Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cuáles son las perspectivas industriales

Orlando J. Ferreres

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 10 de mayo de 2017 • 01:37
0

Nuestra industria manufacturera tuvo un gran crecimiento en la década del 50, cuando se implementaron gran cantidad de medidas productivas, aunque gran parte de las mismas eran de tipo proteccionista. Esto podría haber estado bien si se hubiera considerado un periodo de tiempo razonable como para llegar a una situación de equilibrio, pero no como algo permanente, que fue lo que, con variantes, ocurrió.

Consideremos gran parte de las industrias sensibles, para las que hace poco se redujo el arancel a tasas de protección de 35 % y aún más si consideramos la distintas formas de procesar esas protecciones. Algo realmente que no debió ocurrir, pero que sí ocurrió.

Ahora llegó la hora de decir que eso no puede seguir, pero esto traería aparejado un gran reacomodamiento en industrias que gozan de esos beneficios y que nadie se anima a terminar. Es sabido que eso es inviable no solo en determinadas industrias, sino también en regímenes geográficos especiales. Por este motivo se posterga la toma de este tipo de decisiones hasta que no se tolere más esa diferencia apreciable en el beneficio que reciben determinadas industrias.

Es muy importante identificar esas industrias, para ver de qué manera se puede proceder con el problema. En el tope de las mismas figura la industria automotriz y más de 10 industrias sensibles a este tema. ¿Cómo hacer para que no ocurra un desorden importante al adoptar esas medidas?

En mi opinión hay que estudiar caso por caso y ver hasta dónde puede corregirse esa situación sin generar un problema serio. Si no hay más remedio, la medida debe de ser adoptada de todas maneras, con apoyo financiero para que no se afecte mayormente a nivel macroeconómico la economía del país, como fue el caso de Chile. Allí, en nuestro vecino país, cualquier vehículo, por ejemplo, cuesta la mitad o menos que lo que cuesta aquí.

¿Qué ganamos con seguir postergando las decisiones que hay que tomar? Siempre se dan buenas razones a esta pregunta, pero no se responde lo básico, que es hasta cuándo lo vamos a seguir haciendo.

Creo que llegó el momento de las decisiones difíciles y tendremos que hacerlo, aunque nos cueste. No se puede seguir posponiendo lo que es obviamente necesario.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas