Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo vivieron Lollo y Larrondo su regreso a la titularidad: los "oídos sordos" del defensor, el enojo del delantero al salir y la opinión de Gallardo

Los futbolistas, que padecieron sendas lesiones y tuvieron una larga recuperación, volvieron a ser titulares en River, en el empate 1-1 con Emelec

Jueves 11 de mayo de 2017 • 11:56
Lollo jugó todo el partido y Larrondo fue reemplazado a los 21 minutos del segundo tiempo
Lollo jugó todo el partido y Larrondo fue reemplazado a los 21 minutos del segundo tiempo. Foto: FotoBAIRES
0

Más allá de que fue una noche tranquila en el Monumental, con los hinchas más enfocados en el duelo del domingo ante Boca que en lo que pasaba en un partido chato ante Emelec dentro del terreno de juego, no fue una noche más para algunos jugadores. Es que la alineación alternativa que planteó Marcelo Gallardo permitió que ocho futbolistas que no vienen teniendo mucho lugar pudieran acumular minutos en cancha y mostrarse en un cruce de Copa Libertadores, que finalmente le dio la clasificación a River a los octavos de final. Por eso, el empate 1-1 con los ecuatorianos fue un partido importante especialmente para Luciano Lollo y Marcelo Larrondo, quienes, debido a sus respectivas lesiones, no han tenido casi ruedo desde su llegada al club de Núñez hace ya casi un año.

El resultado de la experiencia termina siendo positivo para ambos. Sin mostrar problemas físicos, redondearon un partido correcto y recibieron la aprobación de las tribunas. Para Lollo, representó su segundo juego oficial con la camiseta de River, luego de su tardío debut del 12 de marzo en el empate 0-0 con Unión de la fecha quince del Torneo Primera División. Aquella noche, el zaguero de 30 años fue titular en lugar del suspendido Jonatan Maidana, pero el rendimiento no fue bueno y se evidenció la falta de ritmo futbolístico, tras la segunda operación a la que se sometió en octubre pasado debido a una mala recuperación de la fractura en el quinto metatarsiano del pie izquierdo que sufrió en marzo de 2016, cuando jugaba en Racing.

El tránsito del defensor en el Millonario ha tenido demasiadas piedras en el camino. Llegó en junio del año pasado cuando el club le compró el pase por 3.500.000 millones de dólares, pero la revisión médica dejó dudas. Todo venía bien y hasta había sido suplente frente a Talleres de Córdoba en la tercera fecha, pero un choque con Lucas Alario en un entrenamiento de septiembre le produjo nuevas molestias en la zona. Sin poder entrenarse con normalidad por varias semanas, el cuerpo médico decidió tomar una medida de fuerza para para lograr la consolidación del hueso y volvió a pasar por el quirófano.

"Uno escucha que se dicen muchas cosas y duelen. pero hay que tratar de hacer oídos sordos y enfocarse en lo que importa"
Luciano Lollo

Compartilo

En enero, hizo la pretemporada con el equipo en Estados Unidos, y logró una notable mejoría, al punto tal que en marzo ya pudo jugar. A partir de ahí, tras su debut, empezó a participar de los partidos de Reserva para ganar continuidad y recuperar el ritmo perdido. "Traté de tomarlo con una seriedad muy importante porque era lo que precisaba: sumar minutos. No soy una persona que le quiera tapar el lugar a los chicos que vienen de abajo pero era una necesidad que tenía y estoy muy agradecido al cuerpo técnico y a todos los chicos de Reserva que me permitieron estar. Ahora quiero estar con el primer equipo, aprovechando las oportunidades que me da el técnico", contó Lollo ante la consulta de LA NACION.

Ahora, tras una extensa lucha para poder volver a estar a disposición, el defensor cuenta cómo vivió esos momentos. "Hay que ser fuerte. Soy una persona que la ha luchado mucho y que ha vivido muchos momentos difíciles. Por ahí uno escucha que se dicen muchas cosas y duelen. pero hay que tratar de hacer oídos sordos y enfocarse en lo que importa, que es estar bien física y mentalmente y rendir cuando el técnico lo pida. No hay secretos, solo hay que enfocarse en lo que realmente importa", comentó, y luego agregó, sobre la relación con el cuerpo técnico: "Gallaro siempre me ha apoyado y me ha brindado su apoyo en cada momento que estuve afuera. Estoy eternamente agradecido a él y a mis compañeros que siempre me dieron fuerzas para seguir".


Lollo lleva dos partidos con la camiseta de River, tras su llegada a fines de junio de 2016. Jugó ante Unión el 12 de marzo y ante Emelec, en la jornada de ayer.
Compartilo

Por eso, la noche de ayer puede ser el puntapié inicial para su recuperación futbolística, en medio de un exigente mes que obliga al DT a apostar por el recambio. "Me sentí bien, contento de volver a jugar y sumar minutos. Estoy mucho mejor, sabiendo que hay que seguir trabajando para mejorar y aprovechar cuando me toca estar. Uno es consciente que el equipo titular viene haciendo buenos papeles. Hay que esperar el momento, exigir para que los chicos no se relajen y esperar la oportunidad".

Para Larrondo el panorama es similar. Llegó a River en julio pasado como un refuerzo de jerarquía, a cambio de 3.300.000 dólares y luego de una fuerte polémica con Rosario Central. Pero una sucesión de lesiones solo le permitieron estar en 136 minutos durante el semestre pasado, distribuidos en seis partidos -uno solo como titular-. El problema se enfocaba principalmente en su rodilla derecha: en marzo de 2016, fue operado por la rotura del menisco externo de la rodilla derecha, y luego sufrió un edema óseo que lo marginó un tiempo más de las canchas.


Larrondo acumula ocho encuentros en River. Solo fue titular en dos ocasiones: ante Independiente, en diciembre del año pasado, y anoche con Emelec. Nunca terminó los 90.
Compartilo

Cuando llegó al club de Núñez, su último partido oficial había sido el 13 de marzo, en la derrota de Rosario Central por 1-0 con Patronato en Paraná. Pudo jugar ante Banfield y ante Talleres, en la primera y tercera fecha del torneo, ingresando desde el banco, pero a partir de septiembre comenzó con las molestias por la sinovitis que afectaba su rodilla derecha. Sin poder solucionar el problema, en diciembre debió someterse a una artroscopia.

"Si Larrondo se enojó, es algo bueno porque quiere decir que se sentía bien para seguir"
Marcelo Gallardo

Compartilo

Así, ante Temperley, la fecha pasada, ingresó en el segundo tiempo y volvió a jugar después de casi seis meses: su último encuentro oficial había sido el 4 de diciembre de 2016 ante Independiente (0-1). El regreso se demoró aún más porque en abril, cuando viajó con el plantel a Mendoza para jugar en la Reserva, sufrió una distensión muscular en la entrada en calor.

Anoche a Emelec regresó a la titularidad y tuvo una sobria tarea: sin desentonar, aportó en su rol de pivote, aguantó la pelota cuando tuvo que hacerlo y ayudó en la circulación de la pelota. Su única situación de gol, paradójicamente, se dio gracias a un pelotazo cruzado de Lollo. Recibió y sin controlar la pelota, remató de volea e infló la red del arco de Esteban Dreer, pero le anularon el tanto por posición adelantada, cuando ya corría a festejar.

Luego, en el segundo tiempo, vivió una particular situación: a los 21 minutos, el árbitro sancionó penal para River por una falta de Moreno sobre Auzqui, y Larrondo fue a pedirle la pelota a Mora para ejecutar el tiro. En una charla de pocos segundos, el uruguayo le dijo que no y fue el encargado de convertir el 1-1 desde los doce pasos. Molesto, antes de que su compañero convirtiera el gol, fue reemplazado por Sebastián Driussi. No bien llegó al banco, las cámaras de televisión captaron su fastidio. Tan es así, que ni siquiera miró el gol ni lo gritó.

¿Qué opinó Gallardo? "No lo noté enojado, pero si se enojó, es algo bueno porque quiere decir que se sentía bien para seguir. Pero no podíamos arriesgarlo a hacerlo jugar los 90 minutos tan rápido. Fue importante el partido de hoy para él".

La visión del técnico

"Tuve la posibilidad de darle minutos a Larrondo que hace mucho que no lo estaba haciendo. Hubo muchos jugadores muchos hoy en campo que venían sin actividad. Por eso también es importante haber tenido la chance de hacerlos jugar para que sumen tiempo en cancha, y no era un partido más, porque nos daba la posibilidad de clasificar", comentó Marcelo Gallardo en conferencia de prensa. "Había cierta carga, y nunca es fácil para un equipo que viene sin rodaje, asumirla. Sin embargo, tanto Larrondo, Lollo, como Mina en el segundo tiempo, Domingo, Arzura, Rossi, Auzqui lo hicieron bien y no se notó que venían sin mucha competencia. Hasta Olivera, que debió salir por una lesión muscular producto de la inactividad".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas