Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El mini torneo que comienza esta noche en la vida de Boca: tres partidos cruciales y un déjà vu

El equipo de los Barros Schelotto afronta una etapa decisiva ante rivales que aspiran a quitarle el liderazgo del campeonato; hoy desde las 20.15, visita de riesgo ante Estudiantes

Sábado 06 de mayo de 2017 • 10:42
-
-. Foto: FotoBAIRES
0

Llegó la hora de la verdad. El campeonato, más allá de que transita su jornada número 23, para Boca comienza a estas instancias. Paradójicamente, en lo que es el tramo final. El correr de las fechas fue aclarando el panorama de los equipos que estarían en la disputa del título. Por eso es que hace mucho tiempo los mellizos Barros Schelotto fijaron con una cruz una etapa clave que se pondrá en marcha en el estadio Único de La Plata, esta noche desde las 20.15, cuando sus hombres enfrenten a Estudiantes: se verá las caras consecutivamente con el Pincha, River y Newell's.

"Son tres partidos importantes que nos van a marcar. Pero no son decisivos", afirmó Guillermo en la última conferencia de prensa. Sin embargo, hay un mensaje oculto: el entrenador siempre aprovecha su contacto con los medios de prensa para darles ciertos mensajes públicos a sus jugadores, con el fin de quitarles presión. Estos tres compromisos en verdad sentenciarán las posibilidades del xeneize de levantar el trofeo. Por ende, el deseo es cosechar los nueve puntos que estarán en juego y, en su defecto, la búsqueda también pasará por quedar bien parado tras esos exigentes rounds. Porque hay una certeza clara: si al término de la fecha 25 no logran arrebatarle el primer puesto, o al menos alcanzarlo, posteriormente (cuando sólo resten cinco partidos) serán escasas las probabilidades de que aquello se haga efectivo.

"Son tres partidos muy importantes. Sin dudas que nos van a marcar, pero no serán decisivos en la lucha por el título. Eso no se definirá hasta la última fecha"
Guillermo Barros Schelotto

Compartilo

Lo que Boca afrontará tiene un contexto parecido a lo que ya le tocó atravesar el año pasado. Una especie de déjà vu. La frustración de haberse quedado afuera de la Copa Argentina ante Rosario Central, allá por noviembre, lo obligaron a pensar a fondo en el torneo, que le presentaba al final de la primera parte del certamen una seguidilla fundamental para prenderse en la pelea: San Lorenzo, Racing y River. Aunque resultaba desalentador, con las victorias en los tres clásicos se subió a la cima y nunca más se bajó.

En consecuencia, no lo tomará de sorpresa. Llega con experiencia encima y sabe lo que es estar a la altura de las circunstancias más complicadas que puedan presentárseles. Serán esenciales la producción exitosa de la idea futbolística de los Mellizos y la firmeza mental, dos aspectos a los que Guillermo les otorgó un gran peso de cara a las últimas fechas. Para lograr eso es fundamental contar con sus dos jugadores imprescindibles: Fernando Gago y Ricardo Centurión, que milagrosamente logró recuperarse de un esguince de rodilla grado 2 en sólo 21 días y estará retornando al equipo como titular.

El objetivo parcial está cumplido: el equipo de los Mellizos llegó al momento crucial como único puntero y con una pequeña ventaja con respecto a su escolta (tres puntos lo separan de la Lepra). Lo evidencian las palabras del entrenador boquense: "Si anteriormente me preguntaban en dónde quería estar a esta altura, mi respuesta hubiese coincidido con el lugar en donde estamos ahora". Sin embargo, aún conviven en la Ribera con el lamento de las unidades que quedaron en el camino ante equipos de nivel inferior como Patronato (1-1) y Atlético Rafaela (0-0). Esas igualdades, muy alejadas de los pronósticos, impidieron que el contexto actual sea mucho más relajante.

Hay varios aspectos que, aunque queden pequeños ante la magnitud e importancia de cada uno de los tres compromisos, son una esperanza para Boca. Una de ellas está directamente relacionada con la presión que ostentarán los hombres de los Barros Schelotto. Lo que se sitúa por delante no es un escenario accesible para el líder. Sin embargo, durante el último tiempo se acostumbró a resolver fácil lo difícil. A funcionar a la perfección las veces que los perseguidores le respiraron en la nuca. La otra tiene que ver con la importancia de que los encuentros frente a River y Newell's sean en la Bombonera: en este torneo disputó 11 partidos en condición de local, de los cuales sólo en uno salió derrotado (1-2 ante Talleres).

Además, los equipos que están detrás tampoco están exentos de la etapa complicada: también deberán atravesar los clásicos en la fecha 24, algo que le puede dar algo de respiro a la entidad de la Ribera en caso de sufrir algún tropiezo. En Boca, de todas formas, confían plenamente en hacer un buen papel y ratificar su candidatura.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas