Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A más edad, la alimentación infantil se empobrece en nutrientes

Entre los seis meses y los 2 años crece el consumo de azúcares y harinas

Miércoles 03 de mayo de 2017
0
Foto: Shutterstock

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que los adultos consuman unos 400 gramos diarios de frutas y verduras, sin tener en cuenta la ingesta de papa, batata y choclo, que debe sumar otros 100. Sin embargo, lejos estamos de alcanzarlo. Según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo hecha por el Ministerio de Salud de la Nación, se consumen apenas dos de las cinco porciones diarias recomendadas. El mayor déficit se registra en las hortalizas. Según este diagnóstico, a menor edad se observa un menor consumo aún.

Al analizar la población infantil, en el informe se señala que entre los seis meses de vida y los 2 años, se halló que el alimento más consumido es el azúcar por el 71% de los chicos, seguido por la papa (52,5%) y el pan francés (50%). Entre las frutas y las verduras, el ranking lo encabeza la cebolla (casi el 40%), le siguen la zanahoria (el 29%), el zapallo (27%), la banana (19%), el tomate (el 16%) y la manzana (el 15%). Sin embargo, según advierte el informe: "Entre las frutas, la banana aparece como la más consumida, aunque fueron menos chicos los que consumieron esa fruta (el 19%) que los que ingirieron gaseosas, el 21%".

Pero, a medida que pasa el tiempo, lejos de ir incorporando cada vez más verduras y frutas en la dieta, según señala el informe, los chicos comen cada vez menos de esos alimentos. Entre los seis meses y los 2 años, cinco de los 20 productos más consumidos por los chicos argentinos son frutas o verduras. En cambio, entre los 2 y los 5 años, apenas tres de esos 20 alimentos son verduras. Y ninguno es fruta porque la banana cae al puesto 21.

Está en los padres lograr que los chicos venzan ese rechazo inicial a las verduras, antes de los 3 años. Hacia esa edad, según explica el especialista Federico Fros Campelo, las chances de incorporar vegetales a la dieta caen. "La antropóloga norteamericana Elizabeth Cashdan, que investigó la emoción universal del asco, encontró que la voluntad de los chicos a probar comida nueva se desploma estrepitosamente después del tercer cumpleaños. Significa que hay un período sensible de aprendizaje en la alimentación. Ésa es la etapa en la que deberíamos superar la revulsión a las verduras. Si no lo hicimos, sólo lo haremos de adultos, si es más fuerte la necesidad de pertenencia", explica.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas