Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En You Are Wanted, el peligro acecha detrás de cada pedido de "Aceptar"

La serie alemana, cuyos seis capítulos ya están disponibles en Amazon Prime Video, mezcla el suspenso clásico de The Night Manager con la paranoia de Mr. Robot

Jueves 04 de mayo de 2017 • 11:18
SEGUIR
PARA LA NACION
0

De todos los permisos que piden las actualizaciones de cada una de las aplicaciones de celulares, tablets, computadoras, televisores o electrodomésticos varios, la única palabra que recuerdan la mayoría de los usuarios es "Aceptar". Un segundo después y en algún lugar del mundo, un juego, una aplicación para editar fotos o para chatear con amigos se convierte en una ventana abierta para que alguien espíe cada movimiento del sujeto.

Pero, más allá de convertirse en preciado alimento para los algoritmos que registran -y adivinan- el comportamiento de los seres humanos, ¿a dónde van todos los datos personales que se entregan en dispositivos varios? ¿Y hasta qué punto se puede reinventar una vida a partir de todo aquellos que se almacena en la nube.

A Lukas Franke (Matthias Schweighöfer), el protagonista de la serie original de Amazon Prime VideoYou Are Wanted, le arrancaron todas las piezas de su vida para rearmar un perverso rompecabezas que arrasa con todas sus zonas seguras.

Más allá de la temática o del modo en que está desarrollada esta ficción, hay un dato que destaca y es el hecho de que esta es una serie alemana, hablada en alemán. Y si bien las coproducciones son moneda corriente, es difícil que una empresa norteamericana quiera producir un contenido en idioma extranjero. Deutschland 83, también hablada en alemán, se convirtió en 2015 en la primera serie estrenada en subtitulada en una cadena de los Estados Unidos (Sundance TV). Aquel estreno (ahora se esperan Deutschland 86 y, más tarde, 89) generó un fuerte impacto y que Amazon se arroje a esta producción señala, por lo menos, que hay allí una fuerte apuesta por un producto que genera la confianza suficiente como para tomar esa decisión.

Alexandra Maria Lara y Matthias Schweighöfer, protagonistas de You Are Wanted
Alexandra Maria Lara y Matthias Schweighöfer, protagonistas de You Are Wanted. Foto: Amazon Studios

(Sobre)escribir la historia

Durante los primeros minutos, un hombre escapa de no se sabe bien qué. Apurado, desarma computadoras y taladra un disco duro. Prende fuego todo, incluyéndose a sí mismo y cae por la ventana. Sin saber quién es o qué tiene que ver con el sonriente protagonista, esas primeras imágenes se encargan de dejar alta la tensión antes de la presentación de la vida de Lukas. Este manager de hotel (imposible no pensar fugazmente en Tom Hiddleston en The Night Manager), hombre amable, marido feliz y padre orgulloso está listo para festejar su cumpleaños.

En una noche de trabajo agitado, un apagón lo deja frente a una marea de clientes enojados. En medio de todos ellos, uno tiene sangre en la cara y amenaza con demandarlo. La única respuesta que pudo dar no suponía ni por asomo lo que iba a generar: barra libre para todos y una tarjeta de contacto para el herido.

Luego, en medio de tortas, velas, familia, amigos y canciones, y frente a un archivo que llegó por mail, su reacción fue la más clásica de las clásicas: Aceptar. Así, sin leer los términos y condiciones, Lukas se convierte en terrorista.

Una vida en jaque

Con algo de Mr. Robot, seis episodios son suficientes para un thriller concreto, con unos cuantos giros inesperados y un logrado suspenso. Lukas tiene su vida secuestrada y todas las pruebas que podrían indicar su inocencia están intervenidas. Es que, más allá de cuánto valgan jurídicamente, los registros digitales se ganaron una suerte de legitimidad incuestionable contra la que éste manager no puede luchar. Como si una foto, un mail o un chat fuera prueba suficiente de haber estado allí o haber realizado tal o cual acción. Y a pesar de estar atravesando el reinado de los meme y las falsas noticias virales, Lukas sufre la dificultad ajena (¿y propia?) de cuestionar un poco la veracidad de las imagenes.

Las pantallas que lo rodean le devuelven un juego de espejos que logran confundir hasta a la familia protagonista. De un día al otro, él tiene una amante que le manda fotos, recibe una caja con elementos para hacer una bomba, toda su tecnología parece haber enloquecido y, para cerrar un primer episodio sólido, se ve a sí mismo sonriendo a una cámara en un lugar que no recuerda haber visto jamás.

Lo siniestro tiñe todo su cotidiano y a Lukas le tocará hacer todo lo que pueda para salvar a los suyos. Aún cuando estos necesiten poner en tela de juicio sus acciones y él deba luchar contra los vericuetos de su propia mente.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas