Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Disidentes de las FARC secuestraron a un funcionario de la ONU en Colombia

Ocurrió en medio de una visita del Consejo de Seguridad del organismo al país, en respaldo al proceso de paz; "Espero que esté con nosotros en muy poco tiempo", dijo el presidente Juan Manuel Santos

Viernes 05 de mayo de 2017 • 00:46
0
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, confirmó el secuestro del funcionario de la ONU
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, confirmó el secuestro del funcionario de la ONU. Foto: Reuters

BOGOTÁ.- Disidentes de las FARC secuestraron en Colombia a un funcionario de la ONU cuando el Consejo de Seguridad de este organismo internacional cumplía este jueves una visita al país en respaldo al proceso de paz con esa guerrilla.

Una delegación gubernamental viajó al sitio en el sureste del país donde "ha sido retenido un miembro de Naciones Unidas por parte de la disidencia de las FARC", durante una gira para promover la sustitución de cultivos ilícitos, informó el presidente Juan Manuel Santos , que implementa con apoyo de la ONU un acuerdo para superar medio siglo de conflicto interno.

"Espero que esté con nosotros en muy poco tiempo", afirmó el mandatario en una alocución televisada desde la presidencial Casa de Nariño, tras una reunión con el Consejo de Seguridad en la que analizó la implementación del pacto sellado en noviembre.

El Sistema de las Naciones Unidas en Colombia rechazó el secuestro del funcionario de la oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDC), cuya identidad no reveló, cometido la víspera en el departamento del Guaviare.

"Estamos trabajando con las autoridades competentes para su liberación inmediata y segura", indicó en el comunicado al exigir su entrega.

El director del grupo antisecuestros de la Policía, el general Fernando Murillo, dijo que se encuentra "atendiendo la situación" en el municipio de Miraflores, próximo a la zona del secuestro.

La portavoz de la ONU, Helene Papper, dijo más tarde que "una comisión de líderes comunitarios se ha desplazado hacia Barranquillita, Miraflores, Guaviare, a fin de recibir al funcionario de Naciones Unidas".

Colombia, principal cultivador mundial de coca, con 96.000 hectáreas de sembradíos, y mayor productor de cocaína, con 646 toneladas en 2015, según la ONU, apuesta a implementar el acuerdo de paz para combatir el narcotráfico y generar desarrollo en zonas cocaleras.

Se evalúa segunda misión

Rafael Pardo, alto consejero para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad de Colombia, consideró "absolutamente inaceptable" lo sucedido con este miembro de la ONU, quien dijo "es colombiano", y afirmó que su liberación se espera para las próximas horas.

"Este funcionario estaba ayer en una sesión de la socialización del programa nacional de sustitución de cultivos (...) con unas 400 personas en Barranquillita, Guaviare. Y fue secuestrado después de esa reunión", explicó a periodistas.

El secuestro fue perpetrado horas antes de que los miembros del Consejo de Seguridad llegaran a Colombia para apoyar la paz con las FARC, que la ONU considera "irreversible".

"Hay una intención detrás de ese cobarde hecho y simplemente no se va a modificar la actitud y el interés del Consejo de Seguridad y de las Naciones Unidas para contribuir en un proceso que los colombianos han dado inicio", dijo a Blu Radio, Elbio Rosselli, embajador de Uruguay en la ONU, cuyo país -que preside este mes el Consejo de Seguridad- encabeza la visita junto a Reino Unido.

El diplomático dijo más tarde a periodistas que se evalúa extender la misión en Colombia cuando finalice el actual mandato, con vigencia hasta septiembre y que incluye 450 observadores internacionales para supervisar el desarme de los rebeldes y participar en la verificación del cese del fuego.

"La segunda misión depende de la voluntad de los colombianos, ustedes son los dueños de este proceso", afirmó. Santos había dicho que esta prórroga "está por establecerse".

Las marxistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) firmaron en noviembre un pacto con Santos, Nobel de Paz por sus esfuerzos de pacificación. En cumplimiento del acuerdo, los rebeldes preparan el tránsito a la legalidad de unos 7000 combatientes.

En el pacto de paz, la guerrilla aceptó desvincularse del negocio de la droga, combustible de la conflagración interna desde los años 1980.

Sin embargo, disidentes de la guerrilla actúan como un grupo armado organizado que rechaza el acuerdo de paz y sigue en el narcotráfico.

Las autoridades han dicho que estas fuerzas serán combatidas como delincuentes comunes y no podrán acceder a los beneficios del acuerdo, mientras que las FARC los separaron de sus filas.

Agencia AP

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas