Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cinco experiencias gourmet en Melbourne

Domingo 07 de mayo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

1 Heston Blumenthal. El gran premiado

El premio a los 50 Mejores Restaurantes del Mundo tuvo este año su edición número 15 por primera vez en el hemisferio sur, y en Melbourne. La elección no es casualidad: la ciudad es la capital foodie de Australia, cuyas autoridades se jactan de ser "el destino gastronómico número 1 del mundo" para un público tan exigente en el tema como el francés. Este año el Premio al Conjunto de su Obra fue para el británico Heston Blumenthal (The Fat Duck, Londres), que tiene su propio restaurante en Melbourne: Dinner by Heston (Crown Towers Melbourne, 1308 Whiteman St, Southbank). Es la ocasión para vivir una experiencia exclusiva, en descubrimiento de sabores? y en precio.

2 Attica. El mejor de Australia

El restaurante de Ben Shewry jugó de local en la entrega del premio a los World's 50 Best Restaurants, y logró el puesto número 32. Attica fue también uno de los protagonistas del Food &Wine Festival de Melbourne, un marco de lujo para el premio. Situado en el suburbio de Ripponlea, no deja a nadie indiferente: para unos la comida de Shewry es un pasaje al paraíso, para otros una experiencia algo más desafiante de atravesar. Él la define como "cocina moderna australiana" y propone desde un pastel de Vegemite (una pasta salada para untar típica de Australia) hasta canguro rojo y un postre servido en huevo de emu. Si piensa intentarlo, hay larga lista de espera para las reservas.

3 Yarra Valley. La tierra del vino

El río Yarra atraviesa Melbourne, divide la ciudad en dos barrios de carácter bastante diferente e invita a recorrerlo en cruceros que cruzan de punta a punta su tramo urbano. Pero allí donde su curso avanza hacia Port Phillip Bay, forma el Yarra Valley, uno de los destinos más populares para pasar un día fuera de la ciudad y recorrer sus viñedos, que prosperan gracias a un clima especialmente adecuado para la producción de espumantes y vinos a base de Chardonnay y Pinot Noir. Hay decenas de bodegas y se proponen numerosos tours para descubrirlas y degustar los principales vinos, así como otros productos de la región, desde quesos a cervezas artesanales. ¿Lo inolvidable? Sobrevolar el valle en globo aerostático.

4 Queen Victoria Market. Una vuelta por el mercado

Shutterstock
Shutterstock.

Este mercado situado en pleno centro de la ciudad es uno de sus principales atractivos turísticos. Sus puestos ofrecen mucho más que carne, pollo, frutos de mar y delicatessen varias: zapatos, ropa, artesanías y accesorios también son de la partida. Funciona todos los días (salvo lunes y miércoles), pero los miércoles abre un popular mercado nocturno en algunos meses de invierno y verano, con espectáculos en vivo y, por supuesto, algunas propuestas para comer de parte de reconocidos chefs de Melbourne. Uno de los ritos es comer una dona caliente rellena de mermelada en un food truck sobre Queen St. que funciona desde los años 50. Para no perderse ningún detalle, es posible sumarse al Hunt &Gather Food Tour, un paseo guiado de dos horas de duración que recorre todos los secretos del lugar.

5 The Colonial Tramcar Restaurant. Comer y pasear en tranvía.

Melbourne tiene la red de tranvías más extensa del mundo, operativa en forma ininterrumpida desde 1884, cuando los vagones aún eran tirados por caballos. Hoy las modernas formaciones son parte del paisaje de la ciudad, pero es posible darle una mirada al pasado con un almuerzo o cena en los vagones coloniales reconvertidos en restaurantes del Colonial Tramcar Restaurant. El paseo dura dos horas y permite tener una vista general de la ciudad, desde el área comercial hasta la playa, mientras se disfruta un menú de entre tres y cinco pasos que incluye platos como el filet de barramundi, un pescado típico del norte de Australia. El ambiente es un regreso al pasado, entre butacas de terciopelo, cortinas de broccato y sacudones a medida que el vagón avanza por las vías. En ocasión del Food &Wine Festival de la ciudad, que este año celebra su edición número 25, el menú estuvo a cargo del Luxembourg Bar &Bistro, un restaurante de St. Kilda, el suburbio favorito de la elite de Melbourne en la era victoriana.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas