club y cancelar US$ 5.000.000 de pasivo con los bancos, se enfrenta al ex tesorero durante la gestión del fallecido Enrique Olivera, el ex publicista Eduardo Cermesoni, quien con su Lista Bordó perdió la última elección por 170 votos. El tercer bloque, la Lista Azul, está encabezado por el abogado Avelino Rolón, ex integrante del estudio Baker McKenzie. Rolón cerró filas con el grupo Ideas, autores de un ambicioso master plan para el club, cuyo impulso en la elección pasada fue liderado por otro abogado: Alex Freeland.

Crotto, el candidato con mayores adhesiones, supone la continuidad de un modelo pacificador, que estabilizó el rojo de las cuentas y exhibió un superávit de $ 7.400.000, a un alto costo, según le endilgan sus contrincantes: en dos años elevó la cuota social un 113% (hoy cuesta $ 4400), lo que redundó en la deserción de 700 jóvenes socios.

Aunque en diálogo con LA NACIÓN, Crotto dijo que fueron 350 los socios que se dieron de baja y que la cuota, destinada a pagar los 960 empleados del club, está en concordancia con la inflación.

Cermesoni atacó esa política y la tildó de "devastadora". Propone "una baja de los aranceles a los niveles históricos", sumar nuevos socios jóvenes con parentesco y poner en valor los activos ociosos, alquilarlos a precios accesibles a los socios y reanudar grandes eventos en el campo hípico como el Lollapalooza.

"La masa societaria envejece y hoy los socios menores de 40 años representan sólo el 15% de la pirámide generacional", apuntó Rolón. Por eso plantea reinvitar a los socios que se fueron sin nueva cuota de ingreso, establecer una doble segmentación, por edad, en los aranceles y crear una categoría: la de socios adherentes que pagan sólo por las instalaciones que usan.

Reformas en San Isidro

Con diferentes matices, los tres candidatos apuntan a reformar la infraestructura de las 350 hectáreas de San Isidro. Proponen ampliar el clubhouse, construir una pileta climatizada y dormies, según un plan integral de renovación. Pero ninguno avanza sobre el terreno minado que supone que las mujeres sean socias -restricción que también tiene CUBA-, lo que según los socios más audaces permitiría expandir la masa societaria.

"Ese es un tema que se debe discutir desde adentro de un club que responde a muchas tradiciones", dijo Rolón, convencido de que él y su grupo encarnan al futuro del club, ya que su generación ha sido parte actora de los radicales cambios de hábitos en los últimos 20 años.

Al margen de las cuestiones etarias que gravitan en una entidad que busca recuperar la dinámica familiar, al menos en su sede de San Isidro, hoy hay dos temas sensibles con los que debe lidiar el Jockey. El primero es revertir un fallo adverso de primera instancia en la justicia de San Isidro que cuestionó la legalidad de la rezonificación de 4,3 hectáreas sobre Santa Fe y Márquez, que el Jockey intentaba vender. Fue la concejala del Frente Renovador, Marcela Durrieu, suegra de Sergio Massa, quien expuso el tema en los tribunales. Ese pleito está siendo revisado por la Cámara.

El otro punto candente obedece a los embates que sufrió el negocio de hípica, que perdió $ 9.400.000 en 2016, por dos medidas gubernamentales que Crotto y Rolón señalan como arbitrarias, y Cermesoni como producto de "grotescas desinteligencias" entre el presidente del Jockey y el ex presidente del Instituto de Lotería y Casinos bonaerense Melitón López.

López cesó en su cargo cinco meses atrás. Pero en su año de gestión -disparan en el Jockey- le impidió al club comercializar las imágenes de sus carreras al exterior. "Eso significó una pérdida anual de US$ 600.000", señaló el abogado José Nelson, que secunda a Rolón. López, además, le quitó 3,5 puntos porcentuales de la distribución del subsidio del Fondo de Reparación para la Hípica ($ 350 millones anuales totales).

La operatoria del hipódromo consume el 70% del presupuesto del club y la actividad pierde terreno entre socios y público general.

Lista Azul propone reposicionar la actividad mediante un acuerdo de asistencia con alguno de los mejores hipódromos del mundo, para devolverle el brillo al turf y luego licitar el management. Hoy, menos del 8% de los socios del Jockey Club frecuenta esa actividad. Así, los rostros de la continuidad, la tradición y el progresismo pugnan por liderar un club de caballeros, sortear obstáculos y asegurar su supervivencia en el siglo XXI.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas