Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

River-Emelec: sin dejar de pensar en Boca, un River alternativo y cambiante logró la clasificación a los octavos

Con un equipo con muchos suplentes, los de Gallardo confirmaron la clasificación; Preciado puso en ventaja al equipo ecuatoriano e igualó Mora, de penal

Jueves 11 de mayo de 2017
  |  
River PlateRiver Plate

-

P
EmelecEmelec

-

P

0
River, clasificado a octavos de final
River, clasificado a octavos de final. Foto: LA NACION / Daniel Jayo

Fue una noche atípica de Copa Libertadores en el Estadio Monumental en varios sentidos. Primero, por la proximidad del superclásico: la hinchada, por momentos, estuvo más pendiente del partido del domingo ante Boca en la Bombonera que de lo que sucedía anoche en el campo de juego. Segundo, por la alternativa formación inicial que eligió el entrenador Marcelo Gallardo -sólo se repitieron tres jugadores con respecto al equipo de la goleada 4 a 1 frente a Temperley- pensando más en el descanso de los titulares en medio de un buen presente en la Copa. Y tercero, por la rotación constante de posiciones y esquemas en los 90 minutos.

River, que con el punto aseguró su pase a los octavos de final, comenzó el duelo con un claro 4-3-3 con línea de cuatro (Mayada, Martínez Quarta, Lollo y Olivera), tres volantes centrales (Arzura, Domingo y Rossi), dos puntas (Mora y Auzqui) y un delantero de referencia en el área (Larrondo).

Sin resignar su idea, y con futbolistas que no suelen jugar juntos, intentó lo de siempre: conexiones de abajo hacia arriba, rotación de la pelota constante en el medio y explosión por los costados. Allí fue donde basó su ataque en la primera mitad, con las duplas Mayada-Mora por derecha y Olivera-Auzqui por izquierda. Pero no fue punzante y no generó peligro. En el medio, se destacó también Rossi, en el rol de Ponzio: luchó, se mostró y jugó.

Tal vez, la acción más destacada del primer tiempo terminó siendo un pelotazo cruzado de Lollo que le cayó a Larrondo, quien definió de forma espectacular, pero en posición adelantada. Un gol que hubiera sido más que celebrado, luego de lo que les costó a ambos poder estar bien físicamente y ser titulares. Más allá de algunos problemas del defensor a la hora de marcar, ambos tuvieron una actuación regular y no mostraron deficiencias físicas. Para el delantero, esa fue la única chance clara, y luego aportó como pivote y siempre se mostró activo, como un posible pase para descargar.

Empiezan los cambios

Sufrió poco River en defensa. Tal vez, la única llegada clara previa al gol fue a los tres minutos, cuando un desborde de Mondaini por izquierda derivó en un remate de Vides en soledad que se fue desviado. Pero en el segundo tiempo, cuando el partido era muy chato y el Millonario ya había pasado a un 3-4-1-2 por el ingreso de Mina -muy aplaudido- en lugar de Olivera en el entretiempo, una desconcentración entre Martínez Quarta y Batalla le sirvió la pelota a Preciado, quien le volvió a convertir a River, al igual que en Ecuador, para anotar el 1-0.

Con el nuevo sistema, pasó a tener línea de 3 -Martínez Quarta, Mina y Lollo-, con Domingo como volante central. Más adelante se ubicaron Mayada y Auzqui por las bandas, y Arzura y Rossi en el medio, con Mora y Larrondo de delanteros.

En el momento de menos reacción, tal como ocurrió ante Temperley, llegó la situación esperada. Auzqui le robó una pelota al lateral derecho ecuatoriano Moreno, quien lo tumbó cuando entraba en el área. Con un gran remate, y segundos después de los ingresos de Alario y Driussi, en lugar de Larrondo y Domingo, respectivamente, el uruguayo Mora puso el 1-1 de penal.

Y otra vez volvieron a cambiar las posiciones del equipo: pasó a jugar 3-4-3, con Mayada, Arzura, Rossi y Azuqui en el medio, y Driussi, Alario y Mora en ataque. Pero poco pudo hacer. En medio de tanto cambio, River nunca logró profundizar ni ser incisivo. Es más, exceptuando el penal y las situaciones anuladas por fuera de juego, remató con peligro una sola vez en todo el partido y fue en el último minuto: un tiro de Auzqui hizo vibrar el travesaño de Dreer. Así, River debió conformarse con un empate que, visto en el contexto actual, no le cae mal: aseguró la clasificación a los octavos -no así el primer puesto- y llega con una racha de 12 partidos invicto (9 éxitos y 3 empates) al superclásico.

De la mano de Gallardo, River jugó 23 encuentros por torneos internacionales en el Monumental, contando Copa Libertadores, Copa Sudamericana y Recopa Sudamericana. De ellos, ganó 17, empató cuatro y perdió dos (0-1 con Cruzeiro en la ida de los cuartos de final de la Libertadores 2015 y 0-1 con Huracán en la idea de las semifinales de la Sudamericana 2015). Además, nunca perdió en casa en la etapa de grupos, y acumula 46 goles a favor y 15 en contra.

"El domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar" fue nuevamente el cántico de todo el Monumental y esta vez hasta comenzó minutos antes de que el árbitro brasileño Anderson Daroco pitara el final del encuentro. El incómodo partido con Emelec que obligaba a jugar el calendario quedó atrás y los cañones ya apuntan hacia La Boca, el gran objetivo dentro de un mes más que exigente.

El 1-0 de Emelec

cerrar

El 1-1 de River

cerrar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas