Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sospechan que una mafia policial está detrás del ataque al fiscal Cartasegna

El representante del Ministerio Público fue golpeado e intimidado pocos días después de hacerse cargo de una causa por defraudación que involucraría a comisarios y abogados

SEGUIR
Corresponsalía La Plata
Miércoles 03 de mayo de 2017
0

cerrar

LA PLATA.- "No me mires..., cerrá los ojos. Te dije que cerraras los ojos: ahora imaginate a tus hijos marchando como lo hicieron las hijas de Nisman. Si no querés terminar así, no sigan investigando", le dijo una voz gruesa al fiscal platense Fernando Cartasegna, pocos segundos después de haberle dado un golpe en la cabeza con un bastón policial. El hecho fue recordado ayer por el fiscal luego de declarar varias horas en la causa que investiga la serie de intimidaciones que sufrió este fin de semana largo.

Mas tranquilo, descansando en su casa tras los golpes recibidos, Cartasegna dijo a LA NACIÓN que si bien su colega la fiscal Ana Medina abrió una causa para esclarecer todas las amenazas que recibió, él continuará adelante con las investigaciones que tiene en curso.

El fiscal Fernándo Cartasegna
El fiscal Fernándo Cartasegna.

"Me quisieron amedrentar. Me dijeron que no investigara el caso de los «caranchos» en La Plata. Es una línea de investigación que se desprende de la causa de los sobres encontrados en la Jefatura Departamental. En este tema estarían involucrados comisarios en connivencia con abogados dedicados a intervenir en accidentes de tránsito para cobrar seguros de vida. Es una causa que recién recibí y que me la pasó el fiscal Marcelo Martini, luego de elevar a juicio el tema de los sobres", contó Cartasegna a LA NACIÓN.

El viernes pasado, el fiscal fue notificado que en las próximas horas recibirá pruebas y escuchas telefónicas realizadas a policías para continuar la línea de investigación abierta por su colega Martini contra las mafias en la fuerza bonaerense.

Desde ese momento, Cartasegna comenzó a recibir todo tipo de intimidaciones: lo golpearon a pocos metros de la fiscalía, se metieron en el garaje de la casa, atormentaron a las mascotas de la familia y le dejaron panfletos con leyendas que decían: "Conozca el próximo Nisman" o "Muerte a Nisman".

El fiscal dijo a LA NACIÓN que no tiene miedo, sino que siente curiosidad. "Quiero saber quiénes son los responsables que están detrás de esto. Por lo menos los que me golpearon y que estaban vestidos de policía. Ellos fueron los que me intimidaron. Estoy terminando de escribir lo que recuerdo de los hechos para que la fiscal Medina pueda armar un perfil de los agresores", dijo el agente judicial atacado.

Importantes enemigos

Cartasegna es titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Delitos conexos con Trata de Personas y Pedofilia. Hace poco más de tres años su labor fue elogiada por haber terminado con redes de prostitución y ayudado a clausurar agencias de acompañantes y bares donde mujeres de distintas nacionalidades eran obligadas a prestar todo tipo de servicios sexuales a cambio de dinero.

Por eso, en un primer momento los investigadores pensaron que los ataques y las amenazas podrían estar vinculados a este tipo de organizaciones. Incluso el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, le dijo a LA NACIÓN que sus hombres están a disposición del fiscal general de La Plata y que por ahora no se descarta ninguna hipótesis.

"A mí me dejaron bien en claro que todo es por el tema de los «caranchos». Mi dijeron que ya había jodido con el tema de trata y los barrabravas, pero que esto era demasiado. Pero la fiscal Medina no descarta nada. También me preguntó sobre mi trabajo contra distintas redes de pedofilia, ya que en los últimos meses habíamos logrado cerrar distintas páginas web dedicadas a la pornografía infantil", dijo el agente del Ministerio Público.

Cartasegna aseguró que no se tomará unos días de descanso, que quiere comenzar la investigación de los "caranchos" y ver qué hay detrás de todo esto. "Yo no iba a realizar ninguna denuncia. Quiero seguir adelante para poder desenmascarar a los implicados", comentó el fiscal.

Más allá de la amenaza que se concretó con golpes, Cartasegna tiene la voluntad de continuar con sus investigaciones: "No me hago el valiente, pero no tengo miedo, son unos tarados. No son profesionales, se creen que uno es muy fácil, pero no han seguido mi carrera. Trabajé contra los barrabravas, no me van a asustar".

Y agregó sobre la forma del ataque: "El hombre de adelante me hablaba como policía, no muy prolijo, y el de atrás me pegaba. Como tenían un hierro, mucho no podía moverme, sólo trataba de que no se pusieran tan nerviosos. Me sacaron de mi eje cuando me hablaron de mi hijo. De todas maneras, que sepan que si no soy yo, va a ser alguno de mis colegas quien seguirá la investigación. Muchos me han llamado ayer. Si creen que es tan fácil, todas las causas cerrarían".

En la Auditoría General de Asuntos Internos, el auditor general Guillermo Berra también puso bajo la lupa un sumario abierto hace un años: el que conecta a integrantes de la fuerza con un importante estudio jurídico de esta ciudad que representó a varios policías exonerados.

"Lo llamé varias veces a Cartasegna, pero aún no pudimos reunirnos. Hay algunas pistas y habrá que comenzar a entrecruzar información", dijo Berra a LA NACIÓN.

El afiche del miedo

Sábado, 6.30. El fiscal Fernando Cartasegna (izquierda) regresaba de un operativo cuando fue sorprendido al bajar del auto por dos hombres que vestían viejos uniformes de la policía bonaerense y por una mujer que hacía de "campana"; lo golpearon brutalmente y lo amenazaron de muerte; "conozca al próximo Nisman", rezan los panfletos que, incluso, aparecieron pegados en los tribunales.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas