Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Jesucristo y la Corte Suprema de los milagros

Diego Sehinkman

SEGUIR
PARA LA NACION@diegosehinkman
Domingo 14 de mayo de 2017
0

A diferencia de Jesucristo, que multiplicó peces y panes, la Corte Suprema multiplicó dos días por cada uno de detención para el represor Luis Muiña (el 2x1) y generó varios milagros más impactantes: 1) Cerró la grieta en el Congreso cuando por primera vez en años oficialismo y oposición votaron un proyecto conjunto de rechazo al fallo. 2) Los organismos de Derechos Humanos dejaron afuera de un acto a Hebe de Bonafini y le quitaron la representación exclusiva del pañuelo. 3) Macri pronunció la expresión "lesa humanidad".

Se esté de acuerdo con el fallo o no, los efectos políticos fueron innegables porque todos debieron abandonar sus zonas de confort discursivo: frente a la amplia condena social el Gobierno giró unos centímetros hacia la izquierda (ver la evolución de los discursos de sus funcionarios), los organismos de DDHH giraron levemente al centro (las oradoras del acto direccionaron su bronca hacia la Corte y no hacia el Gobierno, no se reivindicó la lucha armada como el 24 de marzo ni hubo helicópteros de cartón) y en el Congreso los adversarios políticos giraron de la impugnación mutua hacia la colaboración.

Con un fallo de éstos por bimestre, en tres años somos Canadá.

Mientras en la Argentina la agenda de Derechos Humanos ocupaba la escena, la ex presidenta viajó a Grecia, cuna de las dos grandes preguntas de la humanidad: 1) ¿Por qué se hundió la Atlántida? y 2)¿Por qué flotó tanto tiempo Milani?

En Atenas, Cristina dijo admirar a Pericles, conocido por ser gran orador y político honrado (la identificación, como mecanismo psicológico no pide fidelidad) y frente a un auditorio explicó por qué perdieron las elecciones con Macri: "Lo que pasó fue que no se entendieron muchos procesos que llevamos a cabo. No pudimos hacerle ver al conjunto de la sociedad que, en realidad, su mejor posición económica era parte de ese proceso. Y esos jóvenes de veintipico que entraron a trabajar a las fábricas creyeron que era un mérito propio". Ni Zeus se hubiera animado a tanto. Redoblando la apuesta, ya en Bélgica afirmó que "la sociedad no está capacitada para leer lo que pasa detrás de las noticias". Estuvo a un café cargado de decir "la humanidad no está capacitada".

Mientras tanto el autoproclamado aspirante al trono kirchnerista, Daniel Osvaldo Scioli, sufrió otro accidente. No se le dio vuelta la lancha, pero le dieron vuelta el celular. Ahora el mundo sabe que Daniel es más fiel a Cristina que a Gisela. Pero que Gisela en una sola declaración le puede hacer más daño que Cristina cuando no le mandaba el medio aguinaldo. Ya lo decía el político italiano Giulio Andreotti: el poder desgasta al que no lo tiene.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas