Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una figura clave que sacudió la campaña presidencial

Miércoles 10 de mayo de 2017
0
James B. Comey fue despedido ayer como director del FBI por el presidente norteamericano, Donald Trump
James B. Comey fue despedido ayer como director del FBI por el presidente norteamericano, Donald Trump. Foto: AP

WASHINGTON.- James B. Comey, despedido ayer como director del FBI por el presidente norteamericano, Donald Trump, no llamó la atención solamente por su elevada estatura, de 2,03 metros. Sobre todo fue considerado una de las figuras de mayor peso en la campaña electoral de 2016, que terminó con la victoria del magnate.

Al concluir las investigaciones del FBI sobre el escándalo de los correos electrónicos de la demócrata Hillary Clinton, Comey concluyó en julio de 2016 que la ex secretaria de Estado había incurrido en una negligencia extrema, pero no recomendó una acusación. Trump, el entonces candidato presidencial, hervía de rabia.

Poco antes de las elecciones del 8 de noviembre pasado, Comey reportó que nuevos correos electrónicos de Hillary posiblemente eran significativos para la investigación, en realidad cerrada. Entonces, Trump festejó.

Dos días antes de los cruciales comicios presidenciales, Comey dijo que la revisión del caso no había arrojado nada nuevo. Ya era demasiado tarde, en opinión del búnker demócrata.

En el último tiempo, Comey volvió a los titulares de la prensa norteamericana por las investigaciones confirmadas del FBI sobre los lazos del equipo de Trump con Rusia.

Barack Obama nominó en 2013 a Comey como director del Buró Federal de Investigaciones (FBI) cuando éste daba clases de derecho en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Al momento de su nominación, Comey era republicano, pero posteriormente se labró un nombre durante años como voz independiente y sostuvo que ya no adhería a ningún partido.

En ese momento muchos vieron su nombramiento al frente del FBI como un gesto de Obama en busca de acuerdos bipartidistas.

Carrera

Comey nació el 14 de diciembre de 1960 en Yonkers, en el estado de Nueva York. En 1985 se licenció en Derecho en la Universidad de Chicago. Y como fiscal general de Virginia contribuyó a que disminuyera la tasa de asesinatos en el estado.

Internacionalmente ganó relevancia en 2001, cuando impulsó la acusación por el atentado terrorista en el complejo Khobar Towers en Arabia Saudita, en el que cinco años antes habían muerto 19 norteamericanos.

Poco después, Comey se convirtió en fiscal general de la región metropolitana de Nueva York, un puesto relevante. Allí se hizo cargo de algunos casos que llegaron a acaparar la atención mediática en el país.

Comey se convirtió en el "número dos" del Departamento de Justicia en diciembre de 2003, un momento de grave crisis política y constitucional en Estados Unidos luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001, y tras los cuales el entonces presidente George W. Bush había ordenado al FBI "adoptar una mentalidad de guerra".

Los agentes del FBI, dirigidos entonces por Robert Muller, rastrearon miles de llamadas telefónicas, correos electrónicos y direcciones de Internet en Estados Unidos junto al espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). El jefe de Comey y fiscal general de la época, John Ashcroft, se encargó de autorizar cada 45 días programas de investigación secretos bajo el código Stellar Wind.

El número de personas conocedoras de esos programas dentro de la administración era muy reducido, pero Comey estaba entre ellas.

Casado y con cinco hijos, Comey entró en 2005 en la industria de armamento Lockheed Martin y después, en el fondo de alto riesgo Bridgewater Associates.

Agencia DPA

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas