Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Wally Diamante, el equilibrado

Al trabajar rodeado de gente, disfruta de la soledad cuando le toca; amante del arte, amiguero, viajero y también familiero

Lunes 08 de mayo de 2017 • 19:37
0
Wally Diamante, el ociólogo experto de la semana
Wally Diamante, el ociólogo experto de la semana.

"Con la edad que tengo, sé perfectamente qué quiero hacer en mi tiempo libre y qué no", declara un Wally sonriente. Y si bien los días del RR. PP. número uno del país se suceden entre cantidades de gente y eventos, las mañanas son inexcusablemente suyas. Hace gimnasia tres veces por semana, practica yoga otras dos y dedica una mañana a una doble sesión de psicólogo. "A medida que va pasando mi día, siento que les pertenece más a los demás que a mí mismo, por eso me ocupo de mí a la mañana, con estas actividades que creo que son recreativas, porque me hacen bien al alma", explica sobre lo que para él son oportunidades de descargar tensiones físicas y mentales. Sus horas después de la oficina raramente le pertenecen, con hasta cuatro eventos semanales en temporada alta. Quizá sea por esta razón que su lugar de trabajo es tan placentero. "Paso tantas horas acá que busco que sea un lugar amable", nos cuenta sentado en un cómodo sillón, rodeado de obras de arte (entre ellas, un cuadro inmenso de Cynthia Cohen de un diamante, que reina sobre el ambiente) y enmarcado por una biblioteca tan agradable a la vista como armoniosamente ordenada.

Será por trabajar con un ritmo tan intenso que Wally disfruta por igual cuando le toca estar solo. "Me hago amigo de la situación que me toque", resume. Cuando se trata de pasar tiempo con sus amigos, le gusta recibir en su casa o salir a comer afuera. "Comer es el punto de encuentro y la excusa para charlar un poco entre amigos", dice. Trabaja con su marido, Facundo, en Grupo Mass, sin que esto invada su vida personal. "En la oficina hablamos de trabajo y en casa hablamos de otras cosas", explica, orgulloso del equilibrio que logra mantener. "Trabajamos juntos, nos divertimos juntos y descansamos juntos".

Los viajes son para Wally tanto un momento de distensión como una fuente de ideas. "La inspiración es uno de mis motores y es muy importante para mí", explica. "Soy ambicioso con el pensamiento, busco permanentemente absorber experiencias", dice este habitué de Punta del Este, Santiago de Chile y Miami, que siempre logra mechar el trabajo con momentos de placer, encuentros con amigos y vivencias en familia.

Ping Pong

¿App que más usás? Ahora estoy usando mucho Cabify.

¿Qué harías si tuvieras un año sabático? Me dedicaría a estar desorganizado y hacer lo que tuviera ganas en el momento en que tuviera ganas. Porque cuando uno no hace nada, aparecen muchas cosas para hacer.

¿Un don inútil? Estoy todo el tiempo haciendo orden, no lo puedo evitar. Y no sé de qué sirve ser tan ordenado.

¿Algo que coleccionás? Obra. Me gustan las fotos, la pintura, los dibujos, me gusta el arte en sí mismo. Cada rincón que lleno con una obrita me transmite algo lindo.

¿Lo último que hacés antes de irte a dormir? Miro la agenda del día siguiente. ¿Ves que soy demasiado ordenado y organizado? (Ríe). Es una obsesión.

¿Algo que te pone de buen humor? Ir a trabajar. Hay tanta gente con talento que no puede mostrarse porque el mercado no se lo permite...

¿Tu posesión más preciada? Voy a decir una ridiculez, pero ¡el celular! Siento que es el punto de contacto con mucha gente. También guardo ahí los contactos y las fotos más importantes de mi vida.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas