Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

España, de las giras al premio más deseado

Jueves 11 de mayo de 2017
0

Les Luthiers debutó en España el 16 de mayo de 1974 presentando en el teatro Marquina el espectáculo Recital ´73, de la mano de Pepe Caturla quien fuera uno de los más grandes empresarios españoles y que junto a su mujer, Maricarmen Yepes -una actriz de un talento tan enorme como su gracia-, no sólo fueron sus productores en la Madre Patria hasta el fin de sus días, sino un par de queridísimos amigos. Caturla -como algunos otros valientes empresarios- se animó también a llevar a España a Mercedes Sosa, Atahualpa Yupanqui, Jorge Cafrune y -entre muchos otros- a Julio Bocca aún cuando en esos comienzos las épocas no fueran del todo propicias, económicamente hablando. Así fue que la primera cena de 1974 -temporada en la que el éxito artístico fue enorme, pero la capacidad de la sala de apenas 500 lugares no permitía grandes gastos- se realizó en una pizzería a la vuelta del Marquina, y fue el puntapié inicial de lo que luego se convertirían -a partir del regreso del grupo en 1981- en lo que él dio en bautizar como "Grandes Giras Gastronómicas" en las que ya fuera una ciudad importante o un pequeño pueblo, siempre había un exclusivo restaurante esperando a los artistas. Esa costumbre fue heredada por todo el grupo y actualmente es una aventura de la que todos participan -tanto el equipo argentino como el español- y que consiste en encontrar cada vez un lugar para comer que sea mejor que el de la gira anterior anterior.

Esto que cuento es histórico y soy testigo presencial recién a partir de 1996, año en que me uní a su grupo de trabajo y pude comprobar "in situ" todos estos hechos y de ver como todo el público español espera con ansias en el regreso cada año de estos artistas que se ganaron su cariño y admiración, y que desde el comienzo tienen la maravillosa mecánica de llevar a España como estreno el espectáculo que ya no representan en Argentina. En 2018 recién llevarán "Viejos Hazmerreíres", mientras en la Argentina estrenan en pocos días "Les Luthiers Gran Reserva"

A lo largo de todos estos años, Les Luthiers ganó -entre otras múltiples distinciones- premios tan importantes como el Max a las Artes Escénicas y la condecoración de la Orden de Isabel la Católica, pero este Princesa de Asturias -que antes era Príncipe- fue por la enorme importancia que conlleva uno de los más deseados, sobre todo por Daniel Rabinovich que seguramente ahora estará feliz desde donde sea que nos mira. Y en mi caso, fueron muchos años de esperar despierto la decisión del jurado durante muchos años, a las cinco de la mañana hora argentina, para luego irme a dormir con el gustito amargo de saber que se lo había llevado otro. Hoy no fue así. No sólo no me volví a dormir, sino que todavía ahora, siendo casi las 5 de la tarde, todavía tan excitado como cuando escuche que al fin el Princesa de Asturias ya estaba en manos de estos queridos artistas.

Les Luthiers debutó en España el 16 de mayo de 1974, presentando en el teatro Marquina Recital 73, de la mano de Pepe Caturla, uno de los más grandes empresarios españoles, que, junto con su mujer, Maricarmen Yepes -una actriz de un talento tan enorme como su gracia-, no sólo fue su productor en la madre patria hasta el fin de sus días, sino también un queridísimo amigo. Caturla se animó también a llevar a España a Mercedes Sosa, Atahualpa Yupanqui, Jorge Cafrune y -entre muchos otros- a Julio Bocca, en épocas aún poco propicias, económicamente hablando.

Así fue que la primera cena de 1974 -temporada de un éxito artístico enorme, aunque la capacidad de la sala, de apenas 500 lugares, no permitía entrar en grandes gastos- se realizó en una pizzería a la vuelta del Marquina, y dio el puntapié inicial a lo que luego se convertirían en las "Grandes Giras Gastronómicas". Fuera una ciudad importante o un pequeño pueblo, siempre había un exclusivo restaurante esperando a los artistas. La costumbre es todavía una aventura de la que todos participan -tanto el equipo argentino como el español- y consiste en encontrar cada vez un lugar para comer que sea mejor que el de la gira anterior.

Soy testigo presencial de todo esto recién a partir de 1996, cuando me uní al grupo de trabajo y pude comprobar in situ cómo el público español espera con ansias el regreso cada año de estos artistas que se ganaron su cariño y admiración. Y que desde el comienzo tienen la maravillosa mecánica de llevar a España como estreno el espectáculo que ya no representan en la Argentina. En 2018 recién llevarán Viejos hazmerreíres, mientras en la Argentina estrenan en pocos días Les Luthiers Gran Reserva

En su trayectoria, Les Luthiers ganó premios tan importantes como el Max de las Artes Escénicas y la condecoración de la Orden de Isabel la Católica, pero éste -que antes era Príncipe y ahora es Princesa- es uno de los más deseados, sobre todo por Daniel Rabinovich, que ahora estará feliz desde donde sea que nos mire. En mi caso, fueron muchos años de esperar despierto la decisión del jurado, a las cinco de la mañana hora local, para luego irme a dormir con el gustito amargo porque se lo había llevado otro. Hoy no fue así. Y no sólo no me volví a dormir, sino que todavía ahora, casi a las cinco de la tarde, estoy tan excitado como cuando escuché que finalmente el Princesa de Asturias estaba en manos de estos queridos artistas.

El autor es productor teatral

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas