Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una serie de errores no forzados pone freno a la recuperación de Le Pen

El plagio de un discurso de Fillon y las idas y venidas sobre el euro le hacen perder los puntos que había acortado

Miércoles 03 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
Le Pen, ayer, durante una entrevista televisiva
Le Pen, ayer, durante una entrevista televisiva. Foto: Reuters / Charles Platiau

PARÍS.- Cuando faltan horas para el debate final que debe enfrentarlos esta noche, los sondeos confirmaron ayer una leve recuperación de Emmanuel Macron , candidato presidencial favorito en el ballottage del domingo próximo, frente a Marine Le Pen . Tras una semana en la que marcó puntos, la líder de la extrema derecha quedó empantanada en una serie de errores infantiles que pueden alejarla definitivamente de la victoria.

Entre el 59% y 60% para Macron contra 40% y 41% para Le Pen, según la mayoría de los institutos de sondeo. Cuando la presidenta del Frente Nacional (FN) creía estar ganando la batalla de la imagen frente a un adversario que, es verdad, después de la primera vuelta pareció perder pie por inexperiencia, dos gigantescos tropiezos vinieron a empañar sus esfuerzos.

Antes que nada, un plagio. Enorme, incomprensible, interminable. Anteayer, en un acto multitudinario en las afueras de París, Le Pen plagió por lo menos cuatro extensos párrafos de un discurso pronunciado 15 días antes por François Fillon, candidato conservador eliminado en la primera vuelta.

Palabra por palabra, coma por coma, gesto por gesto, inflexión por inflexión. Los canales franceses emitieron ayer ambos discursos en continuo, en pantallas divididas por la mitad. El efecto provocó desconcierto y hasta vergüenza ajena. La única variante que la candidata del FN introdujo en ese texto fue el reemplazo de los términos "totalitarismo y estalinismo" por el de "islamismo".

Para terminar con una polémica que corría el riesgo de transformarse en un tsunami cuando faltan sólo cinco días para el ballottage, la candidata del Frente Nacional dijo ayer que utilizó conscientemente los párrafos del discurso de François Fillon para enviar un guiño, una señal a aquellos electores de derecha que aún dudaban por quién votar.

Le Pen agregó que esos párrafos "no fueron escritos para el candidato de Los Republicanos, sino por Paul-Marie Coûteau", un nacionalista que participó en la campaña de Fillon, antes de regresar a trabajar para ella.

"Por supuesto estaba perfectamente al corriente. Porque son párrafos de alguien que fue mi pluma en 2012 y trabajó fugazmente para Fillon. La idea era enviar un guiño", declaró.

Coûteau, sin embargo, la desmintió. En efecto, el texto sale de uno de sus libros, Europa hacia la guerra (1997): "Condensé partes y se las entregué al equipo de Fillon", declaró. También afirmó que nunca estuvo en contacto con la gente de Le Pen, que lo despidió en 2014.

Su segundo tropiezo de esta semana fue la controversia desatada en torno a su prometido abandono del euro, medida fundamental de su proyecto económico antiglobalización y proteccionista.

Si bien la candidata sigue afirmando que "el euro ha muerto", el tema no está mencionado en la última versión de su programa. Tampoco se habla del referéndum sobre la salida de la Unión Europea. Motivo: sólo el 28% de los franceses se declara dispuesto a cambiar de moneda. Y Marine Le Pen necesita desesperadamente convencer a la mayor cantidad de franceses de que ella es la única "candidata del pueblo" contra el "representante de las finanzas".

Pero como tampoco puede dar la espalda a su propio electorado radical, que exige una ruptura completa con la construcción europea, inventó una "moneda común"... La permanencia en el euro para los intercambios internacionales. O el regreso al ecu, que no era una divisa, sino una canasta de monedas europeas, y la convivencia con una moneda nacional (el franco). En otras palabras, una suerte de remake de lo ocurrido en la Argentina después del default de 2001, que todos saben cómo terminó.

Problema suplementario, las versiones esgrimidas por ella y sus lugartenientes son tan distintas que nadie consigue entender nada. "¡Es un gigantesco cualquier cosa!", se lamentó ayer en su editorial el diario económico Les Echos.

Entretanto, las intenciones de voto en su favor disminuyen y crece el apoyo a Macron. El candidato de En Marcha recibió ayer el sostén de importantes figuras del gobierno, de la sociedad civil, artistas y figuras del mundo musical, de más de 1000 abogados, de ONG, asociaciones y de la agrupación de alcaldes rurales de Francia, que cuenta con más de 10.000 miembros.

Amplio apoyo para Macron

60%

Apoya a Macron

Todos los sondeos vaticinan un triunfo del liberal independiente Emmanuel Macron, con entre el 50% y el 60% de los votos, frente a un 40% o 41% para la candidata de derecha Marine Le Pen

30%

Abstención

Los sondeos muestran que en el ballottage de este domingo, la abstención podría alcanzar al 30% del electorado, una cifra muy superior a la de anteriores comicios presidenciales

En esta nota:
Te puede interesar