Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Pipa Higuaín cumplió con su deuda: llegaron los goles decisivos que también le piden en Europa

Resistido en la Argentina por fallar en citas clave, Pipita, con dos tantos a Monaco en las semifinales, saldó una deuda internacional

SEGUIR
LA NACION
Jueves 04 de mayo de 2017
El vuelo de la alegría de Higuaín
El vuelo de la alegría de Higuaín. Foto: EFE
0

"¿Por qué no los hace con la selección?" La expresión, que lleva implícita un tono más acusatorio que interrogativo, fue la reacción inmediata de muchos argentinos que ayer, frente al televisor, fueron testigos de los dos goles de Gonzalo Higuaín . Y hasta algún insulto le dedican a Pipita esos mismos futboleros que en vez de alegrarse por sus goles en Europa los interpretan casi como una burla o un desafío a la celeste y blanca.

La creencia reduccionista es que Higuaín gana crédito en el Viejo Continente y acumula deudas en el seleccionado, algunas imprescriptibles, como las de la finales en el Mundial de Brasil y en las últimas dos copas América. Una demanda que se incrementa en las tortuosas eliminatorias en curso, en las que sólo pudo marcar un gol en sus nueve partidos. Aunque su promedio general con la Argentina no es nada despreciable (31 tantos en 68 encuentros), a Higuaín lo persigue una sentencia: en los momentos importantes, falla, no aparece.

Goleador récord del calcio en la temporada pasada (36 en 35 cotejos con Napoli), con una trayectoria de delantero de primer nivel en Real Madrid y en Italia, las estadísticas de Higuaín palidecían en la competencia reina de Europa, la Champions League . Sobre todo en las etapas eliminatorias, en esas series en las que los equipos se juegan la permanencia a doble partido. Apenas dos tantos (uno en octavos de final y otro en cuartos) en 24 encuentros registraba el argentino. Casi que se lo podía señalar por lo mismo que se lo condena en la selección: poco decisivo en las instancias culminantes. En la edición de ayer, el diario L'Equipe lo bautizó mordazmente "GonZlatan", en comparación con Zlatan Ibrahimovic, a quien una vez Arrigo Sacchi lo definió como "un gran delantero en los pequeños partidos y un pequeño jugador en los partidos grandes"

Higuaín encontró contención en Massimiliano Allegri, consultado en la previa al partido sobre si Higuaín sólo era influyente en la Serie A. La respuesta del director técnico de Juventus fue una muestra de confianza: "Lo contratamos para mejorar el potencial ofensivo. Ya marcó muchos goles, está muy tranquilo, haciendo una temporada extraordinaria. Si lo hace en Europa, dirán que es el hombre de la Champions".

Gracias a Higuaín, Juventus ya tiene un pie y medio en la final de Cardiff. El triunfo por 2 a 0 ante Monaco, la revelación del torneo, tuvo la firma de Higuaín, autor de los dos tantos, ambos tras asistencias desde la banda derecha de Dani Alves, cuya contribución validó el planteo de Allegri. El brasileño fue carrilero por la derecha, delante de Barzagli.

Higuaín no convertía en una etapa eliminatoria de la Champions desde el 4 de abril de 2013, en un 3-0 a Galatasaray. Demasiado tiempo. Canceló una serie de siete partidos sin marcar en el tramo decisivo del torneo.

Juventus hizo pesar su condición de favorito y mayores recursos individuales en el estadio Louis II, pero el desarrollo no siempre le quedó cómodo. De hecho, el primer gol de Higuaín, en un formidable contraataque que contabilizó nueve pases, incluidos un taco de Dybala y otro de Alves, se interpuso en medio de una sostenida ofensiva local, que tuvo en el interminable Gianluigi Buffon un obstáculo insuperable con tres atajadas de gran mérito. El arquero, de 39 años, había hablado con tono patriarcal sobre lo que representaba enfrentar a Kylian Mbappe, delantero de 18 años de Monaco y una de las figuras emergentes del fútbol europeo: "Mbappe no había nacido y yo ya había jugado el Mundial de Francia 1998. Es la alegría de la vida y lo grandioso de jugar durante tanto tiempo".

Frente a frente, Buffon impuso su oficio al atajar un cabezazo y desviar un anticipo de Mbappe antes de que Higuaín abriera el marcador. La campaña de Juventus, que en la noche monegasca se potenció con los aciertos de Pipita, se viene sosteniendo sobre su seguridad defensiva. Buffon, Bonucci y Chiellini componen un triángulo poco menos que inaccesible para las ofensivas rivales. En once encuentros por el torneo, la Vecchia Signora recibió apenas dos goles, ambos de jugada con la pelota detenida y en la etapa de grupos. El último en convertirle fue el zaguero argentino Nicolás Pareja (Sevilla), el 22 de noviembre. Acumula 621 minutos con el arco imbatido. Un sello bien italiano.

Pletórico, Pipita festejó el primer gol con un veloz pique, a través de la pista de circunda la cancha, hasta la cabecera en la que estaban ubicados los tiffosi. Cuando quedaban 15 minutos fue reemplazado por el colombiano Cuadrado, y volvió al campo para los festejos finales, abrazado con Dybala.

Buffon salió en defensa de Higuaín tras el partido: "Sólo la prensa podía tener dudas de Higuaín. Nosotros confiamos mucho en él. Se sacrificó mucho por el equipo, trabajó como un león". Llegaron los goles importantes de Higuaín, los que lo pueden ponerlo, nada menos, que en una final ante Real Madrid. Goles que, en vez de tapar bocas, avivan la discusión en la Argentina.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas