Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Desplazaron a Bressi y su segundo asumirá el mando de la policía

La gobernadora María Eugenia Vidal aceptó ayer el pedido de pase a retiro del comisario más cuestionado por la diputada Elisa Carrió; su salida se produjo en momentos en que se investigan coimas en varias comisarías

Miércoles 10 de mayo de 2017
SEGUIR
Corresponsalía La Plata
0
El nuevo jefe de la policía bonaerense, Perroni (a la izquierda); el ministro Ritondo; la gobernadora Vidal, y el reemplazado Bressi, durante un acto
El nuevo jefe de la policía bonaerense, Perroni (a la izquierda); el ministro Ritondo; la gobernadora Vidal, y el reemplazado Bressi, durante un acto. Foto: Archivo

LA PLATA.- Tras varios meses de duros cuestionamientos por su desempeño al frente de la policía bonaerense, la gobernadora María Eugenia Vidal finalmente decidió desplazar al jefe de la fuerza, el comisario general Pablo Bressi. Su cargo será ocupado de manera interina por el comisario general Fabián Perroni, que hasta ahora se desempeñaba como segundo al mando de la plana mayor policial.

Si bien fuentes de la Gobernación difundieron una carta en la que el propio Bressi le solicita a la gobernadora María Eugenia Vidal su "pase a retiro activo de la policía", lo cierto es que el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo , hacía varios meses que lo tenía bajo la lupa, ya que durante gran parte de su gestión fue alcanzado por algunas denuncias de corrupción y de violencia de género que hasta ahora no se pudieron probar.

La primera que cuestionó la conducción de la fuerza provincial fue la diputada Elisa Carrió , que vinculó a Bressi con bandas de narcotraficantes que operarían en distritos como San Martín y Esteban Echeverría. La embestida de Carrió fue muy fuerte e incluso generó algunos cortocircuitos con Vidal, a la que le envió una carta con información secreta del jefe policial.

En forma paralela, el auditor general de Asuntos Internos de la policía provincial, Guillermo Berra, comenzó a estudiar los movimientos del número uno de la bonaerense. Y es que durante la gestión de Bressi ocurrieron graves hechos de corrupción que salpicaron a la fuerza provincial. "Él no podía estar completamente ajeno a lo que pasaba en el interior de la policía. Es el jefe", dijeron a LA NACION fuentes de asuntos internos.

Entre esos hechos se incluyen los sobres con dinero negro de la recaudación encontrados en la Jefatura Departamental de La Plata, denuncias de estafa con plata destinada a la compra de alimentos para los caballos de la división montada, irregularidades en la distribución de las horas adicionales y la falta de presentaciones juradas de por lo menos 150 policías con cargos jerárquicos.

Mientras esas investigaciones internas siguieron su curso, Carrió volvió a abrir fuego contra Bressi. Fue hace unos 25 días, poco después de anunciar que no competirá en las elecciones legislativas en la provincia de Buenos Aires, y afirmó que Ritondo estaba detrás de "una operación" contra sus hijos porque ella había pedido la destitución de Bressi.

Fuentes oficiales comentaron a LA NACION que esas declaraciones hicieron demorar los cambios en la cúpula de la policía bonaerense que ya se venían planificando y que, obviamente, incluían la salida del propio Bressi.

La semana pasada, Ritondo desplazó a siete comisarios generales de los 24 que tiene la plana mayor. Entre ellos corrió al cuestionado comisario general Fernando Graso, que era el titular de la Superintendencia de La Plata, y pasó a retiro activo a comisarios generales que comandaban las Superintendencias de Seguridad Región Atlántica, de Amba Sur, y de las Superintendencias de Investigaciones en Función Judicial, Policía Científica, Comunicaciones y Servicios Sociales.

Una salida elegante

La salida del jefe de la bonaerense estaba al caer, pero Bressi prefirió hacerlo de manera elegante y le escribió una carta a la gobernadora en la que le presentó la renuncia al cargo. "Concluye así una carrera de más de 38 años iniciada en el querido liceo policial, dejando saldos positivos para la institución", se despidió el superintendente de la policía bonaerense.

En televisión, anoche, el comisario Bressi dijo: "Cumplí un ciclo. Decidí el pedido de pase a retiro por razones personales y profesionales. Yo no puedo ser eterno. Es una función. Son muchos años de trabajo y de ausencia en mi casa".

Fuentes del Ministerio de Seguridad remarcaron a LA NACION que aún no se ha elegido al nuevo jefe de la policía bonaerense. "Se decidió, por ahora, que quede en el cargo en forma interina el comisario general Perroni", dijo una fuente oficial. En principio, esa jefatura duraría al menos hasta fin de año.

Bressi y Perroni habían sido promocionados juntos en la cúpula de la bonaerense, cuando asumió la gobernadora Vidal. El ahora jefe interino de la policía fue titular de la Jefatura Departamental Mar del Plata. Quizá por ello fue que Vidal lo puso a cargo del último Operativo Sol, que según fuentes oficiales fue el "más exitoso de la historia".

Perroni también se desempeñó al frente de la Departamental de Lanús, cargo que dejó en 2014 en medio de violentos hechos de inseguridad y crímenes en la zona.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas