Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se mantiene alta la cantidad de asesinatos cometidos en asaltos

En las últimas 72 horas se registraron tres crímenes en ocasión de robo en el conurbano, con los que se contabilizan este año 44 muertes a manos de delincuentes en la región metropolitana

SEGUIR
LA NACION
Domingo 07 de mayo de 2017

Hernán Carlos Fontana, un visitador médico, de 45 años, fue asesinado anteanoche por un grupo de delincuentes que intentaron robarle el auto, en Lomas de Zamora. Fue el tercer homicidio en ocasión de robo ocurrido en 72 horas en el conurbano. El martes pasado, en Laferrère, el profesor de Historia Maximiliano Gabriel Taranto, murió cuando un grupo de ladrones le quiso robar la moto cuando llegaba a su casa. Mientras que Orlando Musso, de 94 años, falleció de un infarto durante un asalto, en Merlo.

Con estos tres homicidios, sumaron 44 los vecinos del área metropolitana asesinados durante robos, en lo que va del año, según el relevamiento realizado por LA NACION a partir de los casos que fueron publicados en distintos medios de comunicación y en los que, desde un principio, quedó claramente establecido el robo como motivo del crimen.

Comparado con el mismo período del año pasado, a partir de un sondeo con similares características, este año hubo dos asesinatos más. Además, se mantuvo en un nivel crítico la frecuencia los asesinatos durante robos: cada tres días un asalto terminó con la víctima de ese hecho asesinada. Sólo dos de los 44 homicidios tuvieron como escenario la ciudad de Buenos Aires. Los otros 42 vecinos muertos vivían en el conurbano.

Los asesinatos de Fontana y Taranto pusieron al descubierto que los robos de automóviles y motos fueron las mayores causas de esos homicidios.

El sargento de la Policía Federal Juan Carlos Laila, el estudiante de Arquitectura, Nahuel Bellocq, el comerciante Oscar Fleytas, la docente Sandra Judith Viviano, el operario Cristian Eduardo Cabral, el sargento de la policía bonaerense José Ramón Cabral, el estudiante Juan Manuel Macedo y el estudiante Matías Juárez fueron asesinados para robarles los autos en los que circulaban.

Foto: LA NACION

En el caso de Fontana, el último de los nueve hechos, ocurrió anteanoche, en el cruce de Molina Arrotea y Nervo, cerca del Camino Negro, en Lomas de Zamora. Según informaron fuentes policiales, circulaba en su Peugeot 207 gris cuando fue interceptado por cuatro delincuentes que se desplazaban en dos motos.

A partir de la reconstrucción del trágico episodio realizada por los policías que interrogaron a los testigos, se estableció que el conductor no detuvo la marcha de su auto, por lo que uno de los asaltantes le disparó directamente al pecho. A raíz del balazo, el visitador médico se desvaneció y continuó con la marcha del vehículo hasta chocar contra los pilotes de contención de una plaza.

Luego de asesinar a Fontana, los delincuentes asaltaron a una familia y le robaron el Volkswagen Gol. A diez cuadras del lugar en el que mataron a Fontana, un grupo de policías interceptó a dos sospechosos que viajaban en una moto, similar a la que vieron en la escena del homicidio del visitador médico y detuvieron a un adolescente de 16 años y a su acompañante, de 22.

Los mataron por una moto

En al menos cinco casos el móvil del asalto y homicidio fue la intención de los asaltantes de robar una moto. Así fueron asesinados el profesor de Historia Maximiliano Taranto, el empleado Nicolás Godoy, el albañil Emigdio Arce; el policía local de San Martín, Rodrigo Ignacio Escobar y el estudiante de Arquitectura Alexander Flores.

Con respecto a la distribución geográfica de los homicidios, la mayor cantidad de asesinatos cometidos durante robos, se concentró en el partido de La Matanza, donde fueron asesinados seis vecinos. Aunque el Departamento Judicial de Lomas de Zamora, integrado por los partidos de Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, Almirante Brown, Esteban Echeverría y Ezeiza, tuvo la mayor cantidad de investigaciones penales por de homicidios en ocasión de robo: diez. En el Departamento Judicial Quilmes, formado por Berazategui, Quilmes y Florencio Varela, hubo cinco homicidios durante robos; en Pilar, tres asaltos terminaron en homicidios y en La Plata, se registraron cuatro asesinatos.

"A pesar de la buena voluntad de los policías que recorren la calle, en Lomas de Zamora, todavía no se logró la coordinación suficiente ni el trabajo en conjunto para evitar o prevenir los delitos. La situación es muy crítica. Cada vez hay más robos", expresó María Carla Policicchio, de la ONG Provincia Insegura-Lomas Alerta, que vive cerca de la esquina donde fue asesinado el visitador médico y elaboró un mapa del delito en la zona.

La mayoría de los homicidios en ocasión de robo fueron cometidos por delincuentes que eligieron a las víctimas de manera espontánea. Pero hubo un caso en el que los asaltantes hicieron un trabajo de inteligencia y sabían a quién iban a robar. Fue el caso del empresario Aldo Oscar Venturini, asesinado en enero pasado, en Florencio Varela, por la denominada "Banda del FAL", que supuestamente comandaba Maximiliano "Pachu" Peñaflor.

Durante el asalto contra Venturini, según fuentes policiales, Peñaflor y sus cómplices dispararon al menos 120 balazos de FAL contra el vehículo en el que viajaban el comerciante y dos policías bonaerenses que lo custodiaban, para apoderarse de $ 6.000.000 que la víctima llevaba para depositar en el banco.

Te puede interesar