Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Duelo de titanes en Curitiba: declara Lula frente al juez Moro

Como procesado en un caso de soborno, el ex presidente estará cara a cara con el magistrado de la corrupción de Petrobras

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 10 de mayo de 2017
El ex presidente brasileño, Lula da Silva
El ex presidente brasileño, Lula da Silva. Foto: Archivo
0

CURITIBA.- Para Brasil, no es una audiencia judicial más; es un virtual duelo de titanes. Por primera vez, el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, el político contemporáneo más popular del país, declarará frente al juez federal Sergio Moro, el magistrado alzado al nivel de héroe nacional por llevar adelante la investigación sobre el esquema de corrupción más grande de la historia, con eje en Petrobras.

En medio de un clima de alta tensión y rodeado de un gigantesco operativo de seguridad, Lula deberá responder hoy, a las 14, por una de las cinco causas en las que está procesado, resultado de la operación Lava Jato.

El ex presidente está acusado de haber recibido de la constructora OAS -una de las principales involucradas en el petrolão - sobornos en especie por más de un millón de dólares: un departamento tríplex en el balneario paulista de Guarujá; la reforma y decoración del inmueble, y el pago del depósito para almacenar sus bienes desde que dejó la presidencia, en 2011.

Lula ha negado siempre ser propietario del tríplex, que según él su fallecida esposa quería comprar pero al final desistió, aunque dos semanas atrás el ex presidente de OAS, Leo Pinheiro, afirmó al propio juez Moro que el departamento había sido regalado al ex jefe de Estado, pero éste le pidió no ponerlo a su nombre hasta que se disiparan las investigaciones del Lava Jato.

En un desesperado intento de último momento, la defensa de Lula buscó postergar esta audiencia -que originalmente estaba programada para la semana pasada- y alegó que no había tenido tiempo de analizar la gran cantidad de documentos sumados recientemente al expediente. Pero ayer por la tarde, el Tribunal Regional Federal rechazó el pedido y también negó a los abogados que grabaran el testimonio del ex presidente; sólo se permitirá la cámara del tribunal, que se espera divulgue el material a partir de las 17.

Moro quiere evitar que Lula -gran favorito en las encuestas para las elecciones del próximo año- transforme el interrogatorio en un acto político-partidario.

De cualquier forma, el Partido de los Trabajadores (PT) y los movimientos sociales aliados ya convirtieron esta audiencia en un evento de campaña, bajo el lema "Ocupa Curitiba" y con la presencia de importantes figuras del partido, entre ellas la destituida ex presidenta Dilma Rousseff.

Miles de militantes y simpatizantes llegaron en las últimas horas a la ciudad para expresar su apoyo a Lula, situación que genera gran preocupación entre las autoridades. Tanto que Moro pidió a la gente que respalda las investigaciones anticorrupción no salir a las calles a manifestarse para evitar confusión y enfrentamientos, y se prohibió que se monten campamentos en plazas y calles de esta ciudad con aires europeos.

No obstante las precauciones, el nerviosismo se siente en el aire y los curitibanos no hablan de otra cosa. Un grupo de admiradores de Moro, que había levantado un pequeño campamento frente al tribunal, lo desmontó y en cambio colocó cintas verdes y amarillas alrededor de los árboles del residencial barrio de Ahu. También hay por varios sectores de la ciudad grandes carteles con la imagen de Lula vestido de preso y la leyenda "Bienvenido. La «República de Curitiba» te espera con las rejas abiertas", y muchas otras personas pegaron calcomanías en sus autos que dicen "Lava Jato, yo apoyo" o "#todossomoslavajato".

"Lula es un ladrón y corrupto que hará de todo para evadir la cárcel. Pero Brasil está cambiando y él, tarde o temprano, va a tener que pagar por sus crímenes, como ya lo están haciendo tantos otros políticos corruptos del PT y grandes empresarios", resaltó a LA NACION Joselia dos Santos, 34, cocinera de un restaurante cerca de la céntrica Praça Tiradentes, que participará hoy en una vigilia a favor de las investigaciones anticorrupción frente al Museo Niemeyer.

Lejos de allí, en un terreno baldío entre la terminal de buses y la estación de trenes, finalmente dejaron acampar a los petistas y miembros de los grupos sociales. Entre remeras del Che Guevara, banderas del PT y del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra, ollas populares y carpas con colchones en el piso, los seguidores de Lula advirtieron de los riesgos de detener a su líder máximo.

"El pueblo va a levantarse y estaremos al borde de una guerra civil. El desempleo ya es intolerable y el gobierno de Michel Temer busca sacarnos los derechos de los trabajadores", comentó el campesino Alesir Daga, 45, mientras bebía de su mate cimarrón y sobre su cabeza dos helicópteros de la policía militar sobrevolaban la zona antes del gran duelo de hoy.

Cuentas pendientes

Tríplex en Guarujá

Según la fiscalía, Lula recibió sobornos por US$ 1,2 millones de la constructora OAS. Los pagos habrían sido con un departamento tríplex en Guarujá; reforma y decoración del inmueble, y un depósito. La defensa afirma que el departamento nunca fue de Lula

Instituto Lula

Recibió un terreno valuado en US$ 3,7 millones para la construcción de la nueva sede del instituto (que no se construyó) y un departamento en São Bernardo do Campo (US$ 156.000)

Obstrucción a la justicia

El ex senador Delcidio do Amaral (PT) dijo que Lula buscó a través suyo comprar el silencio de uno de los delatores de Petrobras, el ex director del área internacional Néstor Cerveró

Tráfico de influencia

Lo acusan de haber usado su influencia en el Bndes (banco de desarrollo) para asegurar préstamos y contratos de obra en Angola para Odebrecht

Beneficios a empresas

La fiscalía acusa a Lula de integrar un esquema a través del cual su hijo Luis Claudio ofrecía a empresas los servicios de lobby de su padre ante el gobierno de Dilma para conseguir incentivos fiscales

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas