Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Autos, tiendas y naves espaciales

SEGUIR
LA NACION
Domingo 07 de mayo de 2017
0

Por primera vez en décadas, la carrera espacial tiene nuevos actores más allá de los Estados Unidos, Rusia y el selecto grupo de naciones que participan de la Estación Espacial Internacional y otros desarrollos que orbitan la Tierra. Dos ejecutivos utilizaron como plataforma sus compañías tecnológicas para lanzar sus sueños de conquista espacial: uno desde la industria automotriz con Tesla, y otro desde la cadena de comercialización de productos Amazon, que se construyó en grandes depósitos con un mostrador en internet.

La fascinación de Elon Musk por el espacio surgió después de su experiencia en el mundo tecnológico como uno de los fundadores de PayPal. La sede elegida para sus sueños de niño fue Los Ángeles, donde las Fuerzas Aéreas de los EE.UU., la NASA y compañías aeroespaciales como Lockheed Aircraft y Boeing tenían sus sedes. Space X era una empresa con la ambición de ser la aerolínea de bajo costo para vuelos espaciales. Según Musk, la industria espacial estaba atrasada, con costos altos y pocos competidores, dominado por agencias gubernamentales. Aplicó la ingeniería de costos y procesos de una start-up tecnológica a la fabricación de cohetes. Y le puso su sello geek: los prototipos se llaman Falcon, en honor a la nave Halcón Milenario de Star Wars.

Después de sobrevivir a la explosión de la burbuja punto com con Amazon, Jeff Bezos se sumó a la carrera espacial con Blue Origin. A su manera, Bezos bautizó a la primera nave de su audaz proyecto como New Shepard, en honor a Alan Shepard, el primer astronauta estadounidense en llegar al espacio. Para Bezos, el gran valor de una agencia gubernamental como la NASA, más allá de los enormes presupuestos e inmensos desafíos técnicos, estaba en algo más personal: fue su inspiración por los sueños espaciales cuando tenía cinco años.

En menos de dos décadas, Musk y Bezos lograron poner a prueba sus propios cohetes reutilizables entre 2015 y 2016, en una carrera donde las chicanas en Twitter buscaban revalidar sus credenciales de quién fue el primero en llegar al espacio. Una historia que se está escribiendo, pero que se pueden repasar en la biografía Elon Musk, el empresario que anticipa el futuro, de Ashlee Vance, y en La tienda de los sueños, Jeff Bezos y la era de Amazon, la biografía escrita por Brad Stone.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas