Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Uruguay: habilitan el registro para comprar marihuana

Los consumidores empiezan a inscribirse para conseguirla en farmacias

Miércoles 03 de mayo de 2017
SEGUIR
Corresponsal en Uruguay
Foto: Archivo

MONTEVIDEO.- "En mi casa no tengo tierra para plantar, así que lo que me quedaba era anotarme [en los registros oficiales de marihuana ] y esperar hasta que empiece la venta", dijo una joven uruguaya a la televisión, cuando salía de una oficina del correo estatal, en Montevideo. En esos locales, ayer comenzó el registro de los fumadores de cannabis que no quieren cultivar en su hogar ni formar parte de los clubes de socios, y que esperan comprarla legalmente en un acotado circuito comercial.

La joven aceptó posar para los fotógrafos con un termo que tenía una calcomanía del grupo político del ex presidente José Mujica, hoy senador por el Frente Amplio, que fue quien impulsó la reforma que legalizó la producción y venta de marihuana en Uruguay.

El presidente Tabaré Vázquez no tomó esta reforma con entusiasmo porque choca con su política de combate del cigarrillo, desde su doble condición de político y médico oncólogo. Pero la aplicación de la ley, que había sido aprobada por el gobierno de Mujica, finalmente avanzó.

El sociólogo Ignacio Zuasnabar dijo a LA NACION que hubo "un rechazo mayoritario desde el momento en que la idea de Mujica tomó estado público, y eso se mantiene".

La última encuesta de Equipos Consultores, realizada a fin de febrero, incluyó nuevamente la pregunta sobre el apoyo a la legalización de la marihuana. Sólo el 29% respondió que está de acuerdo; un 12% manifestó que no está de acuerdo ni en desacuerdo, y el 58% dijo estar en desacuerdo; hubo sólo 1% de no sabe/no contesta.

"El rechazo a la legalización de la marihuana se mantuvo alto, y eso ha sido algo estructural", dijo Zuasnabar, director de la encuesta.

En su momento, ante las críticas que recibió la iniciativa, Mujica había dicho que si no lograba que la reforma fuera aprobada por el 60% de la opinión pública desistiría de hacerlo. "Me voy al mazo", dijo entonces Mujica, con su estilo coloquial. Según Zuasnabar, la aprobación nunca superó el 30%.

Ayer, unas 100 personas fueron a las oficinas del correo uruguayo para anotarse como consumidores, lo que les da la posibilidad de comprar en farmacias cuando quede habilitado (está previsto para julio). La iniciativa tampoco tuvo mucha aceptación entre los comerciantes, y de unas 1000 farmacias sólo 31 están dispuestas a vender cannabis.

El gobierno logró el compromiso de una cadena de farmacias que no quiere vender marihuana para que, en casos de zonas grandes del interior que no tengan ni un local de venta, habilite alguno de sus locales para comercializar el producto.

Para que la marihuana compita con la que se vende en el mercado negro, el gobierno no grava con impuestos su venta, lo que contrasta con los altísimos tributos que pagan el tabaco y el cigarrillo.

Los que se inscriben no pueden ser autocultivadores, ni socios de clubes, ni extranjeros.

La ley 19.172, de diciembre de 2013, establece tres formas de producción de marihuana. La primera es la de cultivo en la propia vivienda y para consumo personal, lo que se limita a seis plantas de cannabis hembras por cada casa, con producción máxima de 480 gramos anuales.

La segunda es la creación de clubes de membresía cannábicos, con 15 a 45 socios, que pueden plantar hasta 99 plantas de marihuana.

Y la tercera es la producción en un predio controlado por efectivos militares, que realizan dos empresas concesionarias y venden a una red de farmacias.

En esta nota:
Te puede interesar