Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La carta de San Antonio ante la lesión de Tony Parker: recuperó a LaMarcus Aldridge cuando más lo necesitaba

Con 26 puntos en el tercer partido ante Houston, el ala cubrió la baja de Tony Parker

Domingo 07 de mayo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Aldridge apareció en el momento justo
Aldridge apareció en el momento justo.

La lesión de Tony Parker, quien fue operado el viernes y tendrá una recuperación aproximada de ocho meses, incrementó las obligaciones de varios jugadores de San Antonio Spurs de cara al tercer partido de la serie frente a Houston Rockets. Sin el base francés, el segundo máximo anotador del equipo de Gregg Popovich en estos playoffs, todas las miradas apuntaban a un LaMarcus Aldridge que estaba en deuda: el jugador mejor pago del plantel apenas había sumado 19 puntos en los dos primeros encuentros de semifinales. Su rendimiento había sido decepcionante. Incluso los comentaristas de TNT, el canal que transmitió el segundo partido en Estados Unidos, especularon con una lesión del ala pivot.

"LaMarcus no tiene una lesión en la rodilla pero está trabajando en algunas cosas", había confesado Gregg Popovich tras el primer triunfo en la serie. Los problemas de Aldridge, que fue fotografiado mientras charlaba con Tim Duncan en una práctica, parecían ser más anímicos que físicos.

Aldridge fue durante nueve años la máxima estrella de Portland Trail Blazers, franquicia que abandonó de cara a la temporada 2015-2016, cuando los Spurs lo convencieron para que firmara un contrato por cuatro años y 84 millones de dólares. El agente libre más codiciado de aquel mercado de pases era el primer eslabón para la renovación de San Antonio, un buen complemento ofensivo para el líder Kawhi Leonard.

Tras una primera temporada de adaptación en la que compartió vestuario con Tim Duncan, San Antonio esperaba que Aldridge impactara definitivamente sobre el juego en estos playoffs pero su nivel defraudó: quedó deslucido en el emparejamiento frente a los internos de Memphis Grizzlies y en los dos primeros partidos frente a Houston Rockets expuso todas sus falencias defensivas. La falta de confianza también le pasó factura en el ataque, donde un Parker revitalizado respondió como segunda variante ofensiva. Con el base francés lesionado y bajo un aluvión de críticas, Aldridge respondió en el tercer juego ante los Rockets: con 26 puntos fue el máximo goleador de los Spurs junto a Leonard, capturó siete rebotes, repartió dos asistencias y realizó cuatro tapones en 38 minutos.

"Fue agresivo, convirtió algunos tiros rápidamente. Estábamos buscándolo esta noche. Fue la clave del triunfo", analizó Leonard en el vestuario. "Fue su mejor partido, obviamente. Se sentía bien esta noche. Estaba suelto, no estaba tieso", agregó Popovich.

Además de su aporte ofensivo, Aldridge fue fundamental con su esfuerzo defensivo para contener a un rival sometido que apenas por séptima vez en la temporada no pudo marcar más de 100 puntos. Con un plantel que no está diseñado para jugar con un solo interno y cuatro perimetrales, la eficacia en ataque y el sacrificio en defensa de Aldridge es fundamental.

San Antonio, que tras su victoria del viernes recuperó la ventaja de la localía, tendrá la oportunidad esta noche de ganar su tercer partido y quedar match point para definir la serie en el AT&T Center. Para lograrlo, San Antonio necesitará que Aldridge siga brillando.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas