Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Procesaron a Potocar y confirmaron su prisión preventiva

El juez Farías refrendó así el dictamen del fiscal Campagnoli

Jueves 11 de mayo de 2017
0
El comisario Potocar
El comisario Potocar. Foto: Archivo

La Policía de la Ciudad, la fuerza de seguridad nacida en enero pasado de la unión entre la Metropolitana y parte de la Federal, recibió un duro golpe de la Justicia. José Potocar, su primer jefe, que está suspendido en sus funciones, fue procesado con prisión preventiva acusado de ser el responsable de una asociación ilícita que operaba desde la comisaría 35°, con jurisdicción en los barrios de Núñez y Saavedra.

"Estimo que el aquí imputado, quien para ese entonces ostentada el cargo máximo en la Dirección General de las Comisarías, dependencia que se encuentra a cargo de las ocho circunscripciones y de las 54 comisarías de esta ciudad, conformó y dirigió una organización que funcionaba paralelamente a sus funciones específicas con el objeto de que se cometan diversas conductas delictivas en procura de obtener beneficios de origen ilícito", sostuvo el juez Ricardo Farías en la resolución con la que procesó con prisión preventiva a Potocar.

El magistrado también trabó un embargo sobre los bienes del acusado por 450.000 pesos.

La decisión de procesar a Potocar fue un fuerte espaldarazo para el fiscal José María Campagnoli y su equipo de trabajo, que desde abril del año pasado investigan supuestos hechos de corrupción en la comisaría 35°.

Farías sostuvo en su resolución que decidió el procesamiento con prisión preventiva de Potocar porque "en caso de recuperar la libertad, el imputado intentará entorpecer no sólo el normal desarrollo del proceso sustrayéndose de la investigación, sino, incluso, entorpecer el desenvolvimiento de la comunidad".

Según la investigación de Campagnoli, en la comisaría 35° funcionaba un sistema de recaudación ilegal que consistía en extorsionar a los comerciantes y empresarios de la zona a cambio de una "seguridad privilegiada" y cobrarles a los "trapitos" para que pudieran desplegar sin contratiempos su actividad ilegal.

Para Campagnoli, el dinero obtenido de forma ilegal era distribuido por el entonces jefe de la comisaría 35° -el prófugo Norberto Villarreal-, sus subordinados y sus superiores, entre los que se encontraba Potocar.

La defensa del jefe policial, encabezada por Christian Poletti, consideró que el juez no tomó en cuenta testimonios que apoyaban la posición de Potocar. "Creemos que no hay elementos para procesarlo y confiamos en revertir la resolución en la Cámara", dijo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas