Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

River-Temperley: el Millonario se permite soñar con el poder de fuego de su pareja de delanteros

Alario adelantó a los locales, pero igualó Chimino sobre el final del primer tiempo; en la segunda etapa, Alario -de penal-, Driussi y Mayada sentenciaron el 4-1

Domingo 07 de mayo de 2017
  |  
River PlateRiver Plate

-

P
TemperleyTemperley

-

P

0
Festejo de Lucas Alario
Festejo de Lucas Alario. Foto: FotoBAIRES

Tres grandes ovaciones hubo a lo largo de la noche en el Monumental. La primera la recibió Marcelo Gallardo, ni bien salió el equipo a la cancha. Las otras dos se dieron en el cierre del segundo tiempo, y las recibieron las dos armas más efectivas de River. La primera fue para Alario, autor de los dos primeros goles para alcanzar la impactante cifra de 38 tantos en 67 partidos oficiales en el club. Y la segunda la recibió Driussi, su compañero perfecto: lleva siete tantos en el semestre -al igual que Alario- y es el goleador del torneo con 14, junto con Benedetto.

A pesar de que todavía debe jugar ante Emelec el miércoles por la Libertadores, el Millonario se aferra a sus armas de ataque para llegar entonado al superclásico. Sus delanteros siempre están ahí, a la espera, como dos perros de presa. Porque el equipo los necesita cuando la mano viene brava y ambos trabajan arduamente para llegar al gol. Alario, cumpliendo muy bien su rol de pivote, generó la jugada del 1-0 con una gran pared con Mora y puso el 2-1 de penal. En otra función, Driussi se las rebusca constantemente para recibir la pelota, y ayuda en la presión y la recuperación.

Fue un 4-1, decorado con un golazo de Camilo Mayada, que dejó distintas sensaciones. Sin Nacho Fernández, y con la incógnita de su presencia ante Boca, el equipo sintió la falta de creación de fútbol, a pesar de buscar constantemente y llegar con peligro en reiteradas ocasiones. Pero tras lograr el 1-0, el rápido empate del equipo del Sur lo dejó aturdido. El pase de Geuvgeozián expuso a la defensa local, que tiró el achique para sorprender en offside a Figueroa, pero nunca pensó que sería Chimino quien llegaría por el fondo de la banda derecha para pincharle sutilmente la pelota a Batalla y decretar el empate 1-1 en el mejor momento del local en el partido.

Pero no fue una situación aislada. Porque Jonatan Maidana, con sus problemas en la rodilla derecha incluidos, no logra mostrar la solidez de siempre. Y porque los laterales Moreira y Casco aportan en ataque, pero no afianzan del mismo modo su retroceso. Puntos por pulir de cara al duelo con Boca en la Bombonera.

Cuando logró acomodarse en el segundo tiempo, sufrió menos, y la mano de Aguirre le permitió a Alario volver a hacer vibrar el Monumental de penal, y enfilar la novena victoria del semestre y el undécimo encuentro sin perder de forma consecutiva. Así, la goleada le termina dejando un sabor diferente y que puede ser esencial para su visita a La Boca. Con los cuatro tantos, encontró una emoción que no conseguía: sentir que puede ser contundente. De hecho, es el primer es el primer partido que gana por diferencia de tres goles en el año.

Posiblemente, Gallardo opte por utilizar suplentes ante Emelec y el equipo sea completamente alternativo. El empate de Boca con Estudiantes le permitió quedar a siete puntos del líder, con un partido menos. El sueño está vigente en Núñez, y la visita a la Bombonera marcará el futuro de un equipo que se sostiene, y que depende, de sus dos letales delanteros.

El 1-0 de River (Alario)

El 1-1 de Temperley (Chimino)

El 2-1 de River (Alario, de penal)

El 3-1 de River (Driussi)

El 4-1 de River (Mayada)

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas