Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

No elijas snooze, es una trampa

Martina Rua

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 07 de mayo de 2017
0
Foto: Alma Larroca

Justo ahí, cuando estamos acurrucados en la cama, listos para girar, abrazar la almohada y dormir hasta el fin de los tiempos, suena el despertador. Entonces llega la tentación: ¿hacerle caso a la inevitable melodía y ponernos en movimiento o elegir la seductora dilatación de las obligaciones que propone el snooze?

cerrar

Mis rutinas de este año me exigen que el despertador suene al menos tres veces por semana a las 5.50. Para los remolones como yo, un verdadero crimen. Todos los días elijo la opción de snooze en el teléfono -el sistema programado para que la alarma vuelva a sonar-, o pongo dos o tres alarmas con diferencia de cinco minutos entre ellas, que es lo mismo. Todo para tener la (falsa) sensación de estar descansando un ratito más.

Sé que no estoy sola en este placer culposo, pero vengo a romper con la ilusión. Más allá de darnos un gusto en ese instante, lo cierto es que le estamos jugando una mala pasada a nuestro cuerpo. El snooze no sólo no aumenta el tiempo de descanso, sino que confunde a nuestro cerebro y nos hace levantarnos más cansados que si hubiéramos puesto los pies en el piso con la primera alarma.

Es que este falso amigo reactiva una secuencia en los ciclos del sueño. Los biólogos Mitchell Moffit y Gregory Brown estudiaron su funcionamiento y explican que el ser humano cuenta ya con un reloj biológico que prepara al cuerpo para salir de las fases del sueño e ir entrando en la actividad con toda una serie de elementos químicos en juego. Y el despertador juega un perverso efecto en este ciclo: en muchas ocasiones, interrumpe esa secuencia de calentamiento de motores, con la que el cuerpo entra en lo que se conoce como inercia del sueño. Un estado en el que no se han completado las fases del sueño y que afectan el despertar.

Y aquí entra el encantador snooze: esta función empeora las cosas al inducir al cuerpo a un nuevo ciclo de sueño, con lo que la sensación de cansancio es aún mayor. ¿Su consejo? Despertarse todos los días a la misma hora, incluyendo fines de semana, y evitar pulsar el snooze por muy cansado que se esté y saltar de la cama al primer aviso.

Según el economista Dan Ariely, que estudia el comportamiento humano, la alarma del reloj debería funcionar como una especie de condicionante que nos entrene para reaccionar a una señal. Según Ariely, nuestros cuerpos funcionan mejor cuando se acostumbran a recibir una única y clara señal: dejá la cama en el momento que tu teléfono o despertador comience con su inconfundible melodía.

Si regularmente nos levantamos cuando ésta suena, aprendemos a asociar el sonido con el momento de levantarnos y el proceso paulatinamente se vuelve menos difícil, porque se va incorporando como un hábito.

Pero al usar el snooze nuestros cuerpos reciben un mensaje confuso: a veces escuchamos el beeep y nos levantamos, otras nos quedamos en la cama otros 10 minutos, otros por 20. Elegir el snooze rompe el link mental entre la alarma y la necesidad de levantarnos, provocando que sea más difícil para nuestro cuerpo aprender cuando necesitamos dejar nuestro lugar de descanso.

Por otra parte, tampoco ofrece beneficios a corto plazo. Tener cinco minutos más se siente bien en el momento, pero ese tiempo no permite entrar en un ciclo de sueño profundo y reparador como para levantarse más fresco que cinco o diez minutos atrás. Mejor entonces poner la alarma a la hora que tenemos que levantarnos y saber que ese sonido reclama ponernos en movimiento. Como todo hábito, llevará unos meses adquirirlo, y una vez incorporado la promesa es que será más fácil de cumplir.

Recién tomé coraje para reprogramar mi despertador y que la alarma suene una única vez. Ya saben qué habrá sucedido si mañana llego tarde al trabajo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas