Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Los niños mienten, es todo fantasía", dijo la monja Kumiko, del Caso Próvolo

La religiosa japonesa declaró por segunda vez en medio de la polémica que envuelve al Instituto Próvolo de Mendoza

Martes 09 de mayo de 2017 • 23:19
SEGUIR
PARA LA NACION
La religiosa Kosaka Kumiko declaró por segunda vez en lo que se conoce como el caso Próvolo y denunció que los menores
La religiosa Kosaka Kumiko declaró por segunda vez en lo que se conoce como el caso Próvolo y denunció que los menores.

Kosaka Kumiko negó todo. La religiosa japonesa, de 42 años, imputada por los casos de abusos sexuales contra niños sordos del Instituto Próvolo de Mendoza, declaró por segunda vez y cargó contra los menores: "Mienten, es todo fantasía".

Así, en una comparecencia en tribunales para contestar las preguntas de la querella, Kumiko dijo que "jamás pudo haber cometido" los vejámenes, ya que son acusaciones "aberrantes".

Mientras pasa sus días en el penal de mujeres de Aguas de las Avispas, en Cacheuta, en medio de la montaña mendocina, la monja decidió volver a hablar frente a las autoridades judiciales y darle participación a la parte acusadora.

Esposada, sin los hábitos, vestida de sport y bajo fuerte custodia policial, Kumiko llegó al palacio judicial y reiteró que es inocente, mientras recibió gritos y repudio de algunas personas que se hicieron presentes. La mujer escuchó, en detalle, las tres denuncias en las que quedó involucrada y desconoció cada una de los señalamientos, entre ellos cuando la acusan de participar de tocamientos, de "entregar" a los niños más sumisos de la institución a manos de los sacerdotes y empleados imputados por abuso sexual agravado y corrupción de menores o de colocarle un pañal a una niña tras ser violada por uno de los acusados.

"Ella se cansó de decir que esto es imposible, que los niños mienten, que son todas fantasías, que no puede suceder algo así. Sin embargo, todos los testimonios son creíbles", dijo Oscar Barrera, abogado de las víctimas, quienes reiteraron que las acusaciones son reales, investigadas y comprobadas por el Cuerpo Médico Forense y profesionales de Salud Mental.

Resta ahora esperar la convocatoria a la audiencia para confirmar si la religiosa continúa con prisión preventiva, como el resto de los acusados.

Además de Kumiko, se encuentran detenidos los curas Nicola Corradi (82), con el beneficio de la domiciliaria, y Horacio Corbacho, de 50 años, así como uno de los empleados, José Luis Ojeda, también sordomudo; el monaguillo Jorge Bordón, de 55 años, y el jardinero del instituto, Armando Gómez, de 46. Todos están alojados en el penal provincial de Boulogne Sur Mer. Por otra parte, el mes pasado, tras las nuevas declaraciones de víctimas, se supo que tres personas adultas más participaron de los vejámenes, aunque no se ha podido identificarlas. Los imputados, que se encuentran con prisión preventiva por al menos seis meses, podrían recibir 50 años de cárcel por la cantidad de hechos en los que se los involucra, que llegaría a 27.

Te puede interesar