Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tras una protesta, prometen más obras en las rutas de General Villegas para que escurra el agua

Lo decidió Hidráulica provincial, luego de una movilización que contó con la participación de más de 3000 personas; temor por la inundación en partidos vecinos

Martes 09 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Fue masiva la movilización de ayer en el cruce de rutas, en General Villegas
Fue masiva la movilización de ayer en el cruce de rutas, en General Villegas. Foto: Santiago Rodriguez Ribas

En medio del drama por la inundación, que amenaza avanzar sobre las poblaciones urbanas y ya generó pérdidas irreversibles en el campo, más de 3000 personas se concentraron ayer en el cruce de las rutas nacionales 33 y 188, en General Villegas, para reclamar por obras que permitan el escurrimiento del agua en el lugar.

La movilización, que por la importante concurrencia derivó en un corte momentáneo de rutas, fue la reacción de la ciudadanía ante la crisis hídrica en la región. En esa zona bonaerense hay lugares en los que desde el 1° de enero de 2016 llevan caídos casi 2500 milímetros. En casi un año y medio se acumuló más del doble de lo normal para ese tiempo. Además, a la región está ingresando agua de Córdoba, lo que agrava la situación. Se estima que de 726.000 hectáreas del partido, más de la mitad está inundado. Por las dificultades para sacar la producción, entre otros lugares, en Bunge y Charlone en los últimos dos meses cerraron unos 30 tambos que producían unos 100.000 litros diarios.

La semana pasada, desde la Sociedad Rural de General Villegas habían convocado a otras entidades a trabajar en conjunto frente a esta problemática. La movida generó más adhesiones y desde diferentes sectores se impulsó la marcha de ayer, que hasta el intendente local, Eduardo Campana (Cambiemos), respaldó y fue uno de sus oradores. Planteó, en línea con el pedido de la ciudadanía, que General Villegas debe tener un escurrimiento mayor de las aguas del partido. Hay zonas donde el agua pasa por arriba de las rutas y se han formado diques que contienen su avance. Por eso se necesitan más alcantarillados.

Si bien la concentración fue luego del mediodía, mucha gente se quedó hasta última hora de la tarde a la espera del resultado de una reunión entre el intendente Campana y Rodrigo Silvosa, subsecretario de Infraestructura Hidráulica de la provincia de Buenos Aires, que fue hasta General Villegas e inclusive habló en la ruta, donde algunas personas lo silbaron. En el lugar había gente con palas que gritaban "corte ya", en alusión a las obras necesarias.

"Vamos a ampliar el escurrimiento. El consenso es ampliar los alcantarillados donde ya hay", dijo Silvosa en diálogo con LA NACION. "Se van a poner algunos tubos más", agregó. El funcionario remarcó que "el objetivo es sostener la ciudad", reconoció que "la situación es delicada" y, en este marco, señaló que "el margen de acción es muy fino", no sólo por la gran cantidad de lluvias [la situación se complicó más con los 300 milímetros caídos en un fin de semana hace menos de un mes], sino porque no están hechas las obras que deberían haberse realizado en gestiones anteriores para afrontar el problema.

Según afirmaron en el entorno del intendente Campana, se van a poner dos tubos en la ruta 188, otros dos en la 226 y un tubo más en la ruta 33. Las obras iban a comenzar anoche mismo. Además, expresaron que la situación se va a ir evaluando en las próximas horas.

"Hay mucha agua y los daños son irreversibles. El reclamo es que el agua que entra [al partido], salga. Queremos alcantarillas donde el agua pasa por arriba de la ruta y no que se frene", dijo Carlos González, productor de la zona. González cerró un tambo que producía 3900 litros diarios.

Según destacó Daniel Colombo, integrante de la Sociedad Rural de General Villegas, los cálculos realizados muestran que en la campaña 2016/2017 las pérdidas ascenderán, por pérdida de superficie y de producción, a más de $ 5000 millones. Ya preocupa también el futuro de la próxima campaña. "Si llegamos a la primavera y el agua no baja, vamos a perder otro año más", se lamentó. "Lo que está pasando es una muerte lenta", concluyó.

Preocupación

Vale recordar que recientemente los municipios de Carlos Tejedor, Rivadavia y Trenque Lauquen, gobernados también por Cambiemos, fueron a la Justicia contra la apertura de una ruta que había realizado Hidráulica, temerosos por las consecuencias de la llegada del agua a sus partidos.

Silvosa habló con los jefes comunales de esos lugares sobre "las intervenciones" que habría que llevar adelante en General Villegas. Ante una consulta, consideró la presentación que habían realizado los intendentes como "parte de una manifestación de una crisis tremenda [por la inundación] y del abandono de las administraciones anteriores en la región".

La situación genera controversias en otros partidos porque nadie quiere recibir más agua. "No creemos que sea la solución inundar para abajo. La postura es que no se pase el problema aguas abajo desordenadamente", opinó Matías Cardini, productor e integrante de la Sociedad Rural de Trenque Lauquen, uno de los partidos que podrían verse afectados al escurrir las aguas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas
3