Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

10 actores que odiaron sus trabajos en la pantalla grande

Para algunas de las estrellas más famosas, su rol más recordado es también el que más odiaron

Sábado 13 de mayo de 2017 • 00:59
0
Natalie Portman no se mostró cómoda en el universo Marvel
Natalie Portman no se mostró cómoda en el universo Marvel. Foto: Archivo

Bien se sabe que en Hollywood no todo lo que brilla es oro. Incluso las celebridades más intensas y glamorosas sufren y se enojan como el resto de los mortales. Pero sus motivos, en cambio, pueden ser insólitos, como aquellos que detestan algunos de sus trabajos más exitosos. Para muchos actores, los roles que les dieron fama son también motivo de sufrimiento. Aquí, diez intérpretes que odiaron sus trabajos en la pantalla grande:

Bill Murray - Garfield

Es considerado uno de los actores más elegantes de su generación y el estilo particular con el que encara sus personajes es su sello distintivo. Sin embargo, su currículum no es perfecto: Bill Murray le puso la voz a la versión cinematográfica de Garfield en 2004. Muchos se sorprendieron con la decisión, pero creyeron que se trataba de un buen negocio para el intérprete, aunque la realidad era muy distinta. Murray firmó contrato creyendo que el guionista del film era Joel Coen, uno de los hermanos Coen y responsable de Fargo y El gran Lebowski, entre otros. En cambio, era Joel Cohen, un guionista de comedias como Más barato por docena. Cuando se dio cuenta ya era tarde.

Garfield recaudó 200 millones de dólares, nada mal para este tipo de producciones, y se lanzó un año después del suceso de Perdidos en Tokio. Murray recuerda la experiencia como un simple accidente, pero el sueldo debió ser bueno porque participó de la secuela, que se estrenó directamente en DVD.

Katherine Heigl - Ligeramente embarazada

Es una de las historias que más se han contado en los estudios de Hollywood en la última década: Katherine Heigltenía todo lo necesario para brillar en la pantalla grande como la nueva estrella de las comedias románticas, pero tomó las peores decisiones posibles. En pleno éxito de Grey's Anatomy, la rubia recibió la oferta de Judd Apatow para hacer Ligeramente embarazada, una película que fue un suceso de crítica y taquilla. Sin embargo, pronto comenzó a dar entrevistas en donde dejó en claro que no estaba de acuerdo con la línea del guión, al que calificó de "machista". El comentario no cayó bien entre sus colegas y tampoco ayudó su fama de mala compañera en los rodajes.

Hoy, su futuro como estrella de cine parece más lejano que nunca y tampoco la quieren en la tele. En 2008, pidió no ser considerada para los Emmy porque aseguró que no había tenido buenos guiones en Grey’s Anatomy, serie que dejó dos años después por sentir que estaba “agotada”, pero que sigue al aire y con buen rating.

Channing Tatum - G.I. Joe

"Odio la película, odio esa maldita película" fue el poco elegante comentario de Channing Tatum cuando se le preguntó por la segunda película de G.I. Joe, la trilogía basada en los dibujos animados que le tocó protagonizar. El actor suele ser muy sincero a la hora de explicar por qué cerró contrato: "Me obligaron a firmar, me acuerdo que me gustó la idea de protagonizar al villano, pero los estudios querían que fuera un héroe. Acepté y tuve que rodar la película o me iban a hacer un juicio, no tuvo opción".

Si bien logró que asesinaran a su personaje en la secuela, Tatum aún sufre por ese trago amargo que, sin embargo, es una de las películas más populares de su carrera hasta ahora, con una recaudación de 305 millones de dólares.

Alec Guinness - Trilogía original de Star Wars

Al parecer “la fuerza” no estaba muy presente en la vida de Obi-Wan Kenobi. Según se reveló en una biografía no autorizada, Alec Guinness no estaba para nada entusiasmado con la película que lo volvería un ícono en más de una generación. En una carta dirigida a una amigo, le cuenta: “Me han ofrecido una película que quizás acepte, si me ofrecen la cantidad de dinero adecuada. Se rodará en Londres y en el norte de África, empezando a mediados de marzo. Ciencia ficción -lo que hace que me lo piense dos veces-, pero va a ser dirigida por Paul Lucas (sic) el que hizo American Graffiti, lo que me hace pensar que debería aceptar el papel. Es un papel grande. Es una mierda de cuento de hadas pero podría ser interesante. A lo mejor”.

Quizá sus sentimientos cambiaron una vez que concluyó el rodaje pero convencerlo de que estaba involucrado en un buen film parece un trabajo para Yoda...

Daniel Craig - James Bond

Ser agente secreto al servicio de Su Majestad puede significar mucha presión sino, pregúntenle a Daniel Craig , quien se cansó de ser 007 en la pantalla grande y rechazó un contrato de 88 millones de euros para volver a ponerse el traje del clásico personaje por dos películas más.

“Antes de ser de nuevo James Bond prefiero cortarme las muñecas”, aseguró en una muy comentada rueda de prensa antes del estreno de Spectre, en donde compartió pantalla con Léa Seydoux, Christoph Waltz y Monica Belluci. Tras el revuelo, su agente de prensa salió a aclarar que se trataba, en realidad, de una expresión nacida por una lesión en la rodilla originada en el rodaje

Bob Hoskins - Super Mario Bros.

El personaje de videojuego más popular del mundo tuvo su propia película... pero nadie puede creer aún lo mala que es. Entre esos incrédulos estaba Bob Hoskins , encargado de llevar adelante el rol del plomero italiano que debe rescatar a la princesa. De hecho, en una entrevista con The Guardian aseguró que esa fue la peor película que hizo en su carrera . No sólo eso, sino que contó que era su peor decepción y que, de poder elegir, no volvería a hacerla. Un absoluto Game Over para el intérprete.

Mickey Rourke - Iron Man 2

Muchos celebraron cuando vieron que el villano de la segunda película de Iron Man sería nada menos que Mickey Rourke . La idea de tener al ídolo de los 80 enfrentado a Robert Dowey Jr. sin dudas era muy atractivo. Sin embargo, la película se mantiene como una de las más flojas del universo de Marvel y una de las razones es el rol de Rourke.

“Le expliqué a Justin Theroux, el guionista, y a Jon Faveau que quería añadir otras capas y colores, no hacer sólo de este ruso un malvado asesino vengativo y me permitieron hacerlo. Por desgracia, la gente en Marvel sólo querían un villano unidimensional, así que la mayoría de la interpretación acabó por los suelos”, explicó el actor. Nunca más se lo vio cerca de un proyecto de la casa de cómics...

Natalie Portman - Thor

Pero el musculoso de Rourke no es el único que no se siente tan feliz en el universo de Los Vengadores. Natalie Portman se presentó en la primera entrega de Thor como Jane, la humana que conquistó el corazón del dios nórdico. Pero ya para la segunda película, sus ganas de ser un engranaje más del cada vez más grande universo cinematográfico fueron disminuyendo y para la secuela de Los Vengadores, el superhéroe del martillo terminó aceptando que “estaba distanciado” de su novia.

Las malas lenguas aseguran que la química entre la morocha y Chris Hemsworth era pésima y que en una de las escenas de Thor 2 El mundo oscuro, reemplazaron a Portman por la mujer del australiano, que aparece de atrás con peluca. Ya en Thor: Ragnarok, este año, no será de la partida.

Jamie Dornan - 50 sombras de Grey

Aunque significó que se convirtiera en el objeto de deseo de millones de mujeres (y hombres) alrededor del mundo, Jamie Dornan no es el fanático número uno de las películas eróticas de E. L. James. Es común que se muestre distraído en las rondas de prensa y que cuando se le pregunten detalles de la trama, se excuse explicando que no son hechos "realistas".

"Lo único que tengo en común con Christian Grey son los pies", aseguró de mala manera cuando le preguntaron por su similitudes con el sexual protagonista. Ni siquiera las escenas con Dakota Johnson lo estimularon. De hecho, las malas lenguas aseguran que los dos actores no se soportan.

Robert Pattinson - Crepúsculo

Aunque muchos creerían que lo que más odia en el mundo es el shampoo, lo cierto es que el galán de la saga Crepúsculo nunca tuvo empacho en reconocer que no era fan de la películas ni de los libros. Pero ni Robert Pattinson ni nadie sospechó que se volverían un fenómeno mundial y que lo tendría como protagonista de varios films algo que él odió. “Cada vez que agarraba un libro me daba cuenta que la autora, Stephanie Meyer, estaba loca, que estaba completamente loca y enamorada de su creación literaria. Edward, mi persona, es la persona más ridícula que conozco... ¡un virgen de 108 años! Wow, esos sí son problemas...”

Sin embargo -y a diferencia de su ex novia Kristen Stewart-, Pattinson no consiguió tener otro éxito en la pantalla grande, por lo que muchos creen que pronto aceptaría tragarse sus propias palabras y sumarse a una nueva entrega de Crepúsculo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas