Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Extravagancia literaria y espiritualidad

Una historia disparatada en un imperio decadente, y una antología de cuentos religiosos alejados del dogma

Domingo 07 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Por el puro gusto de la literatura, Una nueva aventura de Irene Adler, guión que Osvaldo Lamborghini y Dodi Scheuer comenzaron a escribir en 1974, emergió del olvido gracias a la iniciativa de los editores de La Bestia Equilátera.

Pieza extraña, la heroína que le da nombre es la protagonista de "Escándalo en Bohemia" y gran amor de Sherlock Holmes. El prólogo de Luis Chitarroni ofrece claves para que el lector no iniciado se mueva con soltura en ese ensueño de extravagancias cinceladas con prosa fina. Así, explica que la fuente principal de esta obra -que abunda en evocaciones literarias- es la peculiar mirada de sus autores a Los tres mosqueteros que, según cita Chitarroni a Scheuer, fue interpretada por ellos (a comienzos de los años 70) de la siguiente manera: "Un grupo de tareas integrado por cuatro militares que actuando como parapoliciales ejecutan sin juicio legal a una terrorista, es una de las novelas más admiradas por Osvaldo y yo. Del folletín de Dumas père escuchamos la resolución para nuestra Irene: Milady, prisionera de lord Winter, seduce a su carcelero puritano John Felton haciéndose pasar por una correligionaria perseguida injustamente". Un imperio decadente poblado por cortesanos hastiados, húsares y lacayos dados a la conspiración o la negligencia y campesinos comedores de tadeys, ponen marco a la disparatada historia, que seguirá con fruición quien se entregue su ánimo lúdico.

* * *

Las antologías temáticas suelen ofrecer la mejor excusa para reencontrarse con aquellos buenos textos que disfrutamos en su momento. Y La pasión y el perdón (Edhasa), cuentos religiosos compilados por Silvia Puente, no falta a la cita.

La selección de autores es rutilante: Graham Greene, Hawthorne, Monterroso, Rulfo, Schwob, Tolstoi, Bloy, Joyce, Péguy, Chesterton, Chéjov y Bradbury. Como señala Puente en las palabras preliminares, los cuentos están más cerca de una espiritualidad amplia que de las estrecheces de la fe y las rigideces del dogma. El de Hawthorne, por ejemplo, titulado "El holocausto de la tierra", propone moraleja. Luego de haber quemado en una hoguera inconmensurable todos los objetos y símbolos que dieron sentido a la civilización desde que ésta existe, para refundar la raza sobre los pilares del bien, los hombres descubren que sólo hay que purificar el corazón, única fuente del mal que golpea al mundo.

En el extremo opuesto, "El padre Sergio", de Tolstoi, traza sin pretensión de dar un cierre (y sin propósito edificante) la parábola vital y psicológica de un hombre obsesionado con alcanzar la perfección. Por último, en una cuerda diferente y recuperando un motivo de la filosofía griega, Augusto Monterroso aporta "Caballo imaginando a Dios", una verdadera delicia que es grato reproducir: "A pesar de lo que digan, la idea de un cielo habitado por Caballos y presidido por un Dios con figura equina repugna al buen gusto y a la lógica más elemental, razonaba los otros días el caballo. Todo el mundo sabe -continuaba en su razonamiento- que si los Caballos fuéramos capaces de imaginar a Dios lo imaginaríamos en forma de Jinete." ß

UNA NUEVA AVENTURA DE IRENE ADLER. Osvaldo Lamborghini y Dodi Scheuer, La Bestia Equilátera

LA PASIÓN Y EL PERDÓN. Silvia Puente (comp.), Edhasa

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas