Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ponerse en movimiento, más allá de la etiología de los hechos

Jueves 11 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION

El miedo no necesita mucho más que la verosimilitud y la palabra repetida como cierta para convertirse en carne. Pero igual de cierto es que posibilidad y discurso sólo se cristalizan en esa "sensación de inseguridad" si hay, efectivamente, hechos corroborables, certificados.

Cuando a eso se le suma el poder de las redes sociales, la capacidad de viralización y, dentro de esa circulación informativa amorfa y con escasa capacidad de chequeo, la repetición obstinada del copy-paste entremezclada con los casos reales, la problemática gana en volumen y el miedo se dispara. Esa explosión geométrica del temor ante la inseguridad vuelve el problema inasible a la hora de buscar tácticas y estrategias de respuesta.

Las comunidades educativas de la zona norte dieron anteanoche el primer paso en la dirección correcta: juntarse y hablar, separar la paja del trigo, mito de verdad, para que los dramas reales tengan respuesta y para que todos -padres, hijos, docentes- pongan en marcha mecanismos de autoprevención.

El segundo movimiento es el que deben hacer las autoridades. Situaciones críticas como las que se asientan en el miedo de tantas familias requieren una atención que debe superar el facilismo de basarse sólo en las denuncias ciertas o de destacar la falsedad de ciertos casos que se viralizan para prácticamente desestimar el resto.

El gobierno bonaerense se anticipó a los pedidos formales y adelantó que montará un dispositivo vasto de prevención. Se sabe: la presencia uniformada visible y cuantiosa es buen remedio contra el miedo.

Pero hay otro punto: en la reunión de padres del Instituto Poveda hubo varias voces que destacaron negativamente que en las comisarías de la zona fueron reactivos a recibir denuncias ante tentativas. Es cierto que, muchas veces, la paranoia construye en la psiquis situaciones que no conjugan con los hechos reales. Pero es igualmente cierto que el límite entre la paranoia y la realidad, al menos en materia de seguridad pública, es un hilo.

Te puede interesar