Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Historias de barrios en una botica angelical

Martes 09 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Cuatro Barrios / Texto y dirección: Norberto Vázquez Freijo / Actúan: Miriam Bigliano, Geraldine Farhat, Itatí Figueroa y Julián Pucheta / Coreografía: Marina Svartzman / Vestuario: Sabrina Herbás / Producción: Volver A Ser Pibes / Director musical: Nahuel Larisgoitia / En: La Botica del Ángel (Luis Sáenz Peña 543) / Funciones: martes, a las 20 / Nuestra opinión: muy bueno

Aunque la nostalgia, ya desde su definición, guarde una relación intrínseca con sentimientos de pena o tristeza, atraviesa nuestras vidas cumpliendo una función. O varias. Añorar tiempos pasados obliga a reflexionar sobre el presente. No habría conflicto sin crisis ni cambio sin conflicto. Suena contradictorio, pero la nostalgia motiva progresiones. Y hay quienes dicen que es un dulce suero contra la soledad.

Dulce también es la propuesta de Cuatro barrios, la obra de Norberto Vázquez Freijo que llevó al público de los musicales a reencontrarse con un espacio tan cargado de historias como lo es La Botica del Ángel. Cuatro actores recorren cuatro barrios bien porteños en plena ebullición del siglo XX: Monserrat, Flores, Barracas y Belgrano. Cada barrio tiene su cuento, sus canciones, sus tangos, sus amores. Todos hablan de Buenos Aires y de un ser argentino que a veces se nos olvida, lleno de tradiciones, palabras, aromas y colores tan propios que en los tiempos de la globalización total resulta casi transgresor mostrarlos con tanta nitidez. Un golpe directo al corazón. Todo porteño de pura cepa tendrá una anécdota (propia o ajena) rebotando en la memoria para sumar a la de los textos -preciosos, sencillos, sensibles-, y todo argentino podrá sentirse parte de esa esencia de origen múltiple que nos caracteriza. Hay historia en Cuatro barrios.

Julián Pucheta tiene la oportunidad perfecta para desplegar todos sus matices actorales y se ocupa con pericia de darles vida a los personajes que encarna en cada uno de los cuadros que forman este mosaico musical. Lo acompañan Miriam Bigliano, Itatí Figueroa y Geraldine Farhat.

Cuatro barrios es un espectáculo chiquito, que sucede en un edificio cargado con la energía de grandes artistas, escoltado por un vestido de Marikena Monti y un centenar de placas de homenajes a todos los que hicieron vibrar un escenario argentino. Y aunque La Botica del Ángel le dé una mística especial a esta obra, la poesía contenida en este texto tiene elementos para trascender el espacio y animarse quizás a una propuesta más ambiciosa.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas