Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las Fernández Araujo tienen un gran futuro, pero sólo es un hobby

Las hijas de Milo reconocen que hay cierta apertura y aceptación a las mujeres, pero ya decidieron que no jugarán profesionalmente

Martes 09 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Inciarte, Guerrero y Milagros y Candelaria Fernández Araujo, con la Copa Zeus
Inciarte, Guerrero y Milagros y Candelaria Fernández Araujo, con la Copa Zeus.

En la cancha 2 del Campo Argentino de polo, el fin de semana pasado, Candelaria y Milagros Fernández Araujo se dieron el gusto de jugar y ganar con Los Robles "A" la Copa Zeus, subsidiaria del Torneo Intercolegial por la Copa Santa Paula. Fue histórico, ya que fue la primera vez que un equipo mixto (lo completaron Javier Guerrero y Esteban Inciarte) compuesto por un 50% de varones y otro 50% de mujeres se adjudicó un certamen de esas características. Y ese logro, a la vez, dio la pauta de que, progresivamente, se van abriendo más espacios para las mujeres en el polo. Sin embargo, y por más que el entorno inmediato sea más que acorde para desarrollarse polísticamente, las hijas de Milo Fernández Araujo, ex campeón del Abierto de Palermo con Indios Chapaleufú II y coach de La Dolfina, aseguraron a la nacion que para ellas este deporte nunca pasará de ser un hobby.

Desde ya que ambas tienen un entorno polístico inigualable como para destacarse, ya que su padre, Milo, y su amigo Adolfo Cambiaso son dos de los mayores impulsores de que las mujeres vayan ganando cada vez más espacio en la actividad. Por eso disfrutan de cada consejo que venga de ellos y no se preocupan por proyectar a largo plazo. "Papá es como nuestro ídolo, por cómo es y por todo lo que hizo en el polo", asegura con orgullo Milagros, de 17 años. "Nos ayuda y nos corrige los errores, pero no es de meternos presión. Nos dice que nos divirtamos", aporta Candelaria, de 16.

Con talento, buenos caballos y un apellido ilustre, no son pocos los que se animarían a aventurar una carrera exitosa para Milagros y Candelaria. Ellas perciben que se están empezando a abrir puertas para que varias chicas puedan orientar su juego hacia una carrera profesional dentro de la actividad. Y por qué no, participar en algunos torneos con equipos mixtos, como fue el caso de Lía Salvo jugando con La Dolfina, el año pasado, en el Jockey Club de San Isidro. Pero a la vez están convencidas de que todos estos vientos de cambio aún no son el suficiente estímulo como para dedicarse de lleno. Por esa razón, ya tienen decidido que van a seguir carreras universitarias.

"Me gusta el polo, ya que toda mi vida estuve en este ambiente, pero no lo tomo como un deporte que quiera practicar cuando sea grande. Quiero estudiar, tener mi vida y hacerlo como un hobby", aclara Milagros, que una vez finalizado el colegio secundario quiere seguir la carrera de arquitectura o alguna otra relacionada con el diseño. "El polo me parece un deporte que se puede practicar hasta un cierto nivel y edad. Me encanta competir y ganar, pero no lo veo como una actividad para una mujer grande", agrega, reconociendo que al menos en estos tiempos es más frecuente que los varones acepten mujeres polistas, incluso para compartir equipos: "Está cambiando y es cierto que hay varios varones a los que no les gusta que las mujeres jueguen, pero tengo amigos con los que jugamos torneos juntos y nos aceptan".

"Para mí siempre va a ser un hobby, porque me divierte, pero prefiero dedicarme a mí y a mi familia", confiesa Candelaria, que va a seguir la carrera de veterinaria. Al igual que Milagros, coincide en que el polo es un deporte mayormente masculino, pero guarda ciertas expectativas respecto de que se vayan profesionalizando cada vez más mujeres: "Se está abriendo el mercado, las mujeres han ido mejorando mucho y han cambiado los tiempos a nivel sociedad".

"Tienen mucho carácter"

Como si el logro en el intercolegial ante María Inmaculada, inédito para ellas y para el equipo de Pilar, hubiese sido poco, Milagros y Candelaria completaron un fin de semana inolvidable representando a la Argentina, junto a Mia Cambiaso y Paola Martínez, y ganándole con el seleccionado femenino de la Argentina los dos test matches a Estados Unidos por la Copa Sunny Hale, también en Palermo.

Y justamente Paola Martínez, una de las mejores del país, les augura un gran futuro en caso de que cambien de opinión y se dediquen de lleno al polo profesional. "Son muy aguerridas, muy buenas con la bocha y se organizan bien entre ellas. Tienen mucho carácter", opinó ante la nacion tras la experiencia de haber compartido formación en Palermo. "Y teniendo a Milo y Adolfito empujando al polo femenino, es algo que hay que aprovechar", sugirió quien es propietaria de un instituto educativo en González Catán.

Milagros y Candelaria Fernández Araujo tienen todas las condiciones necesarias como para ser el futuro del polo femenino en la Argentina, pero hoy prefieren proyectar otros rumbos. Tal vez con algo de resignación porque sienten que el polo, aun con más aceptación que antes, sigue siendo una cuestión de hombres.

Tiempo de sonrisas

Un triunfo con varios motivos para celebrar

El éxito ante María Inmaculada que le permitió a Los Robles "A" quedarse con la Copa Zeus fue histórico y trajo aparejados varios motivos más para festejar, por ser el primero en un intercolegial con equipo mixto en dos partes iguales y porque Los Robles no acumulaba victorias de este tipo. Milagros Fernández Araujo, que tuvo una semana inolvidable junto con su hermana, contó cómo lo vivieron en familia: "Estuvo muy divertido y nunca nos imaginamos que íbamos a ganar, ya que el año pasado nos había ido muy mal". Candelaria, asimismo, apuntó: "Estuvo bueno porque Los Robles nunca había ganado nada. Es un orgullo". Asumieron el compromiso y supieron disfrutarlo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas