Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La entrañable relación de Les Luthiers con España: hasta los reyes son fanáticos

El grupo argentino, que acaba de ser distinguido con el premio Princesa de Asturias, despierta fanatismo en toda la sociedad española, incluidos los monarcas; fue ese país el elegido por Les Luthiers para la primera gira tras la muerte de Daniel Rabinovich

Miércoles 10 de mayo de 2017 • 11:53
SEGUIR
PARA LA NACION
Les Luthiers en abril de 2016, durante su presentación en el Palacio de los Deportes madrileño
Les Luthiers en abril de 2016, durante su presentación en el Palacio de los Deportes madrileño. Foto: EFE

MADRID.- Les Luthiers siempre es noticia en la Madre Patria, donde no basta un teatro de amplias dimensiones para albergar a sus seguidores durante la temporada, sino que es necesario acudir a un estadio. El grupo argentino, que acaba de ganar el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, no tiene en España un público común, raso, sino que cosecha una relación duradera con sus espectadores, aquí como en la Argentina. Son generaciones las que los siguen desde sus inicios, o que recuerdan, por ejemplo, los manuales escolares donde aparecían algunos de sus versos, como el número "El rey enamorado", ideal y entretenido ejercicio que las docentes de Lengua solían utilizar para ejercitar los pronombres con sus alumnos.

Es así que hasta los mismísimos don Felipe VI y doña Letizia se acomodaron en sus lugares en el Palacio de los Deportes en abril de 2016, para presenciar los distintos números de la antología de sketches que integraba ¡Chist!. También Joan Manuel Serrat y los integrantes de Le Tricicle fueron a acompañarlos en su paso por Barcelona.

"Venimos a España desde 1974. La primera gira fue un fracaso. Vivía Franco. Creo que el país no estaba para nosotros, ni para nuestro humor, ni para descubrir una cosa que por entonces era joven. Así que no volvimos hasta 1981. Ahora sí hemos tenido tiempo de crear un público. Desde entonces, España es un gran lugar para nosotros", recordaba entonces Carlos López Puccio.

No son los monarcas los únicos reconocidos fanáticos españoles del grupo, ya que, en los ochenta, cuando el grupo terrorista ETA amenazaba el orden y la paz, y ante la imposibilidad de acudir a la sala, el por entonces presidente Felipe González no quiso perder la oportunidad de saludarlos y los invitó a la Moncloa.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.