Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Caso Erica Soriano: rechazan el pedido de prisión domiciliaria de Lagostena

La Cámara de Apelación y Garantías de Lomas de Zamora confirmó la resolución del juez Gabriel Vitale donde procesó con prisión preventiva a la pareja de la joven desaparecida en 2010

Viernes 05 de mayo de 2017 • 13:02
SEGUIR
LA NACION
0
Caso Erica Soriano: rechazan el pedido de prisión domiciliaria de Lagostena
Caso Erica Soriano: rechazan el pedido de prisión domiciliaria de Lagostena. Foto: Archivo

La familia de Erica Soriano, la joven embarazada que está desaparecida desde agosto de 2010, recibió una buena noticia desde los tribunales de Lomas de Zamora: la Cámara de Apelación y Garantías rechazó el pedido de prisión domiciliaria y confirmó la prisión preventiva de Daniel Lagostena, la pareja de la chica.

Así lo resolvió la Sala III de la Cámara de Apelación y Garantías de Lomas de Zamora, integrada por los jueces Tomas Bravo, Jorge Rodríguez y Martín García Díaz, según informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales.

De esta manera, los camaristas confirmaron la resolución del juez de Garantías de Lomas de Zamora Gabriel Vitale, a cargo de la investigación.

Lagostena está preso desde el 1 de mayo del año pasado por decisión del juez Vitale, después de un pedido del fiscal Gerardo Loureyro. Ambos funcionarios judiciales profundizaron la investigación, que en ese momento, parecía estancada.

El año pasado, las nuevas pruebas recadas por Vitale y Loureyro determinaron que el 20 de agosto de 2010 -el último día que se supo algo del paradero de Soriano, que al momento estaba embarazada de dos meses y medio- la mujer, de 30 años, y Lagostena regresaban juntos al domicilio donde residían, en Lanús, luego de una visita al ginecólogo.

Según consta en el registro telefónico al que accedieron los investigadores, a las 22.13 la mujer recibió la llamada de una amiga, a la cual le transmitió los resultados de la consulta con el médico y el hartazgo al que, aparentemente, había llegado en la relación con su novio. A esa hora la pareja todavía no había llegado a la vivienda que compartían.

Pero el fiscal y el juez advirtieron ahora que hubo un hecho previo a esa comunicación que aportó un dato novedoso: "En el domicilio al que se dirigía la pareja [Coronel Santiago 1433] ya se encontraba una persona no identificada hasta el día de la fecha que utilizó el teléfono de línea y realizó una llamada en el horario de las 22.01". Ese dato incorporó, según fuentes judiciales, "un elemento valioso en el análisis integral de la prueba: otra persona en la escena de la desaparición".

Cerca de la medianoche de ese 20 de agosto, Lagostena comenzó a intercambiar mensajes de texto con su sobrino Brian Poublán, hijo de su hermana, con quien hasta entonces no tenía un trato cotidiano ni habitual. Alrededor de las 5 del día siguiente, "ambos abonados telefónicos se comunicaron en seis oportunidades [...] alterando de esta manera su patrón de comunicación y huso horario" previos, agregaron las fuentes.

Ahora, Lagostena recibió un nuevo revés judicial.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas