Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La mamá de Araceli Fulles denunció que en la investigación hicieron "todo al revés"

Según Mónica Ferreyra, si la hubieran buscado primero en el lugar donde estuvo por última vez tendría a su hija viva

Miércoles 03 de mayo de 2017 • 00:46
Foto: Télam

En el día en que detuvieron al hermano de Darío Baradacco, Hernán, acusado de haber participado del crimen que acabó con la vida de Araceli Fulles, la mamá de la víctima -Mónica Ferreyra- habló con el programa de Radio Nacional Va de vuelta y allí dijo: "A Badaracco no lo conocía nadie del entorno de Araceli, sus amigas no conocían a ninguno".

La madre cuestionó la investigación y dijo que hicieron todo "al revés". Explicó: "Ahora se están moviendo todos pero... ¿quién me devuelve a mi hija a mi? Nadie, porque si bien las pruebas estaban...", ahí se interrumpió a sí misma para decir que si la hubieran buscado primero en el lugar donde estuvo por última vez la situación hoy sería otra: "Hoy tendría a mi hija viva yo, pero empezaron todo al revés".

Aclaró también que el lunes 3 fue a la 5° comisaría de Billinghurst a las 8 de la mañana y le tomaron la denuncia a las 3 de la tarde. "Prepará unos mates que ya estoy llegando (...) Viejita te amo", le había escrito el domingo Araceli, que le contó que se estaba volviendo de un asado a una cuadra y media de su casa. Nunca llegó.

"Lo único que sé es que a mí me sacaron a mi hija, que es mi vida. Tener que ir a reconocer a mi hija en la morgue. Esa cara hermosa que tiene ella no estaba más. Lo único que encontré fueron su tatuaje y tenía un tatuaje que nadie sabía dónde estaba y yo lo ví", dijo y repitió: "La cara de mi hija no estaba más".

Y, desde el dolor, concluyó refiriéndose a los asesinos de su hija: "Todo lo que le pueda llegar a pasar a esa gente es poco, no me va a permitir recuperar a mi hija. No me gustaría tenerlo enfrente mío, ni siquiera hablar ni una palabra con esa gente. Lo que hicieron no se le hace ni a un animal. Para mí ese no es una persona ni es nada, es una basura nada más".

El relato del día en que se enteró lo peor

"No me daba el teléfono. Empecé a buscarla todo el día y me dijeron quédate tranquila que capaz está durmiendo en la casa de una amiga o se le terminó la batería", recordó y dijo que en ese momento pensó: "Algo pasó". Esa conducta no era habitual en Araceli, que siempre avisaba dónde estaba e incluso luego del recital del Indio Solari consiguió un teléfono para mantener a su familia informada.

A la mañana siguiente fue, como todas los días, a su cuarto y allí tomó la decisión de hacer la denuncia: "Me fui a la pieza de ella y al ver la cama desocupada, intenté llamarla pero Araceli ya no respondía más nada, atendía el contestador". En ese momento, llamó a su trabajo para explicar la situación y fue directo a la comisaría.

"Entré en shock, estuve más de 15 días muy nerviosa. La busqué por todos lados. Empezaron las llamadas de que la vieron por acá, que la vieron por allá y estuvo la gente de la DDI [Dirección Distrital de Investigaciones] acá que rescataban cada llamada y salían corriendo a buscarla", contó la mujer.

En esta nota:
Te puede interesar