Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nueva estrategia de Maduro: ordena juzgar a los civiles en los tribunales militares

Casi 300 detenidos están en manos de jueces y fiscales de la corte marcial, acusados de instigación a la rebelión

Nicolás Maduro continuó ayer su proceso constituyente casi en soledad, sin el apoyo del chavismo crítico, con el rechazo internacional y amparado en un nuevo capítulo violento contra miles de opositores, que fueron hostigados y perseguidos con rabia en las calles de Venezuela. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Casi 300 detenidos están en manos de jueces y fiscales de la corte marcial, acusados de instigación a la rebelión. Foto: AP / Fernando LLanos
 Al menos 40 ya fueron juzgados en un destacamento militar, acusados de instigación a la rebelión y delitos de ataque al centinela. Foto: AP / Ariana Cubillos
Este estado sufrió la semana pasada la represión de las fuerzas de seguridad y la consiguiente violencia. Foto: Reuters / Marco Bello
Una ola de saqueos sacudió hasta seis municipios, con un resultado final de cinco muertos, un centenar de comercios desvalijados y una docena de camiones asaltados. Foto: Reuters / Marco Bello
Varios de los detenidos en Villa del Rosario, donde fue derribada y destruida una estatua de Hugo Chávez. Foto: Reuters / Marco Bello
Camiones hidrantes lanzan agua sobre los manifestantes opositores. Foto: Reuters / Marco Bello
La policía dispara gases contra los manifestantes opositores. Foto: Reuters / Marco Bello
Nicolás Maduro continuó ayer su proceso constituyente casi en soledad, sin el apoyo del chavismo crítico, con el rechazo internacional y amparado en un nuevo capítulo violento contra miles de opositores, que fueron hostigados y perseguidos con rabia en las calles de Venezuela. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Los manifestantes opositores lanzan piedras a la policía. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Los enfrentamientos duraron varias horas. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Hay miles de detenidos. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Los manifestantes incendian vehículos de la policía. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Miles de manifestantes opositores marcharon por las calles de Venezuela. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Los enfrentamientos ya llevan varias semanas. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Son alrededor de 40 los muertos por los enfrentamientos. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Los manifestantes se cubren con escudos para enfrentar a la milicia venezolana. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
La oposición corta las calles. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Un jóven es detenido por las milicias venezolanas. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
La policia reprime duramente a un joven que permanece tirado en el suelo. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Miles de jóvenes marcharon por las calles de Venezuela. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Los jóves huyen de los gases que arroja la policía. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Las calles de Caracas se convirtieron en río de gente manifestando contra el gobierno de Maduro. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Un cartel en medio de la calle reclama Libertad. Foto: Reuters / Christian Veron
Un hombre fue golpeado por los opositores acusado de robar durante las manifestaciones. Foto: Reuters / Christian Veron
Los manifestantes se cubren de los gases arrojados por la policía. Foto: Reuters / Christian Veron
Martes 09 de mayo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

CARACAS.- Nicolás Maduro continuó ayer su proceso constituyente casi en soledad, sin el apoyo del chavismo crítico, con el rechazo internacional y amparado en un nuevo capítulo violento contra miles de opositores, que fueron hostigados y perseguidos con rabia en las calles de Venezuela. Represión que se profundizó con la puesta en marcha de una nueva estrategia para amedrentar a la Venezuela que protesta: juzgar a civiles en tribunales militares.

Casi 300 detenidos están en manos de jueces y fiscales militares, según la denuncia realizada por la Mesa de la Unidad Democrática y por ONG de derechos humanos. De los 251 apresados en el Comando Regional N° 2 de Carabobo (en el centro del país, a dos horas de Caracas), al menos 40 ya fueron juzgados en un destacamento militar, acusados de instigación a la rebelión y delitos de ataque al centinela. Este estado sufrió la semana pasada la represión de las fuerzas de seguridad y la consiguiente violencia: un ola de saqueos sacudió hasta seis municipios, con un resultado final de cinco muertos, un centenar de comercios desvalijados y una docena de camiones asaltados.

En uno de los juicios, la prueba presentada contra los detenidos por instigación a la rebelión fueron cuatro piernas de jamón. Los condenados ingresan de forma automática en el penal de San Juan de los Morros.

En otros estados, como Falcón, Lara y Zulia, se aplica una receta parecida: 17 estudiantes de Coro fueron trasladados hasta Punto Fijo para ser acusados por una capitán de navío, según la denuncia del partido marxista Bandera Roja. Entre ellos está otro músico, Jesús David Noguera, director de la Orquesta Infantil y Juvenil de San Luis.

Varios de los detenidos en Villa del Rosario, donde fue derribada y destruida una estatua de Hugo Chávez, también fueron desviados a la jurisdicción militar. Una estrategia de hostigamiento y amedrentamiento que según los defensores de los derechos humanos, como Provea, también mezcla las redadas masivas ilegales, los allanamientos sin orden judicial y las detenciones arbitrarias.

"El uso de tribunales militares contra civiles busca construir una narrativa falsa según la cual en Venezuela existe una rebelión armada", aseguró Gonzalo Himiob, director de Foro Penal. El gobierno también intenta eludir la rebelión de la Fiscalía, encargada de realizar la acusación en el sistema judicial venezolano. Luisa Ortega, principal responsable del Ministerio Público y uno de los poderes del chavismo, aseguró la semana pasada: "No podemos exigir un comportamiento pacífico y legal de los ciudadanos si el Estado toma decisiones que no están de acuerdo con la ley".

Al no poder controlar los tribunales civiles, "intentan llevar a los civiles a los tribunales militares. Eso lo hicieron las peores dictaduras", denunció el líder opositor y gobernador de Miranda, Henrique Capriles.

"La utilización masiva de la justicia militar contra civiles es terrorismo de Estado y significa el quiebre final del Estado de Derecho en Venezuela", denunció Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano.

Un grupo de exiliados en Miami hicieron públicos los nombres y los rostros de 25 jueces y fiscales militares que están participando en la represión judicial ordenada por el gobierno. La Constitución bolivariana, la misma que Maduro pretende cambiar para mantenerse en el poder, es muy clara: "La competencia de los tribunales militares se limita a delitos de naturaleza militar". O sea, exclusivamente para soldados y oficiales.

Diosdado Cabello, líder radical de la revolución, ayer quiso justificar la puesta en marcha del nuevo proceso constitucional añadiendo un nuevo argumento ("Esta Constituyente es para que no llegue un Macri al poder"), que se une a los que de forma insistente repite el "hijo de Chávez", como la búsqueda de la paz, la defensa de la soberanía nacional y la preservación de la vida en el planeta.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas