Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Respaldar a los jugadores de Boca cuestionados, una de las recetas del éxito de los Mellizos

Centurión, Pavón, Gago, Bentancur, Benedetto y Pablo Pérez estuvieron bajo la lupa de los hinchas, pero el cuerpo técnico confió en ellos y los jugadores retribuyeron la confianza con altas producciones

Viernes 05 de mayo de 2017
Pavón, Benedetto y Centurión, tres de los nombres que se consolidaron bajo la confianza de los entrenadores
Pavón, Benedetto y Centurión, tres de los nombres que se consolidaron bajo la confianza de los entrenadores. Foto: LA NACION / Mauro Alfieri
0

Los mellizos Barros Schelotto necesitaron varios meses hasta encontrar en Boca su equipo ideal y el esquema más cómodo para que sus jugadores se adaptaran con éxito. Cuando lo consiguieron, pudieron plasmar una parte importante de su intención futbolística. Boca, en un buen lapso de cada partido, sabe a qué juega.

Aquello fue muy preciado por Guillermo y Gustavo, que cuando vieron que la idea se empezó a consolidar, no dejaron de confiar en sus mejores hombres. Esa acción se transformó en una de las tantas premisas que le dan a la filosofía de trabajo de los Mellizos, y un estilo que se diferencia del resto. ¿Cuál es? Apoyar férreamente con la titularidad a aquellos que son cuestionados por bajo rendimiento. Y en la mayoría de los casos, la muestra de confianza, tarde o temprano, termina surtiendo efecto. El futbolista, frente a la confianza que siente de parte del cuerpo técnico ante un bajón, reacciona, y agradece ese gesto con una notoria mejoría en su rendimiento.

Varios casos puntuales

Los ejemplos son variados, especialmente con futbolistas que generaron desconfianza en el pasado y ahora son irreemplazables, incluso para los hinchas. Fernando Gago , con todo lo que significa, no está exento de situaciones semejantes, aunque él fue una excepción. Su vuelta al equipo tras recuperarse de la segunda rotura de su tendón de Aquiles izquierdo generó dudas incluso entre los dirigentes de Boca, que demoraron la renovación de su contrato hasta asegurarse de que estuviera recuperado por completo. Guillermo, en cambio, ni bien lo tuvo a disposición le dio un papel importante en su equipo: lo ubicó de volante central para que todas las pelotas pasen por él. Así, su fútbol de alto vuelo guió a la entidad de la Ribera hasta la punta del campeonato y hoy es el capitán y mayor referente tras la partida de Carlos Tevez.

Algunos sufrieron bajones futbolísticos de los cuales les costó mucho salir. Los rendimientos descendientes de Rodrigo Bentancur , Darío Benedetto y Cristian Pavón durante largos períodos llegaron a provocar murmullos en las tribunas, pero cuando recuperaron la confianza fueron y son importantes en sus funciones.

Sin dudas, el más discutido de todos fue el volante uruguayo, que por su juventud no supo estar a la altura de la exigencia del hincha a partir de la millonaria oferta de la Juventus, de Italia (compró su pase a cambio de 9.400.000 euros). "Boca no te da tiempo toda la vida", supo declarar Guillermo en referencia a su nivel, pero en los hechos nunca le quitó apoyo. La insistencia de su titularidad trajo pequeños frutos: fue mucho más agresivo en las disputas del juego (pedido del DT) e importante en los segundos tiempos de los últimos partidos para cerrar, a través de su manejo, los resultados.

Al Pipa Benedetto no le dieron tiempo de adaptación y hasta lo silbaron cuando desperdició ocasiones claras de gol ante Godoy Cruz, en Mendoza, por la 3era fecha del torneo. El técnico siempre fue tajante: "Mi Nº 9 es él". Sus palabras mágicas dieron vuelta la ecuación: aunque se perdió varios compromisos por lesiones diversas, Benedetto es hoy el máximo goleador del certamen (lleva 14 tantos, uno más que Sebastián Driussi, de River), y se encamina a quebrar una racha de 10 años sin que un futbolista de Boca termine como el máximo artillero del torneo, desde que lo lograra Martín Palermo, en el Clausura 2007.

Aunque Pavón aún no levantó del todo el nivel, también es una pieza clave dentro del engranaje. Es cuestionado porque no logra parecerse al que se lució en la Copa Libertadores 2016 y porque perdió el potencial de gol: hasta el encuentro ante San Martín, en San Juan, sólo había marcado uno en los 13 encuentros anteriores. Al Mellizo ya le llovían las preguntas sobre las malas actuaciones de Kichán, pero siempre hizo foco, únicamente, en sus virtudes: aquella tarde en Cuyo inició con un bombazo al ángulo una victoria necesaria para recuperarse del tropiezo ante Talleres, de Córdoba. Y en el vestuario, tras aquel 2 a 1 en suelo cuyano, el DT volvió a elogiarlo.

En cierto momento, aunque haya quedado más atrás en el tiempo, Pablo Pérez fue muy criticado por su flojo rendimiento y su colección de amonestaciones. Hace un año, su patada al estómago del colombiano Álvarez Balanta, que dejó a Boca con un hombre menos en los primeros minutos del superclásico con River en la Bombonera, cayó tan mal que hasta Daniel Angelici quiso sancionarlo económicamente. El cuerpo técnico intercedió, lo sostuvo, le pidió que se quedara cuando estuvo a punto de emigrar a Independiente en el receso invernal, siguió prefiriendo su carácter temperamental y no falló. Esa expulsión fue un antes y un después para el rosarino: es muy querido en el club y el futbolista con más partidos jugados en el ciclo Barros Schelotto, con 40 de los 47 encuentros oficiales. Su importancia y ascendencia sobre el grupo lo llevaron a ser subcapitán.

¿Cuántos sucesos extrafutbolísticos protagonizó Ricardo Centurión desde que llegó a Boca? Aunque los retos puertas adentro existieron, el propio Guillermo le pidió al presidente de Boca que el club no lo sancione. El técnico xeneize creyó que lo mejor era que se lo juzgue en el campo y allí Ricky despejó todas las dudas. A falta de 8 fechas para el final del Torneo de Primera, ya hizo méritos suficientes para que le compren el pase (6.300.000 dólares): no le pesó la camiseta, se animó a pedir la emblemática N°10 que dejó vacante Tevez, convirtió goles y enamoró a todos con sus gambetas.

Los que silenciaron prejuicios

Los Mellizos fueron duramente criticados por la incorporación de dos futbolistas de inexperiencia en Primera División: Walter Bou y Agustín Rossi. Sin embargo, la convicción que mostró Guillermo hacia ellos silenció todo malestar a partir de las buenas impresiones que generaron.

"¿Es un refuerzo para ganar la Copa Libertadores?", se debatía en la previa al duelo ante Independiente del Valle en referencia a la Panterita Bou, al que se subestimó por demás. "Su promedio de gol cuando jugó en Gimnasia sorprende", sostuvo el entrenador. Cuando Boca quedó eliminado y empezó a tener oportunidades, el delantero respondió el interrogante: 13 goles en 28 encuentros (amistosos y oficiales), de los cuales en sólo 11 fue titular. Por eso, aún persisten los pedidos de que el entrerriano sea el Nº 9 del equipo.

Al arquero de 21 años le sucedió algo similar: ante la lesión de Guillemo Sara, se exigió un guardavalla de jerarquía que compita con Axel Werner, otro veinteañero, en la difícil tarea de proteger un arco tan grande como el de Boca. Frustrados los arribos de Mariano Andújar o de Sergio Romero, finalmente en el verano llegó Rossi. Y con él, los murmullos. Pero Guillermo ya lo tenía apuntado de su etapa en Lanús. Aún con detalles para pulir, el ex hombre de Defensa y Justicia mostró aplomo y seguridad para convertirse en el arquero titular xeneize.

A los Mellizos le gusta eso: respaldar a sus hombres más allá de lo que se diga puertas afuera. Con el deseo de querer que el plantel esté siempre concentrado y preparado, y, sobre todo, que la competencia por los puestos sea intensa. Aunque saben que no pueden ir en contra del ánimo de quienes no encuentran su mejor momento. De esta manera, fueron construyendo al Boca puntero. Y, por el momento, tan mal no les va.

El fixture de Boca

Luego de visitar mañana a Estudiantes en el estadio Único de La Plata (desde las 20.30), el equipo xeneize recibirá a River, y una semana después a Newell's. Luego, aparecerán en su camino Huracán (V), Independiente (L), Aldosivi (V), Olimpo (V) y Unión (L).

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas