Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Kim denuncia un complot de la CIA en su contra

Acusó a la inteligencia de EE.UU y de Corea del Sur de intentar matarlo con un cóctel de sustancias tóxicas

Sábado 06 de mayo de 2017
0

SEÚL.- ¿La CIA quiso matar a Kim Jong-un? Así lo afirmó ayer Corea del Norte, que enhebró un relato de película donde los servicios de inteligencia norteamericanos, con sus aliados de Corea el Sur, habrían conspirado contra el joven dictador de Pyongyang para eliminarlo con un cóctel de sustancias letales.

Según la denuncia del Ministerio de Seguridad de Corea del Norte, un grupo terrorista apoyado por los dos gobiernos enemigos se infiltró en el país con el objetivo de matar a Kim con "sustancias bioquímicas, entre ellas una sustancia radiactiva y nanosustancias venenosas", pero fue detectado y neutralizado a tiempo de evitar el magnicidio.

El comando terrorista fue identificado y "todos los delincuentes involucrados en el abominable terrorismo apoyado estatalmente" fueron eliminados, afirmó el ministerio.

El complot habría tomado impulso cuando los servicios secretos de Corea del Sur sobornaron a un sujeto norcoreano de apellido Kim durante un viaje de trabajo a Rusia para que concluya el operativo, según la denuncia. El comunicado del ministerio agregó que el año pasado, Corea del Sur tuvo un "contacto por satélite" con el hombre a su servicio residente en Pyongyang, el primer paso al futuro magnicidio.

El ataque se debía producir durante un desfile militar en el mausoleo que alberga los restos del padre del actual hombre fuerte del país, Kim Jong-il -al quien sucedió en el poder en 2011-, y de su abuelo, Kim Il-sung, fundador de la nación y patriarca de una familia de dictadores.

Sin embargo, semejante operación parece difícil de organizar y de ejecutar, ya que el dirigente norcoreano está siempre rodeado de extremas medidas de seguridad.

"Encontraremos hasta el último terrorista de la CIA y de las marionetas del servicio de inteligencia en Corea del Sur, y acabaremos con ellos sin piedad", advirtió Pyongyang. Para el gobierno norcoreano, el complot para acabar con el líder equivale a una declaración de guerra.

"El odioso crimen que ha sido recientemente descubierto y desbaratado en Corea del Norte es terrorismo, y no solamente contra Corea del Norte, sino también contra la justicia y la conciencia de la humanidad, y un acto de mutilación contra el porvenir de la humanidad", agregó el comunicado del ministerio, con creciente grandilocuencia.

La denuncia de Pyongyang es la contracara de las sospechas sobre la muerte del hermanastro de Kim, Kim Jong-nam, caído en desgracia y asesinado en febrero pasado en un aeropuerto de Malasia. Dos mujeres a sueldo de la inteligencia norcoreana le habrían rociado la cara con un aerosol. Según otras versiones, lo habrían sorprendido por la espalda tapándole la nariz y la boca con un pañuelo envenenado.

La acusación tiene lugar en el marco de una guerra dialéctica entre Corea del Norte y Estados Unidos. Pyongyang, que intenta dotarse de misiles capaces de hacer volar ojivas nucleares hasta el continente americano, llevó a cabo cinco pruebas atómicas, dos de ellas en 2016. Muchos observadores están convencidos de que un sexto ensayo es inminente.

Según los analistas, estas acusaciones podrían ser un intento preventivo de disuadir a Washington de llevar a cabo un ataque quirúrgico contra la dirigencia norcoreana.

Días atrás, el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, dijo en la ONU que "todas las opciones están sobre la mesa" en relación a Corea del Norte y su programa nuclear. El mismo presidente Donald Trump se declaró dispuesto a resolver "el problema" norcoreano, si es necesario con el uso de la fuerza.

Kim jong-un

Presidente de Corea del Norte

Conocido por purgar violentamente a sus rivales y sospechado de ordenar la muerte de su hermanastro, habría estado cerca de probar su propia medicina, según el gobierno.

Agencias ANSA, DPA y AFP

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas