Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reseña: El monarca de las sombras, de Javier Cercas

Tras los pasos de un fantasma familiar

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 07 de mayo de 2017
0

"Escribas lo que escribas -le advierte su amigo David Trueba a Javier Cercas, cuando éste le habla sobre la historia que se convertirá en El monarca de las sombras-, unos te acusarán de idealizar a los republicanos por no denunciar sus crímenes, y otros te acusarán de revisionista o de maquillar el franquismo por presentar a los franquistas como personas normales y corrientes y no como monstruos."

Esa historia, que Cercas ha rehuido durante mucho tiempo, es la de su tío abuelo materno Manuel Mena, que murió a los diecinueve años en la batalla del Ebro, en 1938, hacia el final de la guerra civil, y se convirtió en el héroe oficial de su familia. Se había alistado en la 3ª Bandera de Falange de Cáceres en 1936 y había alcanzado el grado de alférez provisional. Contar su historia -dice el autor de Soldados de Salamina- equivalía a hacerse cargo del pasado franquista de toda su familia, "que era el pasado que más me abochornaba".

A pesar de la vergüenza que siente, la curiosidad por saber por qué ese muchacho se marchó a la guerra tan joven, por qué luchó con Franco, qué hizo en el frente y cómo murió, lo impulsan a realizar una paciente investigación.

Foto: LA NACION

De esta búsqueda de información, iniciada en 2012, no deben esperarse grandes descubrimientos. Son más importantes las reflexiones que se van desarrollando a su paso y la manera en que se exponen. La estructura del libro, organizada con dinamismo, permite un tránsito fluido entre los distintos elementos que lo componen. Cada tanto, casi como un juego privado, surge un conflicto entre el novelista y su deseo de imaginar, y el periodista y su compromiso de contar sólo los hechos comprobados.

Entre los lugares que visita Cercas figura Ibahernando, su pueblo natal. De esta localidad (situada en la actual provincia de Cáceres, Comunidad Autónoma de Extremadura) emigró, a los cuatro años, junto con sus padres. Allí nació y creció Manuel Mena.

Hay varias páginas dedicadas a analizar el contexto político correspondiente a la II República, cómo se vivieron aquellos años en Ibahernando y el papel desempeñado por su abuelo paterno durante la guerra.

En ese pueblo se desarrolla la entrevista a Antonio Ruiz Barrado (apodado "El Pelaor" por su oficio de esquilador), alguien que podría aportar datos sobre la infancia y adolescencia de Mena. El Pelaor, cuyo padre fue asesinado por los franquistas, dice poco y nada sobre Mena, pero afirma: "Entonces se mataba por cualquier cosa [.]. Así fue la guerra. La gente dice ahora que era la política, pero no era la política. No sólo".

En Ibahernando Cercas habla con su primo Alejandro y un amigo suyo llamado Manolo Amarilla, un viejo militante socialista que todavía vive en el pueblo y conserva en su casa algunos recuerdos de Mena.

El testimonio de otro pariente, un tío, recogido en las afueras de la ciudad de Cáceres, le permite afianzar su conjetura de que Manuel se equivocó de bando y de que aquel joven no sólo había conocido "la noble, bella y antigua ficción de la guerra" pintada por Velázquez en La rendición de Breda, "sino también la moderna y espeluznante realidad" que Goya mostró en los grabados de Los desastres de la guerra.

Para ejemplificar esta última idea ofrece una detallada crónica de la batalla del Ebro: ciento quince días con sus noches en los que doscientos cincuenta mil hombres lucharon sin cuartel, hubo ciento diez mil bajas y veinticinco mil muertos.

Las indagaciones llevan al autor a Bot, un pueblo catalán adonde trasladaron a Mena, malherido, y logra ubicar la habitación de la casa en la que murió. Sin embargo, se queda con la frustrante impresión de que lo que ha averiguado acerca de Manuel es "infinitamente menos" que lo que ignora sobre él.

El título de la obra alude al episodio de la Odisea en que Ulises se encuentra con Aquiles en el Hades y éste le confiesa que preferiría ser el más humilde de los siervos a reinar sobre todos los muertos. En cierto sentido, el libro de Cercas representa su propia odisea interior, un descenso a los infiernos de sus recelos y temores más profundos para exorcizar el fantasma de su tío abuelo; un viaje al final del cual podrá reconciliarse con el pasado ideológico de su familia.

EL MONARCA DE LAS SOMBRAS

Por Javier Cercas

Random House, 281 páginas, $ 259

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas