Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las 72 horas agitadas de Baricco

Tras una recepción en la embajada, lo esperan múltiples actividades

Viernes 05 de mayo de 2017
Alessandro Baricco
Alessandro Baricco. Foto: Archivo
0

Alessandro Baricco llegó puntual a la embajada de Italia, con una valija roja y su cuidado despeinado entrecano resaltado por el bronceado. ¿Recién llegado al país? "No, estuve en la quebrada de Humahuaca", sorprende al interlocutor con el detalle de un trip en el Norte que comenta rápidamente en un español que comprende mejor de lo que habla. Enseguida se pasa a la comodidad del italiano para saludar a sus anfitriones: la embajadora Teresa Castaldo; la escritora María Negroni; Iván Petrella, del Ministerio de Cultura; el editor Fernando Fagnani, y un puñado de periodistas culturales, entre otros. Por supuesto, a su derecha, en el almuerzo, se sentaría el director de la Biblioteca Nacional, Alberto Manguel. Ya en el primer contacto quedó claro que lo de ellos era un reencuentro y enseguida la conversación giró alrededor de Homero: una obsesión compartida. Sin ir más lejos, esta tarde, Baricco será invitado a la BN para presenciar la lectura de los cuatro monólogos femeninos de su Ilíada en las voces de Leonor Manso, Ingrid Pellicori, Muriel Santa Ana y Marta Lubos.

También hoy, pero a las 11, el autor de Seda será distinguido con el título de doctor honoris causa de la Unsam en el Campus Miguelete, en San Martín, donde brindará la conferencia magistral "Alejandro Magno. Sobre la narración". Finalmente, mañana sí, a las 18, en la FIL, charlará frente a sus lectores sobre La esposa joven (Anagrama), alguien para quien la Argentina no es un lugar más del mundo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas